Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Se acondicionará el acceso a la Llarga para los viandantes

La Diputació de Tarragona traspasará tres vías al Ayuntamiento en las que previamente van a hacerse actuaciones de mejora

Núria Riu

Whatsapp
La carretera de acceso a la Platja Llarga de Tarragona. Foto: Lluís Milián

La carretera de acceso a la Platja Llarga de Tarragona. Foto: Lluís Milián

En las próximas semanas se acondicionará la carretera de acceso a la Platja Llarga de Tarragona. En concreto, se habilitará un arcén para facilitar que los pasajeros del autobús municipal puedan bajar a la playa con más seguridad. No hay un calendario concreto para el inicio, no obstante, la inversión va a hacerla la Diputació de Tarragona y la administración local espera que esté acabada antes del inicio de la temporada de verano. 

La intervención forma parte del acuerdo entre el ente supramunicipal y el Ayuntamiento, a través del cual el organismo provincial –que es el titular actual de la vía– realizará la actuación y a continuación esta carretera pasará a manos del Consistorio. 

El traspaso de esta vía no es el único. Ambas administraciones han pactado un paquete en el que se incluyen otras dos carreteras y que está a la espera de obtener luz verde de los respectivos plenarios. De hecho, es uno de los puntos que siguió adelante en la sesión plenaria de esta semana en el pleno de esta semana en la Plaça de la Font.

Las otras dos carreteras son el tramo de la carretera del Pont d’Armentera (TP-2031A), a su paso por el barrio de Sant Pere i Sant Pau, y la antigua carretera de Els Pallaresos, a su paso por la urbanización de Rodolat del Moro. En el primer caso, también se llevará a cabo una actuación previa de mejora, mientras que en la segunda de estas vías no será necesario un mantenimiento. «Son intervenciones mínimas para hacer una recepción en condiciones», explica el concejal de Territori del Ayuntamiento de Tarragona, Josep Maria Milà.

El traspaso se ha acordado tras realizarse un informe en el que se apuntaba que la operación es sostenible. «El Ayuntamiento pasará a hacerse cargo del mantenimiento, por lo que se ha hecho un estudio en el que se apunta que el incremento en estos costes será irrelevante», describe el responsable municipal.

Se ha calculado que los gastos de mantenimiento que pagarán los tarraconenses para el mantenimiento de estas tres vías se sitúa alrededor de los 800 euros. El Ayuntamiento también está negociando con el Estado el traspaso de aquellos tramos dentro del ámbito más urbano. 

Temas

Comentarios

Lea También