Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Se prevé pasar de 13.500 cruceristas en Tarragona a 40.000 este ejercicio

El consistorio tarraconense se muestra satisfecho en cuanto al dinamismo que ha introducido la actividad crucerista en la ciudad. "Los que vienen contratan excursiones para quedarse y conocer Tarragona"

Whatsapp
El Crystal Symphony, en el Port de Tarragona. FOTO: CEDIDA

El Crystal Symphony, en el Port de Tarragona. FOTO: CEDIDA

La temporada turística pasada estuvo marcada, sin lugar a dudas, por el inicio del despertar de la actividad crucerista en el Port de Tarragona. Por primera vez se registró una afluencia de 22 buques y 13.500 personas, cifras que de cara a este 2017 crecerán considerablemente. Está programada la llegada de cuarenta buques, que dejarán en tierra a unos 40.000 cruceristas, aproximadamente.

Más allá del crecimiento previsto, el gerente del Patronat de Turisme de Tarragona destaca que la nueva temporada experimentará un «cambio cualitativo» considerable. Vendrá dado por el hecho de que, por primera vez, no tan solo habrá viajeros que harán su escala en la ciudad, sino que también los habrá que comenzarán o acabarán su recorrido en Tarragona. «Esto es muy positivo porque estas personas puede que lleguen antes y consuman en la ciudad o decidan pasar una noche», describe. En concreto son diecisiete los buques de Costa Cruceros que introducirán esta nueva modalidad.

El consistorio tarraconense se muestra satisfecho en cuanto al dinamismo que ha introducido la actividad crucerista en la ciudad. «Los que vienen contratan excursiones para quedarse y conocer Tarragona. Quizás inicialmente pensábamos que bajarían para irse a Barcelona y no es así; la inmensa mayoría se queda en la provincia y de estos la parte más importante en Tarragona ciudad», describe la concejal Inmaculada Rodríguez.

La edil del Partido Popular destaca que estos visitantes que entran a Tarragona por vía marítima «buscan la sorpresa cultural. Ciudades que son joyas por conocer y que después son excelentes prescriptores. Seguiremos apostando por esta línea».

Según los datos que maneja el Port, el promedio de gasto de cada crucerista es de 62 euros, por lo que el impacto económico que estas embarcaciones tienen en el territorio durante el año pasado fue de unos 837.000 euros, una cifra considerablemente superior a los 719.000 de 2015. El 86% de las personas que llegan en los cruceros es la primera vez que vienen a las comarcas tarraconenses.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También