Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

TGN gestionará las vías estatales si Madrid hace la Rambla de Llevant

El Ayuntamiento exige a Fomento que reforme el tramo de la N-340 hasta La Móra para asumir todas las carreteras del Estado
Whatsapp
Imagen de la pasada semana del tramo de la N-340 que discurre entre la urbanización de La Móra y el centro de la ciudad de Tarragona. Foto: Lluís Milián

Imagen de la pasada semana del tramo de la N-340 que discurre entre la urbanización de La Móra y el centro de la ciudad de Tarragona. Foto: Lluís Milián

El Ayuntamiento de Tarragona asumirá la gestión de todas las carreteras estatales que discurren por su término municipal si el Gobierno Central construye la tan deseada Rambla de Llevant. Así lo anunció esta semana al Diari el alcalde Josep Fèlix Ballesteros (PSC), quien aseguró que, en breve, pondrá esta última oferta sobre la mesa del Ejecutivo central. «Estamos dispuestos a quedarnos todas las vías del Estado que pasan por la ciudad sólo a cambio de que el Gobierno nos arregle la Via Augusta entre La Móra y el centro». Así de claro se mostró el máximo representante municipal en declaraciones a este periódico. El líder socialista aseguró que su propuesta «es muy generosa», ya que la actuación solicitada contemplaría que este tramo «contará con una acera, mejor alumbrado y un carril bici».

A juicio del alcalde, Madrid «tendrá pocos motivos para no aceptar este ofrecimiento», ya que «se ahorrarán el mantenimiento anual de las vías», que es de 1,2 millones de euros, a la vez que remarcó que «no tendrán ni que hacer ni el proyecto, ya que éste ya lo han confeccionado los técnicos del Consistorio».

Ballesteros afirmó que el Ayuntamiento «está dispuesto a hacer el esfuerzo de no recibir ninguna compensación económica», si bien sí que exigirá «la transformación de la N-340 para que tenga un carácter mucho más urbano». A lo largo de toda la semana pasada el Diari intentó recoger la opinión de la Subdelegación del Gobierno Central en Tarragona. Pese a los intentos de este periódico, al final fue imposible conocer su opinión al respecto.

 

Apoyo del ICAC

De hecho, los técnicos municipales elaboraron en el año 2011 un primer esbozo de lo que debe ser la nueva N-340, cuya prioridad era la de configurar una vía paisaje, ya que con la puesta en marcha de la autovía A7 el tráfico de vehículos bajó de manera considerable. La previsión es la de usar los 18 metros con lo que cuenta actualmente la calzada y el arcén.

En ellos está previsto que haya dos carriles para los coches (uno en cada sentido de circulación), dos para las bicicletas (ídem) y una parte importante para los peatones. En el proyecto se prevé que los árboles tengan un papel importante. En total, se prevé la ubicación de unos cien ejemplares en cada lado de la futura vía urbana.

Asimismo, el Ayuntamiento irá de la mano del Institut Català d’Arqueologia Clàssica (ICAC). Por ello, también se habilitarán varias zonas de descanso en las cuales el ICAC instalará paneles informativos sobre el origen y la historia de la zona, y se adaptará el pavimento y habrá imágenes virtuales de la vía que conectaba Tarraco con la capital del imperio romano. Estos espacios tendrán unos 80 metros cuadrados y se situarán cada 200 metros a partir de la Torre dels Escipions. Este proyecto contó, además, con el visto bueno de la Federació de Veïns de Llevant.

 

Nuevos barrios en Llevant

La construcción de esta esperada Rambla de Llevant sería el eje central para articular la zona que tendrá una mayor expansión a lo largo de los próximos años. Esto es lo que se establece en el nuevo Pla d’Ordenació Urbanística Municipal (POUM), que prevé la construcción de dos grandes barrios en la zona más cercana al litoral, como son la Vall del Llorito y la Vall de la Budallera. Esta apuesta permitirá lograr uno de los grandes objetivos del nuevo POUM: ligar mejor el centro de la ciudad con su perímetro.

Ambas iniciativas harán posible que, a medio-largo plazo, los barrios de Llevant no se sientan tan alejados del núcleo urbano como actualmente, ya que a día de hoy la trama urbana sólo llega hasta la Vall de l’Arrabassada.

Por ello, el siguiente paso será conectar esta zona con la Budallera, urbanizando el espacio, ahora abandonado, de la antigua circunvalación de la ciudad, desmontada desde el año 2009 por la puesta en marcha de la A-7. La ejecución del plan parcial permitirá poder ir a pie, por ejemplo, hasta Cala Romana, Solimar o Entrepins y situar el centro neurálgico de Llevant en el espacio cercano a las instalaciones deportivas del Club Gimnàstic.

Por su parte, la construcción de la Vall del Llorito servirá como enlace entre la Vall de l’Arrabassada y Sant Pere i Sant Pau, definiendo por esa zona una de las principales entradas troncales por el norte de la ciudad, descongestionando el tráfico de la Via Augusta.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También