Se triplican los reportes de abusos a menores tras la apertura de Barnahus

El dispositivo, pionero en España, ha atendido 177 casos en lo que va de año. Estos días reciben asesoría de Dinamarca

NORIAN MUÑOZ

Whatsapp
Un momento de las jornadas en las que el Barnahus de Naestved mostró su experiencia.  FOTO: PERE FERRÉ

Un momento de las jornadas en las que el Barnahus de Naestved mostró su experiencia. FOTO: PERE FERRÉ

La palabra Barnahus significa ‘casa de los niños’ en islandés y da nombre al modelo por el que han optado distintos países, especialmente del norte de Europa, para atender a los niños que han sido víctimas de abusos sexuales. Se trata de un sitio acogedor, con la apariencia de una casa, al que acuden todos los servicios que intervienen en el caso sin necesidad de que el menor y su familia tengan que hacer un periplo por comisarías, juzgados, hospitales...

El primer Barnahus de Catalunya y de España funciona desde verano del año pasado en el Complex Educatiu de Tarragona (antigua Laboral) y, aunque todavía se encuentra en una fase piloto, los resultados están demostrando su eficacia. El año pasado se atendieron 101 casos y, en lo que va de este año, (hasta octubre) han sido 177, lo que indica, señalan desde la DGAIA (Direcció General d’Atenció a la Infància i la Adolescència) que las cifras se han triplicado desde la puesta en marcha del dispositivo.

El Barnahus tarraconense funciona provisionalmente en unas instalaciones del Complex Educatiu, pero la sede definitiva se construirá en el mismo complejo. El secretario de Infància, Adolescència i Joventut, Alexis Serra, afirmó que para mediados del año que viene la sede ya estará en marcha.

Serra aseguró que están satisfechos con la experiencia de Tarragona ya que, además, será útil para poner en marcha una red de servicios en toda Catalunya hasta llegar a 13 «queremos que haya uno en cada veguería», señaló.

El modelo Barnahus es promovido por la organización Save the Children. La coordinadora del proyecto en España Emilie Rivas, señala que esta forma de abordar el tema no solo ofrece al niño un espacio amigable, sino que mejora las probabilidades de que las denuncias lleguen a buen término desde el punto de vista judicial. De hecho un estudio de la misma entidad indica que el 70% de los casos son sobreseídos, algo que achacan, en parte, al hecho de que los menores tienen que contar su historia unas cuatro veces durante el proceso.

En este sentido María José Ozuna, teniente fiscal de la Fiscalía Provincial de Tarragona, también valoró muy positivamente el servicio. «Se trata de evitar que el testimonio de la víctima se contamine y la manera de hacerlo es recogerlo con todas las garantías desde el primer momento».

Después de la experiencia de Tarragona, Save the Children también esta asesorando la puesta en marcha de Barnahus en el País Vasco, Navarra Valencia y Cantabria.

Osuna era una de las participantes ayer en las jornadas de formación que se llevaron a cabo durante dos días entre los equipos de Tarragona y que les permitió conocer la experiencia del Barnahus de Naestved, Dinamarca.

La experiencia danesa

Trine Berger Pedersen, responsable del equipo del Barnahus danés, abierto desde 2013, explica que una de las claves de su servicio es que tienen un profesional altamente especializado. «Y el hecho de que los niños se encuentran tranquilos, a gusto».

En las jornadas participaron los psicólogos y trabajadores sociales de la DGAIA que trabajan en Barnahus, miembros de Mossos d’Esquadra, psicólogos de atención infanto juvenil, médicos forenses, personal del Departament de Justícia y representantes de Fiscalía.

Entre las actividades hubo un ‘role playing’ (juego de roles), con situaciones específicas, para que los distintos profesionales pudieran reflexionar sobre su papel.

Temas

Comentarios

Lea También