Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Siete heridos y 50 evacuados por un incendio en La Floresta

Los bomberos, que desplazaron al lugar del siniestro nueve dotaciones, lograron controlar el fuego en menos de una hora
Whatsapp
Imatge de l'incendi. Foto: Pere Ferré

Imatge de l'incendi. Foto: Pere Ferré

«¡Qué susto!», comentaba una vecina del barrio de La Floresta. El incendio de un piso provocó heridas de carácter leve por inhalación de humo al menos a siete personas y obligó a evacuar a otras cincuenta, muchas de las cuales salieron a la calle en zapatillas y bata. Los bomberos tardaron menos de una hora en controlar el fuego, a pesar de que las cisternas grandes no pudieron acceder hasta la base del piso.

A las 21.15 de la noche esta tranquila zona de Ponent vio alterada su rutina por las sirenas de bomberos, policía y ambulancias. Un piso de la tercera planta del Bloc Gerani –que tiene cinco– estaba ardiendo. Las llamas salían por las dos ventanas que dan a la plaza interior, ante la desesperación y el miedo de los vecinos. Cuando se declaró el incendio había en el piso una pareja, el hijo de la mujer y un amigo de éste. Al parecer, estaban preparando la cena cuando notaron un fuerte olor a quemado. El matrimonio había alquilado hacía poco el piso –de carácter social– a Bankia. Según algunas fuentes, cuando entraron a vivir el inmueble se encontraba en un estado muy deteriorado, sin calefacción ni gas.

El vecindario se agolpó en la plaza mientras llegaban sin cesar vehículos de emergencia. Sólo las ambulancias y un camión pequeño de los bomberos pudieron acceder a la plaza, lo que dificultó las labores de extinción, así como la evacuación de los vecinos, que se tuvo que hacer por el lado opuesto del bloque mediante la autoescalera.

Una mujer de la cuarta planta del bloque siniestrado se quedó confinada en su casa junto con un bombero ante la imposibilidad de abandonar su hogar. El fuego era tan intenso que las explosiones se repetían. «Son las bobadillas», exclamaba un vecino. El bloque afectado fue construido al menos hace unos 45 años.

Cinco minutos antes de las 22.00 los bomberos pudieron acceder al piso siniestrado. Veinte minutos después daban por controlado el fuego. Desde el exterior ya no se veían ni llamas ni resplandor. A partir de este momento, los bomberos comenzaron a remojar los rescoldos, revisar los pisos y ventilar, mientras un técnico municipal valoraba si la estructura quedó dañada.

El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, y el jefe accidental de la Guàrdia Urbana, Antoni Tost, se trasladaron al lugar para interesarse por los vecinos afectados y coordinar las labores de realojo. 26 personas pasaron la noche fuera de casa; siete de ellas lo hicieron en un hotel. De los siete vecinos intoxicados por el humo, cuatro fueron evacuados al Hospital Joan XXIII y tres al de Santa Tecla.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También