Solo el 1% de los vehículos en TGN son eléctricos o híbridos

En la ciudad apenas hay matriculados 800 vehículos enchufables. Hay ocho puntos de recarga gestionados por el municipio y algunos barrios como SP i SP no tienen ninguno

NORIÁN MUÑOZ

Whatsapp
Uno de los puntos de recarga en Vidal i Barraquer. FOTO: PERE FERRÉ

Uno de los puntos de recarga en Vidal i Barraquer. FOTO: PERE FERRÉ

En la ciudad hay unos 85.500 vehículos matriculados. De ellos, apenas 800 son híbridos o eléctricos (el 0,93%). Igual que en el conjunto de España, el parque de estos vehículos es muy minoritario y sí, crece, pero a un ritmo muy por debajo de lo esperado.

Los datos municipales dicen que en los últimos años se han matriculado unos 1.500 vehículos anualmente en la ciudad, y se han recibido, de media, 150 (el 10%) de solicitudes de bonificación para el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (estos coches pagan la mitad de impuestos municipales). Lo que habla de que, poco a poco, el número de vehículos respetuosos con el medioambiente va en aumento.

En el conjunto de la provincia de Tarragona el número de este tipo de vehículos también crece pese a la crisis, aunque su presencia sigue siendo escasa. Así, por ejemplo, según los datos de Anfac, Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, en febrero de este año aquí se matricularon 184 vehículos híbridos (turismos, todoterrenos, comerciales, autobuses y cuadriciclos). Fueron 37 más que en el año anterior. Se matricularon, además, 39 vehículos exclusivamente eléctricos, dos más que el año anterior.

De cara al futuro inmediato nada parece augurar que los enchufables colonicen nuestras calles. Las previsiones de los concesionarios señalan que, en los próximos años, como no haya un cambio en las políticas públicas, estos vehículos seguirán siendo minoritarios. Así lo reconoce Emili Beltrán, secretario general de la Associació Empresarial de Tallers de Reparació i Venedors d’Elements d’Automoció, Astave.

Señala que las previsiones de la patronal del sector, tanto en el conjunto de España en general como en Catalunya en particular, es que no se llegará a los 250.000 vehículos eléctricos en España en 2023 que calcula el Gobierno central.

La barrera del precio

Pero, ¿por qué el coche eléctrico no termina de despegar? El precio es, sin duda, uno de los determinantes. Lluís Milián Carbó, tarraconense y presidente de la Associació Prensa Motor de Catalunya, reconoce que esta es una de las principales barreras y la ciudad de Tarragona, obviamente, no es diferente en este sentido.

Otro de los inconvenientes es la autonomía. Y pone el ejemplo habitual de alguien que deba ir y venir de Barcelona en el día sin repostar. La mayoría de los coches eléctricos de la gama media, en la práctica, irían ‘justos’ para hacer este trayecto si además se pone, por ejemplo, el aire acondicionado o la calefacción. Eso obligaría a optar por un coche de una gama superior. En su opinión para hacer que este mercado despegue sería necesario una política de ayudas económicas.

Pero, sin duda, si algo complica la decisión de pasarse a un vehículo eléctrico es la falta de suficientes puntos de recarga. De hecho, señala, algunas marcas ahora están optando por poner el cargador gratis en casa cuando se compra el vehículo.

Pocos puntos de recarga

Actualmente en la ciudad hay ocho puntos de recarga públicos. Hay dos de carga rápida en la Plaça Imperial Tàrraco y en La Arrabassada con una tarifa de 0,10 cent/min (en media hora se hace una carga para unos 100 km). Los gestiona Aparcaments Municipals de Tarragona.

Hay, además, otras seis estaciones de acceso público de recarga semirrápida (dos de ellas en los parkings municipales de Saavedra y Joan XXIII) con una tarifa de 0,03 cent/min donde se necesita una hora para cargar los mismos 100 km.

La aplicación Electromaps, una de las más populares, especializada en ubicar puntos de recarga, muestra que en la ciudad además hay cargadores en otros establecimientos como tiendas, concesionarios de coches, el Hotel Tarraco Park o el Cámping las Salinas. En la mayoría de los casos son un servicio adicional para sus clientes.

No obstante, basta ver el mapa de Tarragona para darse cuenta de que hay amplias zonas de la ciudad donde no hay ni un solo cargador, como por ejemplo los barrios de Sant Pere i Sant Pau y Sant Salvador.

Prestar el cargador de casa

Pero, además de los puntos públicos de carga, también hay particulares que ofrecen sus propios enchufes a otros conductores en caso de necesidad. Es justamente lo que hace Víctor Hernández, dueño de un coche eléctrico desde 2016 y defensor convencido de esta forma de movilidad. Es, además, subdelegado en Tarragona de la Asociación de Usuarios de Vehículos Eléctricos, AUVE.

Cuenta que en un principio le costaba tanto encontrar dónde cargar su vehículo que decidió poner su cargador a disposición de otros usuarios de manera gratuita. Su cargador, de hecho, es el único de un particular que aparece en la ciudad en el mapa de Electromaps. Cuando le han llamado, se ha tratado de conductores que no llegaban al siguiente cargador público.

En su opinión en Tarragona comenzamos tarde a instalar puntos de recarga públicos y todavía no nos hemos puesto a la altura de otras ciudades. «Basta con ver el ejemplo de Reus, que está al lado», explica.

En la ciudad vecina, de hecho, solo la red pública que gestiona Reus Mobilitat i Serveis ofrece 14 estaciones y puede dar servicio simultáneo a 32 vehículos. En los parkings municipales los coches eléctricos, además de cargar gratis, como aquí, tienen un 50% de descuento.

En su opinión la falta de puntos de recarga, sobre todo rápidos y en superficie, es algo que no ayuda a que quienes están pensando en adquirir un coche eléctrico den el paso. Cuenta, de hecho, que cuando carga en la calle es frecuente que se acerquen personas a preguntarle por las características del coche y si hay suficientes sitios para cargar. «Lo que no ves no lo deseas», se lamenta.

Temas

Comentarios

Lea También