Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Suriol: 'Los diputados harán poco lobby en beneficio de Tarragona'

El presidente de la Cambra de Tarragona es pesimista. Sus colegas de Reus y Tortosa alertan contra la incertidumbre por la falta de pacto. El de Valls dice no 'entender' a España

Xavier Fernández

Whatsapp
Los seis diputados por Tarragona. De izquierda a derecha, Jordi Roca (PP, cuarto más votado), Ferran Bel (CDC, quinto), Jordi Salvador (ERC, segun-do), Fèlix Alonso (En Comú Podem, ganador de las elecciones), Joan Ruiz (PSC, tercero)

Los seis diputados por Tarragona. De izquierda a derecha, Jordi Roca (PP, cuarto más votado), Ferran Bel (CDC, quinto), Jordi Salvador (ERC, segun-do), Fèlix Alonso (En Comú Podem, ganador de las elecciones), Joan Ruiz (PSC, tercero)

Viene de: Los agentes económicos de Tarragona piden un Gobierno rápido que dé estabilidad

Los presidentes de las cuatro cámaras de comercio de la demarcación se mueven entre la incomprensión por una nueva victoria del PP, la tristeza ante el futuro que se nos avecina y los ya tradicionales llamamientos a la responsabilidad de los políticos.

El responsable de la Cambra reusense, Isaac Sanromà, advierte que «al ciudadano ya no se le puede pedir más después de ir votar dos veces en sólo seis meses. Es la hora de los políticos y de la política. Necesitamos un gobierno fuerte y estable. Y hay que pedir responsabilidad a los cargos electos para que sean capaces de encontrar los puntos de acuerdo que permitan generar este escenario que es tan importante a la hora de garantizar la competitividad de nuestras empresas».

‘Hay demasiado en juego’

Sanromà es claro: «Pedimos una negociación ágil, rápida y efectiva, alejada de cualquier tacticismo político y que priorice el interés general, el de todos. Después de estos meses llenos de incertidumbres, hay demasiadas cosas en juego y hay que tomar decisiones cuanto antes. Y por eso es necesario que todos los partidos, desde el primero hasta el último, sean generosos en la negociación y en los acuerdos».

Su homólogo de laCambra de Tortosa, José María Chavarría, alerta que «a la incertidumbre política por la falta de gobierno en España, se añade el Brexit. Es una bomba de relojería porque pone en cuestión la unidad europea. Los políticos deberían tener más capacidad de reacción».

Como Sanromà, Chavarría cree que «todos los partidos deben ceder en pro de la estabilidad del país». ¿Y si no son capaces de ver más allá de sus intereses partidarios? «Que dimitan. Que venga gente nueva. En otros países europeos sí que son capaces de dejar de lado sus personalismos. Ya tenemos suficientes problemas para que los políticos generen más», responde.

Su postura personal –no la oficial de laCambra, aclara Chavarría– es que debería ser Mariano Rajoy quien intentase ser investido. «El PP ha aumentado 14 escaños y los otros (PSOE y Ciudadanos) han bajado 13. Las matemáticas no fallan».

También «a nivel personal» se pronuncia el responsable de la Cambra de Comerç de Valls, Marcel·lí Morera: «No entiendo a España, la verdad. El partido más corrupto es que el que saca más votos. Es como si todos quisieran ser más corruptos que nadie. Es ilógico. Con todo lo que ha pasado (en alusión al escándalo de las conversaciones entre el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el ya exdirector de la Oficina Antifrau, Daniel de Alfonso), nadie dimite. Es vergonzoso seguir en un país así».

‘No saben administrarse’

Morera sigue en un tono contundente: «Nos acusaron a los catalanes de ser un desastre. Pues más desastre son ellos. No se saben administrar. La única manera de que las cosas fueran adelante es que Rajoy se fuese, pero no se quiere ir».

Para el presidente de la Cambra de Valls, los empresarios ya dan por amortizada la crisis política española: «No hay inquietud. No recibimos nada de Madrid. Por tanto los empresarios catalanes ya son conscientes de que han de trabajar con sus propias herramientas y no pueden confiar en España. No arreglarán nada. Sólo nos llegan las migajas mande quien mande», sostiene.

Partidario de la independencia, Morera presume de que «las inversiones extranjeras llegan, digan lo que digan ciertos diarios. Sólo hay cuatro empresarios contrarios a lo que sucede aquí (el proceso soberanista)».

Como ejemplos del «abandono» del Estado español hacia Tarragona, Morera cita la A-27 y el Corredor del Mediterrani, dos agravios que también enumera el presidente de la Cambra de Comerç de Tarragona, Andreu Suriol.

«Las elecciones del 26 de junio han dejado un escenario de ‘más de lo mismo’ y no parece que haya otra solución que un gobierno en minoría del PP», apunta Suriol, antes de preguntarse qué repercusiones reales tendrá esta «cuestión política».

Suriol responde en un tono profundamente pesimista: «El Ministerio de Fomento seguirá con su homogeneización de todo el país, el Ministerio de Industria seguirá entregado a las eléctricas, el Senado seguirá siendo monocolor (del PP) y pasará por el cepillo cualquier iniciativa que pudiera surgir del Congreso y será imposible que se convierta en una Cámara autonómica y el Corredor del Mediterrani seguirá sin ser prioritario, algo que ya no se puede soportar más».

‘Ahora nos toca sufrir’

Continúa Suriol: «Es imprescindible que alguien haga una política de infraestructuras coherente. Pero eso es una entelequia porque (el gobierno del PP) sólo piensa en unir todo con Madrid a través del AVE. Esa es una concepción centralista, anticuada, rústica y chauvinista. Pero la economía es tozuda y no quiere que todo pase por Madrid sino también por los lugares donde se hacen negocios, hay puertos, agricultura intensiva...».

A todos esos pésimos augurios, se une la poca confianza de Suriol en los representantes de Tarragona: «Los políticos provinciales harán poco lobby en beneficio de Tarragona», lamenta, antes de concluir con un escueto: «Ahora nos toca sufrir».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También