Más de Tarragona

Santi Castellà: «TGN está aislada por la falta de visión de Ricomà»

Entrevista al Primer Secretari del PSC en Tarragona. «Dos años de parálisis y pérdida de capitalidad» «Tarragona ahora no está presente en los grandes debates de futuro del territorio. Tenemos la responsabilidad de que la ciudad recupere la ilusión en 2023»

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
El Primer Secretari del PSC en la ciudad de Tarragona, Santi Castellà, el pasado viernes en la calle Major. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El Primer Secretari del PSC en la ciudad de Tarragona, Santi Castellà, el pasado viernes en la calle Major. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Por Santa Tecla se cumplen cien días del nuevo gobierno, formado por ERC, Junts per Tarragona, CUP y Hermán Pinedo. ¿Qué valoración hace?

La ciudad tiene muchos problemas y, sobre todo, no está orientada hacia la reactivación económica. Se está perdiendo una gran oportunidad, lo que es especialmente grave porque no hay ni planificación ni visión de futuro.

¿’Qui dia passa, any empeny’?

Sí. La percepción que tengo es que la recomposición de fuerzas es solo para mantenerse, pero sin concreción de un proyecto para la ciudad. Además, creo que fue un error que expulsaran a En Comú Podem.

Formalmente, fue Carla Aguilar (ECP) la que se fue.

Todo el mundo es consciente de que la expulsaron. La coherencia ideológica del gobierno Frankenstein no será nada fácil. Y esto es un problema para una ciudad que no está siendo gobernada.

¿Cree que llegarán hasta 2023?

Si, lo harán por acuerdos puramente contextuales y solo para situaciones concretas, y no por tener un proyecto de ciudad ni por generar ilusión. La ciudad está triste, desdibujada y no participa en la ilusión colectiva que se vive en Europa por la recuperación. Tarragona ha quedado aislada por falta de visión y planificación de Ricomà.

¿Tarragona ha vivido los dos peores años desde la recuperación de la democracia?

Mucha gente que no nos votó nos dice que añora a Ballesteros. Han sido dos años perdidos y de parálisis. No hay ningún espacio en el que se esté pensando en el futuro de la ciudad. Se ha perdido capitalidad en un momento en el que la transición ecológica marcará mucho el futuro de la industria química; como también de la digital y la necesidad de recuperación tras la pandemia... Todo esto hace que debamos repensarnos.

¿En qué sentido?

En movilidad, por ejemplo, no hay una voz fuerte. Como tampoco la hay en la construcción de metropolitaneidad, de residuos, de economía circular... Tarragona no está liderando nada ni está presente en los grandes debates del futuro del territorio, como la reindustrialización.

¿El PSC conocía el intento que hubo de moción de censura?

Hubo conversaciones entre toda la oposición para ver las posibilidades, pero nunca hubo una propuesta seria. Un gobierno no se hace juntando concejales con diferentes orientaciones, sino en torno a un proyecto.

¿Ve posible una moción antes de 2023?

No. Con la actual relación de fuerzas es complicado, como también lo es que el gobierno local tenga mayoría en muchas ocasiones.

¿Ni mayoría de gobierno ni alternativa hasta las Municipales?

Exacto. Con la expulsión de los Comuns se ha llegado a una situación que dificulta aún más la gobernabilidad, pero lo evidente es la falta de proyecto y las dificultades que habrá para que se entienda la CUP con Junts per Tarragona, con ERC por el medio y con un edil que no se sabe ni dónde está. Se limitarán a gestionar el día a día.

Si ahora no aspiran a la alcaldía es que ya piensan en 2023.

Nos sentimos con la responsabilidad de presentar un proyecto ilusionante y de futuro con la gente que tiene ganas de trabajar para la ciudad. Queremos que se recupere la ilusión y la capitalidad.

¿Cuándo escogerán al alcaldable?

Queríamos hacerlo a finales de este año, pero lo haremos en el primer trimestre de 2022. Primero tendremos los congresos del PSOE y del PSC para que Salvador Illa sea el Primer Secretari.

Lo harán un año y medio antes de los comicios. ¿Por qué?

Estamos en la línea de construir un proyecto sólido y potente para situar a Tarragona en la modernidad.

¿El favorito para ser el candidato es Rubén Viñuales?

Lo decidirá la militancia. Queremos la mejor opción para liderar el proyecto. Rubén es una posibilidad sólida, pero también han salido otros nombres.

¿Se entendería presentar al excandidato de Ciutadans?

