Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Sale casi más caro las dos horas de párking que el menú"

La falta de aparcamiento en el Serrallo obliga a los visitantes a pagar para dejar el coche. Los principales perjudicados son los restauradores, que piden soluciones

Carla Pomerol

Whatsapp
Algunos optan por aparcar en zonas donde está prohibido, como en la calle Trafalgar, delante de los restaurantes. FOTO: Alfredo González

Algunos optan por aparcar en zonas donde está prohibido, como en la calle Trafalgar, delante de los restaurantes. FOTO: Alfredo González

0,0507 euros por minuto. Este es el precio a pagar para dejar el coche en el párking del Serrallo. La posibilidad de bajar al barrio marinero y encontrar aparcamiento gratis en algunas de las calles interiores es casi nula. Las opciones se reducen y los visitantes se ven obligados a pagar para aparcar. «Me ha salido más caro el párking que el menú que me he tomado», explica Antonio Huber. Era la primera vez que dejaba el coche en el párking del Moll de Costa. «La primera y la última. La próxima vez me voy a comer a Les Gavarres», añadía Huber, quien se iba del Serrallo muy enfadado. 

Los restauradores se quejan de la falta de aparcamiento. Aseguran que ellos son los principales perjudicados. «Durante el fin de semana trabajamos. La gente tiene más tiempo libre, aparca en otros puntos de la ciudad y baja andando. El problema es entre semana. No se atreven a bajar porque van con prisa y ya saben que no encontrarán sitio», explica Josep Rosario, presidente de la Associació de Restauració i Comerç del Serrallo (ARCS).

Àngel Pérez, propietario del restaurante El Pòsit, opina que «el problema no es que haya poco aparcamiento. Entre la zona blanca y las aproximadamente 200 plazas del párking cubrimos la oferta. El problema es que es caro y no todo el mundo está dispuesto a pagar». La hora cuesta casi tres euros. Algunos restauradores llevan a cabo algunas medidas para facilitar la estancia a los clientes, haciéndola menos costosa. Compran tickets y los dan gratis a sus comensales. «Pagamos 120 euros por 100 tickets de párking. Cada ticket es para una hora», explica Josep Maria Pomerol, propietario del restaurante El Racó del Pescador, quien añade que «antes, la concesionaria hacía algo de descuento. Pagabas entre 40 y 50 céntimos por hora. Pero ahora el precio ha subido». No todos los locales pueden asumir este gasto extra. «Está bien dar un ticket a los clientes por cortesía. Pero nuestro objetivo es que, quien baje al Serrallo, pueda pasear, hacer el vermut, comer y tomar un helado. Está claro que al precio que pagan el párking, todo esto no lo pueden hacer», asegura Rosario, presidente de ARCS.

Carme Mulet, vecina de Tarragona, suele bajar a menudo a comer al Serrallo junto a su familia. Sobre todo, los fines de semana. «Al principio dábamos vueltas y más vueltas. Ahora ya vamos directos al párking porque sabemos que es imposible dejar el coche en zona blanca. El problema es el precio. Es un atraco a mano armada», explica Mulet, quien asegura que «nosotros siempre contamos que nos costará unos 10 euros». Hay otros que optan por aparcar en zonas donde está prohibido, como por ejemplo en el párking de motos de la calle Trafalgar. «Estos se arriesgan a que les pongan una multa. Entonces sí que ya no vuelven al Serrallo», añade Rosario. 

Tarifa plana, la solución

Vecinos, comerciantes, restauradores y clientes coinciden en cuál es la solución. «Municipalizar el párking e instaurar una tarifa plana diaria de 5’50 euros, tal como pasa en otros puntos de la ciudad. ¿Por qué en El Serrallo no?», se preguntan desde la asociación de restauradores.

El Ayuntamiento descarta esta posible solución. Se trata de un equipamiento propiedad de la Autoritat Portuària, gestionado por otra empresa que tiene la concesión hasta el 2033. Hace aproximadamente un año, Lubasa –que era la encargada de gestionar el equipamiento– traspasó el párking a la empresa APK2. «Si cumplen con los requisitos, nosotros no podemos hacer nada», aseguran fuentes del Port de Tarragona. 

Por su parte, el concejal de Mobilitat, Josep Acero, confiesa que «hace tiempo que estamos interesados en municipalizar el aparcamiento, pero ahora resulta prácticamente imposible». Por lo tanto, la solución al problema no será inminente, tal como piden los restauradores.

Temas

Comentarios

Lea También