Se disparan los asaltos violentos en domicilios de Tarragona

Se ha pasado de 43 a 58 hechos, la mayoría relacionados con plantaciones de marihuana

ACN

Whatsapp
Se disparan los asaltos violentos en domicilios de Tarragona

Se disparan los asaltos violentos en domicilios de Tarragona

Los robos violentos en domicilio han crecido en un 35% en el Camp de Tarragona en el último año: se ha pasado de 43 a 58 hechos. Gran parte de ellos están vinculados a otras actividades delictivas, especialmente el tráfico de drogas, y están protagonizados por grupos que quieren robar plantaciones de marihuana. En cambio, son contados los robos donde los ladrones hacen uso de la violencia en personas ajenas al narcotráfico. El jefe de los Mossos en la Regió Policial del Camp de Tarragona, Ramon Chacón, destaca los accidentes mortales de tráfico y los robos en viviendas y en el interior de vehículos como las principales preocupaciones del cuerpo en un territorio que puede presumir de presentar el mejor balance delincuencial de Catalunya.

Los robos en el interior de viviendas, haciendo uso ya sea de la fuerza o la violencia, son la otra gran preocupación del cuerpo. Los asaltos a domicilios no representan ni el 5% del global de robos violentos. Pero la cifra ha subido a cerca de sesenta en el último año, lo que representa un aumento del 35%. «El motivo es claro: hay droga detrás», dice Chacón. A modo de ejemplo, hace unas semanas hubo un asalto en una casa de Vilallonga del Camp  y el padre de la familia terminó gravemente herido. Hace sólo unos días también entraban en una masía de L’Aldea. En ambos casos la marihuana era el objetivo de los asaltantes. Las plantaciones, dado que generan gran cantidad de dinero fácil, van a más y, de rebote, también los asaltos por parte de clanes de la droga. Asimismo, el nivel de resolución de los asaltos también se ha disparado: de un 37% a un 59%.

La investigación
«Es un delito relativamente fácil de investigar, de llegar a buen puerto y desmantelar estas redes», dice Chacón, «Son gente del hampa, grupos que  venden droga, y se asaltan y se pelean entre ellos para apropiarse de las plantaciones», afirma Chacón. A partir de aquí, se entrecruza el hecho punible de un robo violento con un origen también delictivo, que es el tráfico de drogas. Todas las partes, asaltantes y víctimas, acaban detenidos. Se han registrado 271 casos por tráfico de drogas en el último año, básicamente de marihuana. El intendente remarca, sin embargo, que España es uno de los países europeos con más cultivos y de los principales exportadores de marihuana. «Y esto es un gran problema porque encarcelamos, pero aparecerá otro porque si hay demanda, habrá oferta», advierte.

Los multirreincidentes
El endurecimiento de las leyes es un tema recurrente largamente reclamado por la policía en materia de droga y también en los delincuentes multirreincidentes. En Tarragona se registra un gran número de robos con fuerza en interior de vehículo. Se fuerzan muchos, de coches, aunque los responsables no son tantos. Un solo autor puede llegar a forzar una veintena de vehículos aparcados en un descampado y esto hace disparar las cifras. Es un delito leve que no conlleva penas de prisión, pero genera muchas molestias a los afectados y gran sensación de inseguridad.

Según Chacón, «es un continuo, los detenidos en el 100% de los casos quedan libres y vuelven a actuar si esa persona no tiene una red social que lo haga salir de este mundo, la clave es que estas personas puedan reinsertar porque son delitos policialmente complicados», afirma el intendente.

Más abusos sexuales
Los delitos sexuales han tendido a la baja en el territorio. Pero mientras las agresiones sexuales descienden –en un 7,25%–, los abusos se han disparado –un 28% de de incremento, con más de sesenta detenidos–. La Policía catalana consigue resolver la mayoría de estos casos porque generalmente hay vínculo entre víctima y agresor. Muy puntualmente se han visto involucrados menores extranjeros no acompañados.

El intendente, pero, niega rotundamente que los hechos delictivos hayan aumentado por la convivencia de estos jóvenes residentes en los once centros de menores repartidos por el territorio. «Causan más alarma social que hechos en sí», manifiesta. Menores migrados también han pasado la noche acogidos a la comisaría tarraconense, pero ni mucho más menos con la afluencia que se ha dado en Barcelona. «Somos la única institución que los acoge», espeta.

De cara al verano, con la llegada del buen tiempo, se espera algún repunte de inmigración. También aflora el fenómeno del top manta, si bien se prevé que este año se mantendrá similar, sin conflictos Chacón apunta que el talante de los ‘manteros’ se ha vuelto más agresivo y que es una cuestión no fácil de conducir. 

Temas

Comentarios

Lea También