Más de Tarragona

Salut notifica la muerte de un cuarentañero en Tarragona

Fallece por Covid-19 un vecino del Alt Camp de entre 40 y 49. La quinta ola suma 60 defunciones en la provincia

Raúl Cosano

Whatsapp
Sanitarios ataviándose con equipos protectores en el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa, durante la pandemia. Foto: ICS Ebre

Sanitarios ataviándose con equipos protectores en el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa, durante la pandemia. Foto: ICS Ebre

El Departament de Salut ha notificado este fin de semana el fallecimiento por Covid-19 de un cuarentañero en Tarragona. Se trata de una persona del Alt Camp, de la franja de 40 a 49 años, que es una de las víctimas más jóvenes de esta quinta ola que continúa con su goteo de defunciones. 

Se trata de un deceso que pudo haber ocurrido durante los últimos días –en los que ha habido un incremento notorio de la mortalidad– aunque ha sido ahora cuando Salut ha comunicado su perfil de edad. En todo caso, es una muestra más del impacto que el virus tiene también sobre población joven y, en principio, menos vulnerable. 

Desde finales de junio, cuando arrancó esta nueva oleada, han perdido la vida tres personas de Tarragona de menos de 50 años. Dos de ellas eran del segmento de entre 30 y 39 años y la tercera es esta última, cuarentañera, cuya muerte rompe una tónica habitual en la que los más mayores son los que más complicaciones sufren en caso de infección. 

Desde finales de junio han perdido la vida por Covid-19 en la provincia tres personas de menos de 50 años

Desde la festividad de Sant Joan, el coronavirus ha provocado 60 fallecimientos en el Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre. Una buena parte se han dado esta semana, con puntas diarias de nueve y de hasta diez defunciones en la provincia, según los balances de Salut. Es un cómputo nada desdeñable, revelador de la huella que deja esta nueva e imprevista oleada, pero a años luz de los episodios más crudos de la pandemia. 

La mayor parte de esas personas tenían más de 70 años, si bien hay que añadir ocho decesos de la franja inferior, de 60 a 69, lo que ligeramente ha rejuvenecido el perfil del finado por Covid-19 en esta ola veraniega marcada por el altísimo número de contagios entre la gente joven pero también por la protección que han dado las vacunas, sobre todo entre los mayores. Como ha sucedido en otros momentos de la pandemia, el sexo masculino sigue siendo bastante más débil ante el SARS-CoV-2 que el femenino. El 61% de los fallecimientos eran hombres, frente al 39% de mujeres, unas proporciones que llaman la atención si se tiene en cuenta que los contagios durante estas semanas están ‘repartidos’ prácticamente al 50% entre los dos géneros. 

Descenso de los pacientes
Este azote de los fallecimientos se produce como último coletazo de una quinta ola que sigue quedando atrás en cuanto a positivos y a presión asistencial en el sistema. Ayer creció el número de hospitalizados en Tarragona, si bien la tendencia en global es de descenso de los pacientes en los últimos días. Hay 113 personas ingresadas en la provincia, lejos del techo de las 185 que se alcanzaron a principios de agosto y que han vuelto a comprometer seriamente al personal sanitario. Eso sí, la situación sigue siendo delicada sobre todo por la aún alta ocupación de las UCI. Ayer había 33 pacientes graves, dos más que en la previa, si bien a finales de julio llegó a haber 50, lo que ha obligado a algunos hospitales como el Joan XXIII a reabrir plantas para dar cabida a los pacientes de más gravedad. Actualmente hay cinco menores de 40 años en intensivos. Uno de ellos, en concreto, está en la franja de 20 a 29 años, otro indicador de hasta qué punto el coronavirus se puede ensañar con jóvenes, el colectivo con más carencias en la vacunación. 

Los índices epidemiológicos continúan a la baja, entre ellos el riesgo de rebrote, la incidencia acumulada o la tasa de positividad, además de los contagios. La Atención Primaria respira algo más aliviada. En la última semana recibió en Tarragona 7.400 visitas relacionadas con la Covid-19. En la misma semana de julio la cifra se disparó a las 18.600. 

En parecida inercia se sitúa Catalunya, que mantienen la tendencia a la baja de los últimos días, con un descenso en 19 puntos del riesgo de rebote, y hay también menos pacientes ingresados en las UCI, 518, 14 menos que el día anterior, aunque aumentan en 36 las personas hospitalizadas por la Covid. Hay ingresados en los hospitales catalanes 1.682 pacientes frente a los 1.646 de la previa, y en las últimas 24 horas se reportaron 24 fallecidos mientras que fueron diagnosticados 1.320 nuevos positivos.
 

Temas

Comentarios

Lea También