Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

TGN estudia que las tiendas abran en domingo para no perder cruceros

La mayoría de buques de este verano han llegado a la ciudad en domingo, y los cruceristas lamentan no poder ir de compras
Whatsapp
Tarragona ha recibido este verano a más de 10.000 cruceristas. Hoy llega el mayor de todos, el Costa Favolosa (unos 3.200 pasajeros).  Foto: Lluís Milián

Tarragona ha recibido este verano a más de 10.000 cruceristas. Hoy llega el mayor de todos, el Costa Favolosa (unos 3.200 pasajeros). Foto: Lluís Milián

La posibilidad de que Tarragona solicite a la Generalitat la ampliación de la zona considerada turística a efectos comerciales –lo que, entre otras particularidades normativas, permite a los comercios abrir los domingos y festivos– vuelve a estar sobre la mesa. En la actualidad lo es sólo la Part Alta, pero en más de una ocasión se había planteado ya la posibilidad de que otros barrios, fundamentalmente la Rambla Nova y las calles comerciales adyacentes, pudieran estar sujetas también a una regulación similar. Ahora parece todavía más factible, después de que así lo hayan pedido las compañías de cruceros.

Ha dado la coincidencia de que la mayoría de los que han llegado a la ciudad este verano lo han hecho en domingo –hoy llega el sexto y más grande de todos, el Costa Favolosa, también en domingo– y, según asegura el sector, buena parte de los pasajeros echan en falta poder ir de compras.

 

‘Los enviamos a Salou’

«Los cruceristas preguntan mucho por las tiendas de Tarragona, y les tenemos que aclarar que, como es domingo, está cerrado. A los que quieren ir de compras los enviamos a Salou, porque al ser municipio turístico allí está todo abierto», explicaba hace unas semanas, en declaraciones a la Agència Catalana de Notícies, Maria Carmina Pallarès, de la compañía TUI, quien añadía:«En el casco antiguo de Tarragona también hay comercios abiertos, pero son más bien pequeñas tiendas, en muchos casos de artículos turísticos», cuando lo que a menudo busca el crucerista son grandes marcas y cadenas.

«Esa es la parte mala», reconocía Pallarès, en contraposición con el resto de factores –todos favorables– que para las compañías supone Tarragona como destino. Por ello, las empresas presionan para que la ciudad amplíe la declaración de municipio turístico a la zona centro. «Animamos a las administraciones a que se replanteen la posibilidad de abrir los grandes centros comerciales porque la mayoría de cruceristas que deciden visitar el territorio por su cuenta quieren ir de tiendas y preguntan muchas veces por las marcas españolas».

La declaración de municipio turístico debe solicitarla el pleno del Ayuntamiento y debe ser aprobada por la Direcció General de Comerç de la Generalitat. Puede declararse la totalidad de un municipio o bien una zona específica –como la Part Alta en Tarragona–, y puede adoptarse para todo el año o para periodos concretos –muchos municipios de costa son turísticos sólo en verano–. En el caso de los cruceros, lo previsible es que la ampliación se ciña al eje de la Rambla Nova, desde el Balcó del Mediterrani hasta El Corte Inglés, y a zonas adyacentes muy concretas –por ejemplo, la zona peatonal de Comte de Rius, August y Sant Agustí, o el entorno del Mercat Central–. Y, a nivel temporal –sobre todo si el motivo esgrimido son los cruceros– sólo durante el verano. Se trata, en todo caso, de concreciones que deberían acordar en su caso Ayuntamiento y Generalitat.

En este sentido, la concejal de Comerç, Elvira Ferrando, admite que el consistorio se ha puesto en marcha para estudiar el asunto:«Tenemos conversaciones con Pimec, con el Port y con la Cambra. La temporada de cruceros ha ido muy bien, pero sólo tenemos una zona turística implantada y estamos empezando a hablar para ver si merece la pena tomar alguna decisión», reconoce la edil, y añade:«Hay que pensarlo bien, tener claro qué tipo de comercio quieren los cruceristas... Porque a lo mejor tú abres una zona y ellos querían otra... Y, desde luego, que lo que hagamos sea de acuerdo con los comerciantes».

 

Soluciones alternativas

Ferrando se muestra cauta también a la hora de valorar las supuestas quejas de cruceristas por no haber podido ir de compras. «Tenemos que valorar cuántos han sido los que lo han echado de menos. Y también hay que tener en cuenta que no es lo mismo el pequeño comercio que el gran almacén. Por eso, ahora mismo todo está sobre la mesa y debemos empezar a estructurarlo». Una de las opciones que plantea la concejal, y que el comercio no ve con malos ojos, es «aprovechar que actualmente ya hay dos festivos de apertura comercial que puede elegir el municipio e intentrar hacerlo coincidir».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También