Creo que nadie ve a Rubén Viñuales como a un candidato de Ciutadans. En el pasado ya fue votante socialista, pero en un momento de su vida entendió que podía articular su proyecto político en Cs. Forma parte de la cultura política del PSC.

Es conseller del Govern Alternatiu de Salvador Illa

Está haciendo un gran trabajo como diputado, el nombre de Tarragona está sonando mucho en el Parlament. Está muy implicado con la ciudad.

Otra opción es la portavoz municipal, Sandra Ramos.

Ha sido una gran revelación. Asumió una responsabilidad que no era fácil, y lo está haciendo muy bien. Algunas de sus intervenciones en el pleno son míticas, muy coherentes y poco populistas. Es una persona que debe ser clave en el próximo equipo socialista.

Berni Álvarez ya se ha afiliado. También podría ser el ‘1’.

Lo está haciendo muy bien. Se ha ganado la confianza de sectores en los que históricamente el PSC no tenía excesiva entrada. Es serio, responsable y tiene madera de político municipal. Es otro de los imprescindibles.

Quien se ha caído de las quinielas es Carles Castillo, ahora diputado de Esquerra...

Somos respetuosos con su decisión. Ha optado por ir a una fuerza claramente independentista, pero no tiene más importancia para nuestro proyecto.

Le conoce desde hace años. ¿Le decepcionó su decisión?

Ya hacía tiempo que él veía que sus posibilidades, tras casi veinte años con cargos institucionales, se acababan. Su decisión no ha sido significativa para nosotros.

Están ante un relevo histórico. Ballesteros ha sido el único alcaldable que han tenido en el siglo XXI.

Sí, es un cambio cultural. Habrá nuevos equipos y, por ello, ya llevamos tiempo trabajando. Estamos impulsando un proceso sin fracturas y de manera ejemplar, dando paso a nueva gente con el apoyo del equipo anterior.

Se irá Ballesteros. ¿Debe suponerse que también harán lo propio Begoña Floria y Pau Pérez?

Ya se verá en el proceso de listas, pero es cierto que el protagonismo estará en una candidatura renovada, joven y transversal.

¿Qué ha significado Ballesteros para el PSC de Tarragona?

Es y continúa siendo una persona clave. Ha sabido concretar la visión socialdemócrata moderna con la política municipal. Se ha hecho mucha inversión estratégica como el Mercat, el Teatre, la pasarela, la Rambla de Ponent o el Anillo Mediterráneo. Gestionó una época de crisis sin austeridad, incrementado el presupuesto de Serveis Socials y apostando por las inversiones.

El fiscal le pide casi seis años de prisión por Inipro.

Ya ha rebajado mucho toda la visión de la instrucción. En el partido todos estamos convencidos de su inocencia y de que se hará justicia como se ha hecho en las otras cuatro causas que se abrieron de manera populista.

¿Le pedirán que devuelva el acta de concejal si el juicio se inicia antes de las Municipales?

Ni él ni Floria son ahora militantes, están suspendidos. La decisión la tomarían ellos, pero para nosotros son un gran activo.

¿Tienen buenas perspectivas para 2023?

Sí, muy buenas. El próximo alcalde será socialista. Queremos implicar a mucha gente más allá de las lógicas de los partidos. Mucha gente que no nos apoyó nos dice ahora que fue un error no votarnos. Nos sentimos con la responsabilidad de hacer una propuesta muy amplia e ilusionante.

Deberán buscar alianzas... ¿El PP será la prioridad?

Podemos encontrar sinergias con varias formaciones, priorizaremos el proyecto. Hemos gobernado con ERC, pactado con ICV, Cs, PP... Lograremos los apoyos porque seguiremos siendo la fuerza más votada.

¿Han reconstruido puentes con En Comú Podem?

Tenemos buena relación con todos los grupos, esto es mérito de Sandra Ramos. Mucha gente de ECP piensa que la opción que escogieron no fue la correcta.

¿La vía Gobierno Central o Barcelona es la línea a seguir?

Son dos modelos muy reproducibles, sí.

¿Aceptarían los votos de Vox en una investidura para evitar un gobierno independentista?

La distancia política con Vox es tan grande que no es posible que nos voten. Somos antagonistas.

Dice que han sido dos años perdidos. ¿Cómo llegará la ciudad a 2023?

Tenemos graves problemas. Faltan políticas en comercio, en movilidad –con la improvisación de los patinetes–, en política industrial, en seguridad... La ciudad se ha paralizado. Debe recuperar la ilusión de los tarraconenses.

Temas

Comentarios

Lea También