Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Se tiene que correr sin mascarilla y en sitios sin aglomeración de gente»

Antoni Castro y Juanan Fernández, medicina y deporte, coinciden en decir cuál es la mejor manera de salir a correr

JUANFRAN MORENO MARCELO

Whatsapp
Imagen de gente realizando deporte en Tarragona. DT

Imagen de gente realizando deporte en Tarragona. DT

Se ha generado un debate estéril en su trasfondo sobre si se debe correr con o sin mascarilla. La respuesta es clara porque la experiencia y la ciencia coinciden en que se debe correr sin mascarilla. Hacerlo con una solo supone un problema para la salud. En todo caso, con el coronavirus todavía presente en nuestra sociedad, las medidas de seguridad e higiénicas a la hora de realizar deporte deben ser firmes.

«Correr con mascarilla es un problema porque no es saludable porque no puedes oxigenar. Es poner al cuerpo y el cerebro en una situación nada recomendable. Se tiene que correr sin ella y en lugares en los que no haya una gran aglomeración de gente», dice el decano de la Facultat de Medicina y Ciències de la Salut de la URV, Antoni Castro.

Lugares como el faro, l’Arrabassada o el Miracle están congregando a una gran cantidad de corredores durante estos días y lo cierto es que es algo nada aconsejable para reducir el riesgo de contagio del coronavirus: «Cuando una persona corre deja ir más vapor de agua y por lo tanto puede transmitir con más facilidad enfermedades respiratorias».

De hecho, correr con mucha aglomeración de personas ya era una práctica que se debía evitar antes de la llegada del coronavirus: «Siempre ha sido desaconsejable pero no le hacíamos caso. Tenemos que aprender a vivir en comunidad de manera menos saludable y eso significa minimizar nuestras estancias en lugares masificados».

Habilitar nuevos espacios

Esta es una opinión que comparte Juanan Fernández, exatleta especializado en la organización de carreras populares, como el maratón o la media maratón (Running Solutions): «Lo del faro es como las rebajas de El Corte Inglés. Había gente paseando, corriendo, en bicicleta...

Deberíamos trabajar más que las franjas horarias en determinar espacios para la práctica deportiva. Por ejemplo, solo el río Francolí para correr. Lo peor que puedes hacer es fusionar todo porque la gente no está cómoda». Para él, tampoco existe debate posible sobre si debe correr con o sin mascarilla. De hecho, recalca que no hay que llevarla y que este dilema solo se ha producido porque «cuando hay mucha información se genera desinformación». A lo que añade: «Las mascarillas no son obligatorias para hacer deporte. Es muy incómoda y ya ha habido casos de faltas de oxígeno que han terminado en el hospital, aunque son casos extremos», explica Fernández. Además, añade que «correr con una mascarilla es proporcional a que alguien te esté frenando. La capacidad de oxígeno se reduce mucho y te agotarás mucho más rápido».

Más allá del debate de las mascarillas, se ha vislumbrado un cierto aumento de corredores en los primeros días de desescalada, aunque lo cierto es que el tiempo ha vuelto a hacer su criba particular entre los constantes y los oportunistas. «Cuando dieron la opción de hacer deporte, se vio a mucha gente corriendo, algo que no hacía desde años. Recuerdo que el primer sábado que se dio la opción de salir a correr se vio a mucha gente que en la vida habías visto corriendo y ya decías que iba a durar dos días. Así ha sido, porque el correr te pone en tu lugar y hay que tener una regularidad para practicarlo», relata Fernández.

De hecho, el corredor que ayer mismo había realizado su habitual carrera mañanera cree que la gente que sale a correr ya se ha estabilizado: «Ahora ya estamos en cifras más normales. He salido a las 6 de la mañana, antes te encontrabas a las 15-20 personas de siempre y hoy (ayer) no me he cruzado a nadie».

Por último, el futuro a corto plazo de las carreras no se intuye con demasiado optimismo a nivel de realización, pero sí que se vislumbra un aumento de la participación. «Vamos a ver muy pocas carreras este año, quizás alguna de triatlón y porque es una modalidad más individual. Pese a ello, la gente tiene muchas ganas de competir porque ha entrenado mucho pero no ha podido hacerlo durante estos meses», concluye Fernández.

Temas

Comentarios

Lea También