Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Sin consenso es difícil que la estación intermodal sea una realidad»

La Cambra de Barcelona apela a la necesidad de un acuerdo de mínimos en el que «todos crean que ganan»

Núria Riu

Whatsapp

El aeropuerto de Reus no ha sido relegado a aeródromo de segunda y aún está a tiempo de no perder la carrera para convertirse en cuarta pista de El Prat. Es la lectura que hace el director de Estudis d’Infraestructures de la Cambra de Comerç de Barcelona, Cristian Bardají, preguntado por la decisión del Ministerio de Fomento de construir un apeadero ferroviario en Girona. «Las inversiones anunciadas para El Prat permiten un recorrido de diez años. Tenemos que ver cómo evolucionará el mercado aéreo en todo este tiempo y si las compañías están dispuestas a pagar las tasas de Barcelona», describe. 

El hecho de que la Costa Daurada esté creciendo en cuanto a destino turístico, así como la actividad industrial de las comarcas del sur de Tarragona, son elementos clave para que «se genere una oferta aérea propia».

Desde Barcelona el plan estratégico que presentó el ministro de Fomento no se interpreta como desde aquí. «Que Girona tenga una estación a 500 metros quizás le da cierta ventaja, pero esto no es definitivo. Tampoco daría especial relevancia al anuncio», argumenta. En cambio, se muestra convencido de que puede haber un factor que haya sido decisivo en el momento de elegir la prioridad. «Allí hay un consenso territorial, mientras que en el Camp no. El problema no es ni de Madrid ni de la Generalitat. Si hubiera un acuerdo de mínimos, en el que todos los alcaldes creyeran que ganan algo, alguien se tomaría el tema por bandera», añade.

Pérdida de oportunidades
El futuro de la estación del AVE Camp de Tarragona y su conexión con las principales ciudades, el papel de la estación urbana de Tarragona y el debate sobre el desmantelamiento de la línea de la costa son algunos de los temas sobre los que no hay un acuerdo. Para el representante del ente cameral barcelonés «hay que empezar a hacer los deberes seriamente y hacer un esquema del Camp de Tarragona. Sin un consenso territorial es difícil que la estación intermodal o cualquier otro proyecto sea una realidad».

Vueling cuestiona el proyecto de la cuarta pista del aeropuerto de El Prat

Es el discurso que está empezando a cuajar también desde el territorio y al que incluso los alcaldes de las dos grandes ciudades, Tarragona y Reus, se han apuntado recientemente. De hecho, Josep Fèlix Ballesteros y Carles Pellicer ya han iniciado las primeras conversaciones en este sentido. Cristian Bardají considera que esta falta de un modelo es lo que «dificulta seguir avanzando, por lo que acaban perdiéndose oportunidades».

Ayer también habló sobre el plan estratégico de El Prat el presidente y consejero delegado de Vueling, Javier Sánchez-Prieto. El directivo de la aerolínea líder en El Prat considera que todavía queda margen para optimizar el uso de las pistas barcelonesas, cuya eficiencia está lejos de ser la ideal a causa de las restricciones por el ruido. La aerolínea prevé seguir creciendo en este aeropuerto. En concreto, Sánchez-Prieto lo cifró en un 11%, dado que en verano dispondrán de cuatro aviones nuevos.

Temas

Comentarios

Lea También