Más de Tarragona

Siete jóvenes en la UCI y un treintañero fallecido en la quinta ola en Tarragona

Salut notificó una defunción de un joven de entre 30 y 39 años del Baix Camp. Un 66% de los pacientes en intensivos tienen menos de 50. La evolución, en general, es positiva y las estancias más cortas

Raúl Cosano

Whatsapp
Sanitarios atendiendo a un paciente de Covid en el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa. FOTO: ICS Ebre

Sanitarios atendiendo a un paciente de Covid en el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa. FOTO: ICS Ebre

La quinta ola empieza a provocar sus primeros estragos. El Departament de Salut ha informado en los últimos días del fallecimiento de un joven de entre 30 y 39 años que el Diari ha podido confirmar. Se trata de una persona natural del Baix Camp que, tras diversos tratamientos hospitalarios, ha perdido la vida a consecuencia de la Covid-19. Es el ejemplo de que el virus también golpea incluso a edades tempranas, aunque sea en una menor proporción. 

En lo que va de pandemia, en la provincia 10 personas menores de 40 años han muerto por los efectos del SARS-CoV-2. El balance se eleva a 25 si se amplía el foco para incluir a los menores de 50. El impacto del virus es mucho más suave en estos perfiles menos vulnerables, pero el altísimo número de contagios de este quinto envite del patógeno, inédito en toda la emergencia sanitaria, hace que, por estadística, una parte acabe necesitando ingreso hospitalario.

Cuatro de cada diez hospitalizados en la provincia tienen menos de 40 años

El perfil del paciente se ha reducido ostensiblemente. Un 38% de los nuevos inquilinos de camas de hospital en lo que va de mes en Tarragona tiene menos de 40 años. Otra estadística reveladora: seis de cada diez hospitalizados aún no habían cumplido los 50. 

«Estamos sufriendo la misma situación que el resto de Catalunya, aunque las velocidades varían en función de la región sanitaria. En la última semana se han doblado los ingresos de enfermos, hay un incremento claro de la presión asistencial», reconoce el doctor Òscar Ros, vocal de relaciones institucionales del Col·legi Oficial de Metges de Tarragona (COMT). 

Se duplican los ingresos

Los 106 ingresados actuales en la provincia (ayer se superó el umbral del centenar) son el doble de los que había hace una semana (53) y triplican los comunicados en los siete días previos (34), según los datos oficiales publicados por Salut. Esas ocupaciones están alejadas de las situaciones de colapso de otras olas, pero la tendencia de estos días es al alza, mientras la Primaria sí sigue saturada en su labor de diagnóstico. 

Prácticamente desde principios de este mes ya se produjo el vuelco, de forma que hay más pacientes de menos de 50 años hospitalizados que de más. Un 56% están por debajo de esa edad. Sin embargo, más allá de ese saldo numérico y de que los sanitarios vuelven a estar frente a las cuerdas por la situación, esta quinta ola tiene diferencias. «Las estancias de enfermos son más cortas en comparación con otros momentos.

"Este virus no perdona. Es igual de peligroso que siempre y hay gente joven que va a la UCI"

La intensidad no es tan grande, tanto en planta como en la UCI, y la evolución suele ser mejor, más positiva. Hablamos de un perfil de alrededor de 30 años, con menos comorbilidades, y en el que la intensidad de la enfermedad es menor. Hay menos patología asociada y eso es beneficioso», indica Ros, que aun así advierte con contundencia: «El virus tiene la misma peligrosidad de siempre pero ahora tenemos más herramientas. Tiene que quedar claro que hay gente joven que también va a la UCI, aunque en general evolucione bien. La enfermedad tiene el mismo aspecto que otras veces, con neumonías bilaterales muy extensas, que comprometen la función ventilatoria. El simple hecho de requerir una hospitalización ya quiere decir que te estás ahogando, que tienes una concentración baja de oxígeno. El virus no perdona». 

Niños ingresados

La estadística sanitaria muestra que incluso afecta a niños. En el Camp de Tarragona, ayer había dos personas de la franja de hasta nueve años, una menos que en los anteriores días. A pesar de eso, las complicaciones en esos casos son escasísimas. «Siempre ha habido algún niño ingresado, pero más por prevención. No suele haber problemas y la recuperación suele ser rápida en una inmensa mayoría de casos», añade Ros. 

"Requerir un ingreso ya significa que te ahogas y que tienes la función respiratoria comprometida"

Sí que se están dando ingresos entre personas inoculadas. «Era algo esperable, porque hay entre un 6 o un 7% de personas vacunadas pueden no responder a las dosis, pero incluso la intensidad de la enfermedad es menor. Las vacunas protegen al 100% de sufrir los efectos graves de la enfermedad y evitan muchos ingresos en la UCI», explica el doctor. 

Temas

Comentarios

Lea También