Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

´Somos la lejía que necesita TGN´

Casi 400 personas llenaron ayer la Sala Eutyches del Palau Firal en el acto central del partido anticapitalista. El pasado sábado, ERC no logró llenar, ni de lejos, el mismo recinto
Whatsapp
La candidata Laia Estrada, ayer, junto al diputado David Fernández instantes antes del inicio del acto central de campaña de la CUP. Foto: Lluís Milián

La candidata Laia Estrada, ayer, junto al diputado David Fernández instantes antes del inicio del acto central de campaña de la CUP. Foto: Lluís Milián

Baño de optimismo el que se dio ayer por la noche la Candidatura d’Unitat Popular (CUP) de cara a las elecciones municipales de este próximo domingo. La formación independentista llenó la Sala Eutyches del Palau Firal i de Congressos, en un acto central de campaña que contó con la participación del popular diputado David Fernández, así como con la asistencia de casi 400 personas.

Se trata, sin lugar a dudas, de una cifra nada despreciable ya que, sin ir más lejos, el pasado sábado Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) no logró llenar –ni de lejos– el mismo recinto. Es cierto que los republicanos no llevaron a su primer espada (Oriol Junqueras), sino que vino la número ‘2’ del partido (Marta Rovira), pero lo constatable es que la afluencia de personas de ayer por la noche fue prácticamente el doble que la del pasado sábado por la tarde.

Asimismo, y en el particular ránking de asistencia, el evento de ayer se convierte en el cuarto que más público ha reunido en lo que llevamos de campaña electoral, sólo superado por Ciudadanos (900 personas en la sala grande del Palau Firal con Albert Rivera), PSC(800 en el Moll de Costa sólo con Ballesteros) y PP(700 en el pabellón del Serrallo con Rajoy y Sánchez Camacho) y por encima de ERC (200 en la Sala Eutyches con Marta Rovira), CiU (200 en la Plaça de les Cols con Artur Mas) e ICV(ni un centenar en Bonavista con Cayo Lara).

 

‘Un vuelco histórico’

Lo cierto es que, según las encuestas publicadas, la formación independentista cuenta –por primera vez en la historia– con serias opciones de entrar en el Ayuntamiento de Tarragona, ya que podría superar el 5% de los votos mínimos, que todo hace prever que sean, aproximadamente, unos 2.500. En 2011 –sin estar presentes en las instituciones– se quedaron en 1.099 y, en las parlamentarias de 2012, superaron los 1.800.

Ahora, sin embargo, nadie se atreve a descartar a los anticapitalistas. Y esto se debe, en parte, al hecho de que no se ha confeccionado el frente de izquierdas entre Guanyem, Podemos y Procés Constituent, así como al trabajo que la CUP ha llevado a cabo en el Ayuntamiento de Reus y, sobre todo, en el Parlament de Catalunya, donde David Fernández es –según la mayoría de sondeos realizados– el político mejor valorado del arco parlamentario catalán.

Ayer, Fernández fue el invitado estrella del acto. Sobrio en la forma y contundente en el fondo, el líder cupero tiró de manual y denunció el «binomio» entre «capitalismo y patriarcado» de un «país que no es normal» y criticó, asimismo, «los 5.300 millones de euros de recortes» que ha impulsado el gobierno de Artur Mas (CiU) desde que gobierna en la Generalitat desde finales de 2010. «Con este dinero se han cerrado quirófanos y escuelas y se quiere privatizar la sanidad pública» lamentó un Fernández que recordó que «estos millones son sólo una tercera parte del fraude fiscal de las grandes fortunas catalanas».

A juicio del líder de la CUP, las elecciones del domingo «son importantes porque los municipios son la primera trinchera del país que queremos lograr». Según él, la hipotética presencia de la CUP «permitirá lograr un vuelco histórico» en las corporaciones y «continuar la lucha en las calles de los movimientos sociales y de las clases populares».

Fernández instó a utilizar las elecciones del domingo como unas primarias de cara a las plebiscitarias de septiembre «para mostrar la resistencia contra un Estado que nos niega como pueblo, que persigue esteladas, que secuestra urnas y que nos impide decidir el futuro».

 

‘No nos temblará el pulso’

En la misma línea se expresó la candidata de la CUP, Laia Estrada. Incisiva y sin dudas, la alcaldable independentista dejó claro que el partido anticapitalista «es la lejía que necesita el Consistorio para luchar contra la corrupción y la falta de transparencia» que considera que se ha producido en la Plaça de la Font.

«No nos temblará el pulso para pedir responsabilidades por los sobrecostes de las obras públicas. Sin estar en el Saló de Plens ya hemos llevado cinco casos ante la Fiscalía», recordó Laia Estrada, quien anunció su objetivo de «remunicipalizar servicios públicos como son el agua o las Llars d’Infants que ahora están en manos de Florentino Pérez», así como de «realizar un informe sobre la calidad del aire del polígono sur».

La candidata remarcó que su programa incluye «subir los impuestos a los que más tienen y bajarlos a la clase trabajadora» y elaborar «un Plan Local contra la Pobreza y fomentar la movilidad a pie y en bicicleta», así como «bajar la tarifa del autobús municipal para que el transporte público no tenga sólo un objetivo recaudatorio».

La cabeza de lista de la CUP mostró su oposición a los Juegos del Mediterráneo de 2017, ya que «a pocos metros de donde se construirá la Anella Mediterrània hay escuelas en barracones». Según la candidata cupera, «la prioridad debería ser reformar los edificios públicos que se caen, mejorar las Llars d’Infants o apostar por la gente mayor».

Estrada enfatizó que su partido «quiere la independencia de Catalunya para cambiarlo todo» y considera que, para lograr la secesión, «debemos convencer a las personas que no están convencidas de la soberanía, pero que sí que nos apoyan en la lucha social», afirmó instantes antes de cantar Els Segadors, un hecho que no se había producido ni en los mítines de CiU y ni de ERC.

Temas

  • Municipals 2015

Comentarios

Lea También