Más de Tarragona

Satisfacción "a medias" en bares y restaurantes de Tarragona por la ampliación del horario

El mal tiempo no ha ayudado a que se notase un aumento de clientes el primer día con los negocios abiertos de 7.30 a 17 horas

Joan Morales

Whatsapp
Imagen de una terraza de un bar en la Rambla Nova de Tarragona. FOTO: Alba Mariné

Imagen de una terraza de un bar en la Rambla Nova de Tarragona. FOTO: Alba Mariné

El sector de la hostelería y la restauración ha estrenado este lunes el nuevo horario, aprobado el pasado viernes por el Govern de la Generalitat, que les permite abrir de forma ininterrumpida de 7.30 a 17 horas. Hosteleros y restauradores ya mostraron el pasado jueves, tras conocerse la ampliación del horario, su escepticismo ante una medida que consideran insuficiente. Esta mañana, las reacciones se han movido por las mismas sensaciones.

Juan Antonio Sánchez, propietario del bar Vill-rus de Reus, explica al Diari que «tampoco puedo opinar mucho de la jornada porque, aunque hayamos abierto más horas, el mal tiempo no ha acompañado y la caja ha sido la misma que cualquier día de la semana pasada». Este hostelero prefiere mostrarse bastante cauto ante la situación ya que «lo que no me gustaría es volver a abrir del todo ahora y tener que cerrar otra vez en junio, como nos ha pasado otras veces».

El sector considera que la recuperación pasa por poder abrir por la noche y servir cenas

Juan Antonio también explica que «sigo teniendo en un Erte de reducción de jornada a mis tres camareros porque las cuentas no me salen. Ahora no abriré los domingos porque esas horas las compensaré cada día hasta las cinco de la tarde, pero la clave para que esto mejore pase porque podamos empezar a abrir por la noche y servir cenas. Lo que nos han ampliado ahora son las horas muertas».

Desde el sector ya expresaron el pasado jueves que no estaban del todo satisfechos con la relajación de medidas. El presidente de la Associació d’Emrpesaris d’HGostaleria de la Provincia de Tarragona, Francesc Pintado, comenta al  Diari que «lo que necesita la hostelería y la restauración del Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre es que se flexibilice la movilidad. Sin movilidad no hay oferta», en alusión al confinamiento comarcal que perjudica especialmente a los negocios de ciudades pequeñas y pueblos.

Además, tal y como defiende Juan Antonio Sánchez, Pintado también incidie en que «los desayunos y las comidas te permiten ir tirando, pero el beneficio te lo dan las cenas».

Por su parte, el Gremi de Restauració de Barcelona ya mostró su decepción la semana pasada y tildó de «avance poco significativo» la ampliación del horario hasta las 17 horas, sin permitir servircenas. «Dar aire a los sectores económicos más golpeados por las restricciones no es eso. Es sólo un pasito que no invita a desafectar trabajadores en Erte», afirma el director del Gremio, Roger Pallarols, quien recuerda que sólo se ha ampliado el apertura en «horas valle, donde el consumo suele ser bajo».  Igualmente, el Gremi de la Restauració de Barcelona advirtió que cerrar la restauración a las 17 h «no hará que la ciudadanía se cierre en casa».

Temas

Comentarios

Lea También