Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Salvada por la colaboración ciudadana la pareja que se quiso suicidar

La adolescente está bajo la tutela de la Generalitat y, al parecer, se fugó con el joven el jueves por la tarde. Aparecieron sanos y salvos

Àngel Juanpere

Whatsapp
La madre de la joven, Lorena, junto con el abogado de la familia, Carles Herrera, ayer. Foto: àngel juanpere

La madre de la joven, Lorena, junto con el abogado de la familia, Carles Herrera, ayer. Foto: àngel juanpere

Los dos jóvenes que el pasado 13 de noviembre intentaron suicidarse tirándose del Pont de Santa Tecla de Tarragona –resultando gravemente heridos– se fugaron el pasado jueves, a pesar de que ella estaba bajo la tutela de la Generalitat desde hace aproximadamente un mes. Los Mossos comenzaron la búsqueda de los desaparecidos, que finalmente fueron localizados a últimas horas de la tarde de ayer en L’Aldea.

La relación entre ella –de 16 años– y él –de 15– comenzó en noviembre de 2015 en el Col·legi Dominiques, donde ambos estudiaban. Lorena, madre de la joven, aseguraba que no vieron bien la relación porque él era muy controlador. Y finalmente llegó el intento de suicidio el 13 de noviembre del año pasado. Ambos jóvenes resultaron heridos muy graves.

El 1 de diciembre la joven obtuvo el alta médica e ingresó en la Unitat de Crisi per a Adolescents. Quince días más tarde comenzó a incoarse por la Direcció General d’Atenció als Infants i als Adolescents (DGAIA) un expediente de desamparo que, según el abogado, todavía no les ha sido notificado. El 13 de enero de este año se le dio el alta y la joven fue derivada al Centre de Salut Mental Infantil i Juvenil.

La primera notificación que reciben los padres de la joven tiene fecha de 6 de febrero, donde la Generalitat asumía las funciones tutelares y se constituía la acogida preventiva de forma urgente e inmediata en el Centre de la Mercè –de régimen abierto–, por el plazo de un año. La materialización del traslado a dicho centro se realizó el día 21, aunque la medida cautelar no se comunica a la familia hasta el 8 de marzo. En esta fecha, los padres pidieron el expediente y la resolución de desamparo, que todavía no han conseguido.

El pasado jueves, de seis a ocho de la tarde, la joven podía salir del Centre la Mercè. Y así lo hizo, pero ya no volvió. Su madre asegura que tenía concertada una visita de seis a siete de la tarde. «Llegué poco después de las seis con una amiga de ella y nos dijeron que ella no nos quería ver». Y a las 21.50 horas la llamaron para anunciar que su hija había desaparecido. La dirección del centro denunció la desaparición ante los Mossos a las 23.51 horas, según la Policía Autonómica. A las 23.37 lo había hecho el padre –y tutor legal– del joven en la comisaría de El Vendrell, donde viven actualmente.

 

Difusión de la foto

La foto de los dos jóvenes fue difundida tanto entre las patrullas de los Mossos como de las Policías Locales. Ayer al mediodía, la Policía Autonómica también las divulgó a través de su Twitter.

La madre de la desparecida reconoció que no les hacía «gracia» la relación de la pareja por el control que tenía él sobre ella, «la relación no era la más adecuada». Ya en marzo de 2016 ambos desaparecieron durante dos días, siendo localizados en una casa en ruinas en Terres Cavades, cerca de Sant Pere i Sant Pau.

Tras el intento de suicido de noviembre, la familia de la menor pidió a la Fiscalía algún tipo de medida cautelar, como una orden de alejamiento. Pero la Generalitat tomó las riendas del asunto y asumió la tutela «como si el intento de suicidio hubiese sido culpa de la familia». El abogado asegura que en base a los pocos documentos de que disponen, la DGAIA cogió la tutela en base a que el padre no tiene trabajo desde hace tiempo y la madre está en la «economía sumergida». Fuentes de la Generalitat aseguraron al Diari que los factores económicos no fueron el único motivo. El otro hijo del matrimonio –de cinco años– sigue con sus padres y acude al colegio.

Lorena apuntó que se puso en contacto con el padre del joven y le comentó que su hijo le había pedido que lo llevara hasta Tarragona el jueves por la tarde para ver a una amiga y que así lo había hecho. Al parecer, según las fotos interceptadas, en las últimas semanas la pareja se ha continuado viendo.

La madre de la joven aseguraba ayer que a su hija no le convenía el joven, «siempre la controlaba, la manipulaba, le decía lo que tenía que hacer. Ella se enfadaba, insultaba, pero se le pasaba». Y recalcaba que antes de la relación no había causado problemas nunca, ni se iba de casa ni se había intentado suicidar.

Fuentes del Departament de Treball, Afers Socials i Famílies de la Generalitat se limitaron a comentar al Diari que la joven no volvió a las ocho de la tarde del jueves y que presentaron denuncia.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También