Tarragona Comercio

TGN empieza a delimitar sus Áreas de Promoción Económica Urbanas

El Ayuntamiento ha encargado un estudio para determinar cuáles son las zonas más aptas para constituirse como APEU

CARLA POMEROL

Whatsapp
El entorno de la Plaça Corsini podría generar en un futuro un APEU. FOTO: PERE FERRÉ

El entorno de la Plaça Corsini podría generar en un futuro un APEU. FOTO: PERE FERRÉ

Tarragona ya ha dado el primer paso de lo que debe ser el futuro comercial de la ciudad. Lo ha hecho pidiendo una subvención a la Generalitat, que le permitirá llevar a cabo un estudio sobre cuáles son las zonas comerciales más aptas para poder configurarse en una Àrea de Promoció Econòmica Urbana, lo que se conoce como APEU. Se trata de aquellas zonas geográficas delimitadas donde el tejido comercial y la administración local trabajan, de forma conjunta, para promover y dinamizar el lugar. Para poder llevarlo a cabo, es imprescindible crear una entidad públicoprovada que se encarga de gestionar la zona a través de un plan de acción. Poner en marcha los APEU no es cosa ni fácil ni rápida. Pese a ello, el concejal de Comerç, Dídac Nadal, tiene claro que este es el modelo que debe seguir la ciudad.

La subvención recibida ha sido de aproximadamente 18.000 euros, y ha permitido encargar el estudio a la empresa Focalizza. «Es una manera de empezar a trabajar en esta línea, una especie de pistoletazo de salida», explica Nadal, quien quiere tener encima de la mesa una propuesta de aquellas zonas que pueden delimitarse y autogestionarse.

El Ayuntamiento y el sector comercial de la ciudad es consciente de lo compleja que es la tramitación de un APEU. Para empezar, la iniciativa debe ser privada y deben apoyarla un 25% de los titulares de las actividades que se realicen en la zona delimitada. El colectivo debe presentar una propuesta al Ayuntamiento que debe ser aprobada, como mínimo, por el 50% de los titulares. El plan pasará por el pleno municipal y seguirá el procedimiento habitual de aprobación inicial, alegaciones y aprobación definitiva.

Otras de las características de los APEU son que la financiación se obtiene a través de unas cuotas obligatorias para todos los locales que se encuentran en la zona delimitada y que el proyecto debe ser planificado a 3 o 5 años vista. «Estamos hablando de una tramitación larga y compleja, que podría ver la luz medio plazo. Mientras tanto, podemos hacer una especie de adaptación», comenta Nadal, quien añade que «creemos que ahora no es momento de ir exigiendo cuotas, teniendo en cuenta la situación de postpandemia».

«Debe ser iniciativa privada»

A Florenci Nieto, presidente de Pimec Comerç Tarragona, le sorprende que sea la administración local la que encargue un estudio para ver dónde es más conveniente montar un APEU. «Debe ser una entidad privada quien lo promueva, no el propio Ayuntamiento», opina Nieto, quien se muestra convencido de que Tarragona «está completamente capacitada para hacerlo. Este modelo es garantía de éxito».

Según Nieto, Reus tiene mucho más avanzado el proyecto de los APEU con lo que se conoce, por ejemplo, como el Tomb de Reus. «Desde Pimec Comerç intentamos colaborar con todas las ciudades que quieran tirar adelante esta iniciativa», acaba Nieto.

Temas

Comentarios

Lea También