Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Suspenden el juicio contra un padre acusado de abusar de la hija y de una amiga en TGN

El hombre se enfrenta a 22 años de prisión por cinco delitos de abuso sexual

ACN

Whatsapp
FOTO: ACN

FOTO: ACN

La Audiencia de Tarragona ha aplazado hasta el 4 de abril el juicio contra un hombre que está acusado de abusar sexualmente de su hija y de una amiga de esta a Tarragona.

Este jueves, la fiscalía ha pedido ampliar la prueba testifical con cuatro psicólogos y un testigo. El tribunal lo ha aceptado y ha acordado suspender la vista por para garantizar el derecho de defensa del hombre. Según el ministerio público, el acusado habría abusado sexualmente de su hija al menos cuatro veces, desde que tenía unos cinco años, y en una ocasión también habría hecho tocamientos a una amiga de la menor.

En conjunto, la fiscalía pide 22 años de prisión por cinco delitos de abuso sexual, uno de los cuales con acceso carnal.

El primer caso pasó en el domicilio familiar entre los años 2002 o 2003, cuando la hija tenía cinco o seis años. Según la fiscalía, el procesado se puso en la cama de la menor, bajo el pretexto de que esta tenía miedo, él le pasó la mano por la nuca, se puso a la menor encima suyo y, desnudo, refregó el pene por todo el cuerpo de la hija.

La segunda situación se produjo en una autocaravana en Tarragona en el mes de diciembre del 2009 donde había el acusado y sus dos hijas. Allá, según la fiscalía, empezó a tocar las nalgas y los genitales de la víctima por encima la ropa.

Entre enero y febrero del 2010, el procesado empezó a hacer cosquillas a la víctima y empezó a sacarle la ropa. A pesar de que la chica le pedía que parara, el padre le dio un beso en la boca, le bajó el pantalón, le tocó las nalgas y le introdujo los dedos en la vagina. El episodio pasó en el domicilio familiar cuando el acusado, que ya no residía, se encontraba cuidando de las hijas porque la madre estaba en el hospital. 

El último caso que se lleva a juicio se sitúa en 2014, cuando la menor tenía 17 años y estaba en casa con una amiga. Según el ministerio público, el acusado dijo a las menores “que estaban muy buenas y que bailaran con él”. Más tarde, al despedirse, les tocó el culo y los genitales a las dos.

Según la fiscalía, los hechos constituyen cuatro delitos de abuso sexual por los cuales solicita tres años de prisión para cada uno, y un delito de abuso sexual con acceso carnal por el que pide diez años de privación de libertad. En los episodios relacionados con la hija, que actualmente tiene 21 años, concurre la circunstancia agravando de parentesco, según el fiscal.

El ministerio público también pide que el hombre, de 64 años, no se pueda acercar a la hija a menos de 500 metros ni comunicarse con ella durante 30 años, y que le pague 5.000 euros por los daños morales. En cuanto a la otra víctima, pide cinco años de alejamiento y una indemnización de 1.000 euros.

Temas

Comentarios

Lea También