Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Somos conscientes de que vamos a contrarreloj»

Entrevista con Gerard Martí Figueras, Secretari General de l’Esport de la Generalitat de Catalunya

Carla Pomerol

Whatsapp
Gerard Martí Figueras estuvo ayer en Tarragona. FOTO: lluis milián

Gerard Martí Figueras estuvo ayer en Tarragona. FOTO: lluis milián

Primera pregunta obligatoria. ¿Cuándo se adjudicará la cuarta fase del Palau d’Esports?

Se está tramitando. La situación política ha ralentizado el proceso, pero hace una semana que la Generalitat ya entregó toda la documentación e informes que nos pedía el Estado. Ahora debemos esperar que se autorice la gestión y, entonces, Infraestructures.cat –la empresa de obra pública de la Generalitat–, adjudicará las obras de la cuarta fase del Palau d’Esports.

¿Quién tiene la pelota en el tejado ahora?

El Consejo de Ministros es quien debe aprobar el acuerdo para tirar hacia delante la adjudicación. Nosotros ya hemos hecho el trabajo.

¿En una situación normal, esto sería diferente?

Por supuesto. Desde el pasado 15 de septiembre, las finanzas de la Generalitat están intervenidas. Nuestra intención era hacer el acuerdo de Govern después del verano. Pero con la intervención de la economía y la aplicación del artículo 155, ya no es la Generalitat quien debe tomar el acuerdo.

¿Cómo es la relación entre la Generalitat y el Consejo Superior de Deportes?

A pesar de la situación política, con el presidente Puigdemont en el exilio y el conseller en prisión, la relación con el Consejo es fluida y productiva. A diario intercambiamos información. 

¿Cuál es su percepción respecto al futuro de la cuarta fase del Palau?

Que pronto darán luz verde y podremos adjudicar. 

¿Se plantean unos Juegos Mediterráneos sin el Palau d’Esports?

No. El 95% del equipamiento está hecho, lo que falta son los complementos, como la pavimentación, una parte de las gradas, los marcadores electrónicos, la climatización y los vestuarios. El Palau tiene un coste total de 18 millones y medio de euros. Será la instalación deportiva más moderna y potente que ha llevado a cabo la Secretaria General de l’Esport en los últimos cinco años. Será un equipamiento de primer nivel. La inversión pendiente es de 2,4 millones de euros.

¿Cree que se llegará a tiempo?

No nos sobrará ni un minuto. 

¿Están preocupados?

Sí. Somos conscientes que vamos a contrarreloj. La situación política ha provocado que la tramitación sea más lenta.

 La adjudicación de la cuarta fase del Palau d’Esports del Anillo Mediterráneo depende de la aprobación del Consejo de Ministros

¿Tiene alguna cosa a ver el retraso de la adjudicación de esta cuarta fase con que el Ayuntamiento de Tarragona no haya apoyado al Govern en estos últimos meses?

Rotundamente no. Sabemos que hay una situación política complicada, pero desde la Secretaria General de l’Esport respetamos las opiniones de cada uno. Los Juegos Mediterráneos son un proyecto que trasciende la ciudad. Proyectará la imagen de Catalunya al mundo como organizador deportivo. El prestigio que ganamos con Barcelona 92, no lo vamos a perder.

¿La Generalitat está comprometida con estos Juegos Mediterráneos?

Está más que demostrado. El Govern ha invertido en el Palau d’Esports. Pero además, ha dado un millón y medio a la Fundació Tarragona 2018 para su funcionamiento y ha asumido el coste del estudio para saber cómo gestionar la Anilla Mediterránea, una vez finalicen los Juegos. Y ya no hablemos del complejo Sant Jordi. Somos los principales portadores de recursos. Si los Juegos fueran una empresa, seríamos el accionista mayoritario. Desde el primer día, nuestro compromiso es indudable. Reivindicamos nuestro papel.

Habla de la gestión de la Anilla.

Es que es muy importante. Se ha hecho una obra pensando en la demarcación. Una obra al servicio de los clubs, las federaciones y de la ciudadanía. De hecho, Barcelona 92 aún es un ejemplo por el legado que dejó. 

¿La Generalitat tiene previsto gestionar de manera directa el Palau d’Esports?

La previsión es poder gestionar la Anilla Mediterránia en su conjunto. Ya veremos si de forma directa desde las instituciones o a través de un partner especialista en gestión de equipamientos deportivos. No descartamos nada, pero no soy partidario de que la administración sea quien lo haga.

¿Cómo valora la actuación del Estado respecto a los Juegos?

No se puede esconder el aplazamiento. Fue una cosa inaudita, provocada por uno de los portadores de recursos económicos, que no llegó a tiempo. También debo decir que, desde el cambio en la presidencia del Consejo Superior de Deportes, la voluntad es absoluta. Se han preocupado para encontrar los recursos. En tiempo de descuento, pero están. Más allá del diferente color político de las administraciones involucradas, hemos sabido dejar al margen la ideología para conseguir que el acontecimiento deportivo salga bien. Ésta es una de las virtudes del deporte.

Temas

Comentarios

Lea También