Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sal en la herida

Los errores arbitrales agravaron la situación del Nàstic en el Nou Estadi. El club se siente perjudicado por las últimas actuaciones de los colegiados

Jaume Aparicio

Whatsapp

La zona noble del Nou Estadi está que trina con el estamento arbitral. La actuación del colegiado  castellano-manchego Diaz De Mera Escuderos ha sido la gota que ha colmado el vaso. 

Los dirigentes tarraconenses llevaban semanas con la mosca tras la oreja. El criterio de Areces Franco en el Nàstic-Tenerife (1-2) y el penalti, inexistente, señalado por Pulido Santana en Granada levantó las primeras quejas. Pero el cúmulo de despropósitos arbitrales del domingo frente al Córdoba provocó una profunda sensación de indefensión y de «tomadura de pelo» en el seno del Gimnàstic.

El entrenador grana, Nano Rivas, tuvo que contenerse en la rueda de prensa posterior al encuentro. «Si digo lo que pienso igual me busco un problema», aseguró consciente de que una declaración en caliente le acarrearía una más que probable sanción. No eludió en remarcar que las decisiones de la tripleta arbitral «fueron determinantes».

En su valoración del encuentro, Fali, también señaló al árbitro como responsable directo de una derrota «inmerecida». En su comparecencia ante los medios insistió, en varias ocasiones, en destacar las tres jugadas polémicas que marcaron el encuentro. 

1.   Aythami, en fuera de juego

Posición ilegal de Aythami en el primer gol del Córdoba


La primera queja del Gimnàstic se centra en el primer gol del Córdoba. La falta de Javi Márquez, que le debió haber costado la segunda amarilla, dio a José Antonio Reyes la oportunidad de sacar a relucir su impecable pie derecho. El utrerano golpeó con milimétrica preciso el balón para meter un centro templado en el corazón del área del Nàstic. La pelota llegó a Aythami que remachó a la red. Sin embargo, el tanto no debió subir al marcador. Las imágenes no dejan lugar a dudas. En el momento del servicio de Reyes cuatro futbolistas cordobeses, incluido el autor del gol, estaban en posición adelantada. Cuatro jugadores con camisetas brillantes (un amarillo fosforito resultón) que marcaban una línea bien clara para todos. Excepto para el asistente Diego Santaursula. Aythami tuvo que cerciorarse bien de que la jugada estaba validada, antes de correr a celebrar el tanto con la afición cordobesa ubicada en el córner entre Gol de Mar y Preferente.

2.   Gol mal anulado  a Kakabadze

Loureiro habilita a Manu Barreiro


La segunda polémica llegó en el área del Córdoba. Esta vez fue la árbitra asistenta extremeña de Diaz de Mera Escuderos, Guadalupe Porras la que perjudicó los intereses tarraconenses invalidando un gol legal de Kakabadze.
La extraordinaria acción del georgiano, que partió desde su posición y regateó a cinco rivales, se quedó sin su merecido premio. La asistente vio posición antirreglamentaria de Manu Barreiro en el momento de recibir el pase de Kakabadze. El delantero gallego estaba habilitado por Miguel Loureiro por lo que el tanto debió subir al marcador.

3.Segundo gol dudoso

 


El segundo tanto del conjunto andaluz tampoco estuvo exento de controversia arbitral. La posición de Sergio Guardiola en el momento de recibir el pase de Alfaro es, como mínimo dudosa. Parece difícil establecer si el futbolista del Córdoba está por delante de Pleguezuelo. En cualquier caso, por una posición similar, la asistente había invalido el tanto de Kakabadze. Criterios diferente.

La mala actuación arbitral no excusa al Gimnàstic de las diez derrotas en casa. Ni siquiera la última. Ante el Córdoba echó a perder una primera mitad en la que estuvo a merced de José Antonio Reyes que hizo y deshizo a su voluntad. Hasta la lesión del utrerano el conjunto grana jugó atemorizado. Luego se conectó para generar ocasiones suficientes como para llevarse al menos un punto a la boca. La mala puntería lo impidió.

Si ya le cuesta al Nàstic ganar en Tarragona, no es necesario que nadie vestido de negro eche sal en la herida.

Temas

Comentarios

Lea También