Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Saca una navaja a un hombre para que le dé sus hamburguesas en el centro de Tarragona

La Audiencia Provincial lo ha condenado a 18 meses 
de prisión, la mitad de la pena impuesta por otro juez

Àngel Juanpere

Whatsapp
Imagen de archivo de un hombre con una navaja. Foto: DT

Imagen de archivo de un hombre con una navaja. Foto: DT

Un hombre que estaba de madrugada en el centro de Tarragona y llevaba unas hamburguesas, mientras esperaba a su novia, se vio sorprendido por un individuo que, armado con una navaja, le amenazó si no le daba aquella comida. Incluso hubo una pelea entre ambos. Inicialmente, el asaltante fue condenado a tres años y medio de prisión. Pero la pena ha sido rebajada a dieciocho meses de cárcel por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona.

Los hechos se remontan a las 00.50 horas del 31 de marzo de 2017. El acusado es un ciudadano marroquí que tenía 43 años. Se acercó a la víctima, que se encontraba sentado en un banco de la esquina de la calle Pere Martell con Ramón y Cajal. Esperaba a su novia –que estaba trabajando– y tenía una bolsa de hamburguesas.

El acusado se acercó y le pidió que le diera las hamburguesas. Pero la víctima se negó. Fue entonces cuando el asaltante sacó un cuchillo de ocho centímetros de hoja y le exigió que se las entregara, a lo que la víctima accedió. El ladrón, botín en mano, se marchó.

Regresó al lugar

Pero poco después, el individuo volvió al lugar y tiró a la víctima las hamburguesas, desparramándose por el suelo. Y cuchillo en mano, le dijo que las recogiese, a la vez que intentó arrebatar el teléfono móvil de la mano de la víctima, sin conseguirlo. El aparato cayó al suelo y se fracturó la pantalla.

La víctima accedió a recoger los restos de comida del suelo y, en un momento de despiste, consiguió propinar un puñetazo al acusado, a la vez que le cogió la mano donde tenía el cuchillo. Ambos cayeron al suelo y se rompió el arma blanca. Alertados por unos coches, una patrulla de la Guàrdia Urbana que pasaba por el lugar procedió a la detención del ahora condenado, que estaba afectado por la ingesta moderada de alcohol.

Temas

Comentarios

Lea También