Más de Tarragona

Serenatas universitarias

La Tuna de Ingenieros Técnicos Industriales de Tarragona

Amalia Alonso

Whatsapp
Miembros del conjunto con el traje típico. FOTO: CEDIDA

Miembros del conjunto con el traje típico. FOTO: CEDIDA

Se podría decir que los tunos son una versión moderna de los antiguos juglares y trovadores. Hoy en día, la Tuna es la tradición universitaria más antigua del mundo y la Universitat Roviria i Virgili cuenta con un conjunto desde noviembre de 1995. «Los objetivos que emanaban de los corazones de los Fundadores de la Tuna eran juntarse un grupo de amigos para cantar, rondar a bellas damas y viajar», explica Alan Arjona, actual tesorero de la asociación y conocido entre los demás miembros como Xu Lin. Desde entonces, la Tuna de Ingenieros Técnicos Industriales de Tarragona ha representado con orgullo a la ciudad, a la URV y la Escola Tècnica Superior d’Enginyeria, en particular, por todos los continentes del mundo. «Viajar es una de las cosas más bonitas que se pueden realizar en esta vida, después de conseguir enamorar a una mujer», opinan los integrantes.

La Tuna mantiene aspectos como el traje típico proveniente del siglo XV o las cintas de colores que lo decoran. «Las cintas siguen teniendo el mismo significado, en alguna ocasión puede recibirse alguna de la propia madre o novia», comenta Arjona. La asociación fue apadrinada por la Tuna Decana de Cataluña, la Tuna de Ingeniería Técnica Industrial de la Universitat de Barcelona, reconocida como una de las más prestigiosas del país. La entidad tarraconense agradece el apoyo que siempre ha recibido por su parte para mantener las tradiciones más antiguas.

Cualquier persona que curse estudios universitarios o haya estudiado, a pesar de que a veces se hacen excepciones, puede formar parte de la Tuna. Incluso, si el caso lo requiere, la misma asociación se ocupa de enseñar a tocar un instrumento básico, como la guitarra, la pandereta, el acordeón o el laúd. Según Arjona, los únicos requisitos para incorporarse al conjunto son «ganas de aprender, pasarlo bien y actitud de constancia para ensayar entre clases». Actualmente, entre novatos y veteranos suman 20 músicos. «Lo más bonito de esta Tuna es poder ver cómo se relacionan las diferentes generaciones existentes desde que se fundó, hasta las actuales», cree el tesorero. «Las canciones van evolucionando y todos nos tenemos que ir adaptando a instrumentos y voces, los nuevos y los antiguos componentes», añade.


Música y fiesta
Las actuaciones de la asociación se pueden dividir en cinco categorías. En primer lugar, se conocen como Rondas las serenatas a madres, enamoradas o grupos de chicas en general. En segundo, distintas Tunas se suelen reunir en certámenes para intercambiar experiencias y canciones. También realizan ‘conciertos’ privados, desde bodas o cumpleaños hasta despedidas de soltera. Además, ofrecen funciones benéficas, generalmente en hospitales u hogares del jubilado. Por último, se encuentran las actuaciones que surgen de manera esporádica. «Estas son nuestras favoritas, sin duda», asegura Arjona. «Las risas y la alegría improvisadas le invaden a uno el cuerpo cuando animas un sitio en el que no se espera la presencia de la Tuna», continúa.

Los fuertes lazos entre los compañeros y las ganas de conocer mundo les han llevado a recorrer todos los continentes con su música. Su último destino fue la ciudad francesa de Orleans, hermanada con Tarragona, para actuar durante la festividad de Jeanne d’Arc. Sin embargo, destacan experiencias por el extranjero como «un tour turístico en el hotel de siete estrellas de Dubai, tocar para los pilotos de un avión en pleno vuelo y una excursión en camello en Egipto con el traje de Tuna».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También