Más de Tarragona

Tarragona Zona de Interblocs

Sant Salvador combate la ola de frío entre continuos y diarios cortes de luz 

Los problemas de suministro se arrastran desde hace años, pero desde el día de Reyes han aumentado. Entre los vecinos afectados hay personas conectadas a oxígeno y bebés

CARLA POMEROL

Whatsapp
Los afectados son vecinos de algunos de los bloques de la zona de Interblocs del barrio de Sant Salvador. FOTO: PERE FERRÉ

Los afectados son vecinos de algunos de los bloques de la zona de Interblocs del barrio de Sant Salvador. FOTO: PERE FERRÉ

«Tenemos un bebé de 14 meses y, cuando se va la luz, que últimamente es cada día, nos vemos obligados a trasladar al pequeño a casa de otros vecinos. Son días de mucho frío y no puede estar sin calor. Esto no es manera de vivir». Este es el testimonio de Juan López, vecino del bloque número 3 de la zona de Interblocs de Sant Salvador. La suya es una de las 250 familias del barrio que están sufriendo constantes cortes de luz desde el día de Reyes. Algunos duran poco más de una hora, pero otros se han alargado hasta doce horas. Esta avería llega justo en medio de la ola de frío, dejando a los vecinos sin calefacción. Los afectados responsabilizan a la compañía eléctrica de lo ocurrido. En este caso, Endesa. «La red está en mal estado, ya que lleva funcionando más de 45 años, sin ninguna reparación total. Solo se han puesto parches. La empresa debería invertir un poco», explica Loli Santillana, otra vecina de la zona de Interblocs.

La pesadilla para estas familias de Sant Salvador empezó el día de Reyes, aunque la problemática se arrastra desde hace años. «Cuando llega la época de extremo frío o de extremo calor, la red se cae y nos quedamos sin electricidad. Es lo mismo de todos los años, pero estos últimos días la cosa ha empeorado mucho», asegura Santillana. El pasado día 6 de enero, la zona de Interblocs registraba su primera avería. Algunos bloques se quedaron sin luz durante al menos una hora. Este episodio se ha ido repitiendo cada día hasta hoy y el tiempo a oscuras ha ido en aumento. «Ha habido días que hemos estado entre siete y ocho horas sin electricidad y, el pasado día 9, hasta doce. Es inhumano», recuerda Santillana.

El peor día, para estos vecinos, fue el pasado sábado. «Fue la jornada más fría de todo el invierno. Filomena llegaba y nosotros estábamos desprotegidos totalmente. Se nos fue la luz a las cuatro de la tarde y no la recuperamos hasta las doce de la noche. Sin calefacción, ni electricidad. Pasamos mucho frío», explica Santillana, quien añade, medio en broma, que «yo parecía la Pedroche el día de fin de año, con el nórdico por encima». Esa tarde, los vecinos se organizaron para dotar de mantas a quien lo necesitara.

«Llamamos a la compañía mil veces y no nos hace ni caso. Cuando por fin conseguimos hablar con alguien, después de dos horas al teléfono, nos dicen que se trata de una avería y que en una hora estará resuelto. No es verdad», asegura otra vecina.

Un examen en juego

Pero el frío no es el único problema para esta comunidad. A modo de ejemplo, uno de los vecinos tiene que estar algunas horas al día conectado a una máquina de oxigeno, debido a un problema de salud. Con los cortes de luz, la cosa se complica. En otro de los bloques vive Juan y su mujer, quienes tienen un bebé de 14 meses. «No siempre se nos va la luz a la vez. Hay momentos en los que nosotros no tenemos electricidad, pero el vecino de abajo sí. Tenemos buena relación con el resto de la comunidad. Así que, en ocasiones, bajamos al bebé para que no pase frío», comenta Juan.

Gerard Ramírez es otra víctima de la situación. Tiene 25 años y estudia online la carrera de Enginyeria Informàtica por la UOC. Estos últimos días, con los continuos cortes de luz, lo ha tenido muy complicado para seguir las clases. Mañana tiene uno de los exámenes más importantes del curso. «Me da miedo que, en medio de la prueba, se vaya la luz y no pueda acabar el examen después de tanto esfuerzo», explica Gerard, quien añade que «es un agobio vivir así. Es injusto que pase esto. Nosotros pagamos rigurosamente los recibos y la respuesta es inseguridad total». Gerard denuncia que, por culpa de los cortes, se le ha estropeado el televisor. «Espero que no pase lo mismo con el ordenador. Me cogería algo», dice.

La Associació de Veïns de Sant Salvador i Sant Ramon está encima del problema. Toni Garcia, el presidente, asegura que «se trata de una red con casi 50 años de historia y no tiene la capacidad suficiente para poder absorber toda la demanda. A esto, se le junta las inclemencias meteorológicas de los últimos días». La entidad vecinal muestra su apoyo a los vecinos de los bloques afectados y Garcia añade que «nos coordinaremos con los presidentes de las comunidades para presentar una denuncia conjunta contra la compañía eléctrica».

Los problemas de suministro se arrastran desde hace años. «Todavía recuerdo lo que pasó un verano. La cosa iba tan mal que Endesa acabó instalando un generador de luz en la zona de aparcamiento durante dos meses», explica Santillana.

El motivo del mal funcionamiento, según los vecinos, es que la red eléctrica de la zona de Interblocs no está preparada para aguantar los picos de consumo. Algunos sospechan que el aumento de ocupas en la zona podría ser también una de las causas de la avería. «Nos consta que hay muchos vecinos enganchados a la luz y algunos tienen plantaciones de marihuana. Para mantenerlas es necesario mucha luz», añade una residente.

Causas desconocidas

Por su parte, fuentes de Endesa reconocen que en los últimos días ha habido problemas en el servicio, «debido a que han saltado algunos de los sistemas de protección de las líneas, lo que ha sido percibido como cortes de luz para los vecinos». La compañía eléctrica asegura que, por el momento, se desconocen las causas de la avería y añade que se estudiarán los posibles motivos de la desconexión.

Según tiene registrado la empresa, los cortes en el suministro tuvieron lugar el día 6 de enero –de 45 minutos–, el día 7 –de dos horas y media–, y el día 8 –en este caso hubo dos desconexiones, una de hora y media y otra de tres horas–. El día 9, según Endesa, «llovió mucho, lo que dificultó los trabajos, que se alargaron hasta 12 horas».

En relación a las acusaciones por parte de los vecinos de la falta de mantenimiento de la red eléctrica, Endesa asegura que «nuestras líneas pasan las inspecciones requeridas y cumplen rigurosamente con el reglamento. Pese a ello, estamos estudiando como dar una respuesta contundente y final para que no se repitan estos cortes tan continuados». Los vecinos, mientras tanto, siguen preparando una denuncia colectiva exigiendo mejoras en el sistema eléctrico de la zona de Interblocs.

Comentarios

Lea También