Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sant Magí se despide entre multitudes

El patrón fue sacado de la ermita del Portal del Carro para ser llevado a hombros por la Part Alta ante la mirada de miles de personas
Whatsapp
La imagen de Sant Magí a su paso por el Pla de la Seu. Foto: Pere Ferré

La imagen de Sant Magí a su paso por el Pla de la Seu. Foto: Pere Ferré

La Processó de Sant Magí se ha convertido en todo un acontecimiento lúdico-religioso. Ayer, último día de las fiestas, los tarraconenses se acercaron a la Part Alta para hacerse un hueco entre los turistas para seguir el último acto multitudinario de estos festejos.

Un minuto después de las siete de la tarde se lanzaban los tres cohetes anunciadores de la Anada a Processó con el Seguici de Sant Magí, copatrón de la ciudad. Los castellers de las cuatro colles todavía comentaban la jornada vivida unas horas antes; el Consistorio –sin representantes de la CUP ni de Iniciativa per Catalunya-Verds– aguardaba en las escaleras y recibía las indicaciones de protocolo, mientras las terrazas y bares de la plaza estaban llenos a rebosar.

La comitiva enfiló la calle Major a través de la Baixada de Misericòrdia como pudo. Porque la multitud quería ver de cerca el paso de los elementos festivos y las autoridades. Había tanta gente que muchos optaron por coger un atajo para llegar a la zona de la Catedral.

Si la Plaça de la Font era un hervidero de gente, en el Carreró del Portal del Carro se respiraba tranquilidad, con la imagen del santo ya en la calle. Los portants se colocaban la faja, mientras familiares y curiosos se hacían fotos delante del santo. Toque de atención a uno de los portants porque no llevaba la camisa reglamentaria. Mientras, algunos fieles compraban cirios para encender en la ermita o adquirían también la imagen del santo en pequeño.

La bandera de Confraria de Sant Magí Màrtir de Tarragona era llevada este año por el delegado del Govern en Tarragona, Joaquim Nin; el presidente de la Autoritat Portuària; Josep Andreu, y por el director de los Serveis Territorials de Cultura de la Generalitat en Tarragona, Jordi Agràs. Y para inmortalizar el momento allí estaba el senador Jordi Sendra para fotografiarlos.

A las siete y media de la tarde en punto se oía: «Preparats!! Vinga!! Un, dos, tres... amunt!!», mientras los tambores comenzaban a resonar en el estrecho callejón. Detrás, el arzobispo Jaume Pujol devolviendo el saludo a muchas personas.

Tras la fuerte pendiente, en el Arc de Sant Llorenç, Sant Magí se encontró con las autoridades y el Seguici. Algunas concejalas, recién estrenadas en el cargo, no abandonaban su teléfono móvil. Delante del Palau Arquebisbal tocaba sesión fotográfica por grupos.

Cuando la imagen abandonaba el Pla de la Seu, los Xiquets del Serrallo levantaban sus dos pilars de 4, lo mismo que hacían poco después los Castellers de Sant Pere i Sant Pau. Casi media hora después, las otras dos colles levantaban sus respectivas construcciones.

Entrada la noche, la imagen de Sant Magí regresaba a la ermita del Portal del Carro, donde permanece guardada todo el año.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También