Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Tarragona

'Ser edil fue una gran experiencia'

Mariano Herráiz (PP), Patricia Antón (PSC), Victòria Forns (CDC) y Robert Vendrell (Unió/ Demòcrates) recuerdan su paso por la Plaça de la Font 365 días después de dejar el Saló de Plens

Octavi Saumell

Whatsapp
Los cuatro exediles, la pasada semana, frente al Ayuntamiento de la Plaça de la Font. Foto: Lluís Milián

Los cuatro exediles, la pasada semana, frente al Ayuntamiento de la Plaça de la Font. Foto: Lluís Milián

El 24 de mayo de 2015 significó un antes y un después para el Ayuntamiento de Tarragona. Tras las elecciones municipales de ese día, el pleno de la administración municipal–entonces formado sólo por cuatro partidos (PSC, CiU, PP e ICV)– dobló su número de partidos con la entrada de Ciutadans, ERC y CUP y renovó a 18 de sus 27 integrantes en la que fue la mayor transformación desde la recuperación de la democracia.

La pasada semana, el Diari reunió a cuatro de los concejales que dejaron su acta de concejal como consecuencia de esa cita con las urnas. Patricia Antón (PSC), Victòria Forns (CDC), Robert Vendrell (Unió y Demòcrates de Catalunya) y Mariano Herráiz (PP) repasaron con el Diari su paso por el Consistorio tarraconense justo un año después de abandonar la corporación municipal.

«Ha pasado un año, pero parece que haya sido mucho más. Tengo muy buenos recuerdos de mi etapa como concejal, pero ahora las cosas se viven con más calma», explica Patricia Antón, quien entre junio de 2011 y junio de 2015 ejerció como responsable de Comerç i Turisme del gobierno en minoría de Josep Fèlix Ballesteros (PSC).

Antón ocupó el número ‘10’ de las listas socialistas de hace un año, pero se quedó fuera del pleno por el importante retroceso de tres ediles que sufrió la formación progresista, que pasó de contar con 12 representantes a tener nueve. «Lo mejor fue el trato de la gente, ya que estar en el Consistorio me permitió conocer a personas muy interesantes», indica la exconcejal del PSC, quien reconoce «haber soñado» con las obras del Mercat Central. «Espero que cuando lo inauguren me inviten», bromea la actual directora comercial del Casino de Tarragona –que forma parte del Grup Peralada–, quien reconoce «seguir desde la distancia» la actualidad municipal, si bien desvela que «aún mantenemos activo el grupo de whatsapp de las concejales del anterior mandato».

‘Debates interesantes’

Precisamente, otra de las exediles que forma parte de este grupo de la aplicación telefónica es la convergente Victòria Forns, quien fue concejal del grupo municipal de CiU entre 2007 y 2011 y, posteriormente, ejerció como portavoz de la antigua federación nacionalista hasta 2015. «Ser edil fue una gran experiencia y una gran oportunidad. Este año me ha pasado muy rápido porque sigo haciendo algo que me apasiona», explica Forns, quien ahora es profesora de Treball Social de la Facultat de Ciències Jurídiques de la Universitat Rovira i Virgili en las especialidades de Treball Social y en el máster de Antropologia Urbana, Migracions i Intervenció Social.

«Servir a la ciudad desde el Ayuntamiento fue un privilegio, ya que me permitió conocer Tarragona de una manera diferente a través de la mirada de la gente», explica la docente, quien recuerda de forma especial «los interesantes debates que mantuve con Begoña Floria (PSC) y Arga Sentís (ICV)».

Forns dejó el pleno a raíz de las elecciones primarias en las que compitió con Albert Abelló para ser alcaldable. La exedil reconoce que un factor negativo del paso por la política «es el hecho de no poder dominar tu propia vida por la apretada agenda», así como «conocer de primera mano la falta de transparencia y las estructuras piramidales de los partidos políticos».

‘Sabía que sería temporal’

Robert Vendrell entró en el Consistorio en junio de 2011 como edil de Unió Democràtica de Catalunya en el marco de la candidatura de Convergència i Unió, pero en la actualidad forma parte de Demòcrates de Catalunya tras la escisión por las discrepancias con la cúpula de la formación en el proceso soberanista.

«Siempre tuve claro que mi paso por la política sería temporal, si bien mi idea era estar ocho años. La verdad es que fue una experiencia muy agradable, que me ha permitido guardar muchos números de teléfono de gente», explica Vendrell, que trabaja en la misma compañía de seguros en la que nunca dejó de hacerlo pese a ser representante en el pleno municipal.

«Lo peor fue comprobar la imposibilidad de poder hacer todo aquello que quería hacer, más estando en la oposición como estábamos», relata este independentista que se quedó fuera de las listas de CiU por el hecho de haber sido político en activo. «Fue una operación con un resultado muy mediocre que se ha demostrado que fue un grave error», indica un Vendrell que considera que «la ciudad está paralizada».

‘Ya entré por sorpresa’

«Entrar en 2011 ya fue toda una sorpresa, ya que iba de ‘7’ y ser concejal no entraba en mis planes», remarca el auditor de cuentas Mariano Herráiz, quien desde el pasado mes de febrero preside la empresa mixta Serfum tras el pacto de gobierno. «Fueron cuatro años muy intensos e interesantes. De hecho, al principio de dejarlo hasta añoraba la cantidad de actos a los que iba, algunos de los cuales no sabía ni a qué iba a hacer», bromea Herráiz.

El exedil popular destaca «la oportunidad de trabajar para la ciudad» y la posibilidad de «haber conocido a gente mu válida, tanto en el Ayuntamiento como en los otros partidos» como lo mejor de esta etapa que finalizó hoy hace exactamente 365 días.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También