Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Territorio

Sin darnos cuenta, estamos rodeados de geometría

A través del Campus Extens de la URV las actividades de la Setmana de la Ciència llegan a todo el territorio

Sílvia Fornós

Whatsapp
El Teorema de Pitágoras fue uno de los conocimientos que se explicó durante la charla ‘La geometría de las cosas’ celebrada en La Pobla de Mafumet. FOTO: ALBA MARINÉ

El Teorema de Pitágoras fue uno de los conocimientos que se explicó durante la charla ‘La geometría de las cosas’ celebrada en La Pobla de Mafumet. FOTO: ALBA MARINÉ

«Me encanta la geometría de las cosas que son inmediatas». Con estas palabras el investigador del departamento de Ingeniería Informática y Matemáticas de la URV, Gerard Fortuny, esquematizaba lo que serían los próximos 90 minutos de la charla La geometría de las cosas, en el Casal Cultural de La Pobla de Mafumet. Un ejemplo de como la Setmana de la Ciència extiende, a través del Campus Extens de la URV, todo tipo de actividades y talleres para acercar la ciencia a todo el territorio del Camp de Tarragona y de las Terres de l’Ebre.

La charla empezó con una cuestión, en apariencia, básica. ¿Cuánto mide una hoja de papel DIN A4? Una primera respuesta fue 210x297 mm, refiriéndose al ancho y largo del papel, para después calcular que el grosor es de 0,106 mm. Hechos los cálculos, el siguiente reto fue precisar el grosor a medida que Gerard Fortuny iba doblando una hoja de papel. «Si fuese capaz de doblar esta hoja 51 veces seguidas, ¿cómo de alto creéis que sería, qué os dice vuestra intuición?», expuso el investigador.

Tras realizar varias operaciones, los asistentes llegaron a la conclusión de que el resultado era 238.690.780 kilómetros. «Para que os hagáis una idea, sería empezar a caminar ahora y rebasar el sol que está a unos 149,6 millones de kilómetros de distancia de la Tierra. Esta es la potencia de un DIN A4», explicó Gerard Fortuny, quien contó con el apoyo de algunos de los jóvenes que asistieron al encuentro.

Si bien, para el investigador «la intuición es muy importante en el mundo de la geometría y hay una parte que es innata, por lo que algunas personas tienen más capacidad para percibir conceptos geométricos que otras».

Este ejercicio fue el origen de una serie de prácticas que, en palabras del investigador, «explican cosas inmediatas que nos rodean y que a priori puede parecer que no tienen importancia pero, en el fondo, hay alguna explicación en la que la geometría interviene».

Teorema de Pitágoras

Para continuar, el investigador de Ingeniería Informática y Matemáticas de la URV sacó una cuerda con nudos y con la ayuda de tres voluntarios explicó el Teorema de Pitágoras, haciendo referencia a sus precedentes en Egipto. «Ya los egipcios utilizaban una cuerda con nudos para trazar un triángulo de lados 3, 4 y 5 unidades y medir los terrenos fértiles», explicó el investigador.

Después, hizo referencia al número de Oro (el número Áureo) también conocido como la divina proporción presente en el cuerpo humano. Resulta, y durante la charla quedó demostrado, que la proporción áurea está en todas partes porque si se divide la altura total de una persona entre la distancia del ombligo a los pies se obtiene el número áureo.

Siguiendo con los ejemplos de que la geometría está en muchos de los objetos que nos rodean, Gerard Fortuny sacó un bote con tres pelotas de tenis en su interior y lanzó la siguiente pregunta a los asistentes: «¿Qué es más largo, el perímetro del bote o la altura del bote?». «La respuesta es muy fácil: el perímetro es más alto que la altura del bote», desveló el investigador. Mientras, sacó un bote de patatas Pringles y reveló, con una patata en la mano, que «lo que tengo en la mano es un paraboloide hiperbólico, es decir, una superficie reglada con dos familias infinitas de rectas».

El investigador del departamento de Ingeniería Informática y Matemáticas de la URV, Gerard Fortuny. FOTO: Alba Mariné

Tras plantear cuántas judías blancas hay en un kilo de judías; explicar la teoría del matemático francés Évariste Galois con un juego de cartas de póquer y realizar un experimento muy sencillo con un espejo y un rotulador (para demostrar que la imagen del rostro en un espejo siempre será la mitad que la de su imagen real), en la recta final de la charla La geometría de las cosas, Gerard Fortuny explicó el Punto de Fermat, inventado por Pierre Fermat un jurista y matemático francés.

«¿Cuál es la mejor manera de unir tres puntos? Por ejemplo, imaginaos que queremos construir una carretera entre Reus, La Pobla de Mafumet y Tarragona», interpeló el investigador. Esta vez, con una cuerda de paracaidismo Gerard Fortuny demostró que «el Punto de Fermat es el punto que minimiza la distancia entre tres puntos, que curiosamente si midiese este ángulo veríamos que mide 120º». Razonamiento que las abejas también aplican, de forma natural, al construir sus colmenas. Una evidencia más de que estamos, sin darnos cuenta, rodeados de geometría.

La ciencia por el territorio

Como esta charla, durante la Setmana de la Ciència, a través del Campus Extens de la Universitat Rovira i Virgili, se han llevado a cabo todo tipo de actividades y experiencias en 13 sedes del Campus Extens, como por ejemplo en La Sénia con el taller Ciencia en Familia impartido por el investigador de la URV Laureano Jiménez, y también en la sede de Bonavista y el taller titulado El ADN del chocolate, con la investigadora Cristina Domènech.

En el Campus Extens de La Sénia se celebró el taller ‘Ciencia en Familia’ con el investigador de la URV Laureano Jiménez . FOTO: URV

El Campus Extens de la URV es un proyecto estratégico que refuerza la misión territorial de la universidad. Es a través de una red de antenas del conocimiento que se despliega la ciencia y cada sede cuenta con un responsable que conoce el tejido social y económico del entorno. Además, el proyecto cuenta con la colaboración de los ayuntamientos, el apoyo económico de la Diputació de Tarragona y la colaboración del Institut Ramon Muntaner. Entre todos se consigue que la ciencia no tenga fronteras.

Temas

Comentarios

Lea También