Más de Tarragona

SPiSP,  el barrio que pide cambiar las reglas del juego

Banca. Una marea de chalecos amarillos inundó ayer la plaza de la Cuarta Promoción de Sant Pere i Sant Pau. Quieren una ley que regule los servicios mínimos de los bancos

Gerard Cañellas

Whatsapp
Imagen de los presentes en la concentración de ayer en Sant Pere i Sant Pau. FOTO: pere ferré

Imagen de los presentes en la concentración de ayer en Sant Pere i Sant Pau. FOTO: pere ferré

Cerca de 300 personas se reunieron ayer en la plaza de la Cuarta Promoción de Sant Pere i Sant Pau, en Tarragona, para hacerse oír en su exigencia de que los bancos presten unos servicios mínimos en sus oficinas, consistentes en atender de forma personalizada a los mayores de 60 años en el interior de las sucursales. Durante más de cuatro meses, voluntarios de la Associació de Veïns Sant Pere i Sant Pau y de la Unió han patrullado dos días al mes por los bancos del barrio para que la gente mayor se sienta segura a la hora de retirar dinero de los cajeros automáticos situados en la calle. Unos grupos que quieren aumentar y que seguirán en activo hasta conseguir el objetivo que se han planteado ambas entidades vecinales, que es que el Congreso de los Diputados haga una ley que obligue a las entidades bancarias a prestar dichos servicios mínimos. 

El presidente de la AVV la Unió, Gabriel Muniesa, defendió que «hemos organizado esta concentración para conseguir apoyo entre los vecinos y dar un pasito más en lo que hemos hecho hasta ahora». Celebraba que «en el último pleno municipal hemos conseguido una declaración institucional del Ayuntamiento de Tarragona poniéndose de nuestro lado y, si conseguimos una imagen con mucha gente y de unidad, queremos dar un salto para que el Parlament de Catalunya haga algo similar, que nos de un nuevo espaldarazo. Y para luego dar un salto más, llegar al Congreso de los Diputados, del que esperamos que haga una ley que regule los servicios mínimos que deben prestar los bancos. Sobre todo lo hacemos por la seguridad de la gente mayor».  Muniesa lamentaba que cada vez quitan más servicios, y «eso hace que la gente mayor tenga que estar en la calle, haciendo cola en el cajero, con problemas para utilizarlos y expuestos a los maleantes». El presidente de la Unió celebraba que «también hemos conseguido que haya agentes de la Guàrdia Urbana que pasean por el barrio» y asegura que «muchas entidades vecinales de Tarragona y de otros municipios de Catalunya se han puesto en contacto con nosotros para unirse a esta reivindicación». 

Por parte del gobierno municipal, asistieron al acto la concejala de Seguridad, Cristina Guzmán (Junts), y la concejala de Distritos, Paula Varas (ERC). La primera defendió que «se trata de una necesidad real de toda la ciudadanía y desde el primer momento iniciamos un refuerzo de seguridad en todos los barrios que aumentaremos a medida que se vayan incorporando los nuevos agentes». Por su parte, Varas comentó que «como estamos trabajando por distritos, los agentes cívicos de Sant Pere i Sant Pau han estado apoyando esta iniciativa vecinal que tiene que ver con exigir a los bancos que den una atención digna. Han recibido una ayuda pública y no solamente no ha sido devuelta, sino que tampoco se ve reflejado en el servicio que dan a la ciudadanía». 

Temas

Comentarios

Lea También