Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

TGN permitirá instalar centros de culto en suelo industrial y comercial

El pleno municipal aprobará mañana la correspondiente modificación del POUM que acabará con el bloqueo actual

ACN

Whatsapp
Imagen de archivo de la mezquita de la comunidad Ar-Risala en la calle Cartagena (Part Baixa) de Tarragona. Foto: Lluís Milián

Imagen de archivo de la mezquita de la comunidad Ar-Risala en la calle Cartagena (Part Baixa) de Tarragona. Foto: Lluís Milián

El pleno del Ayuntamiento de Tarragona de mañana viernes aprobará una modificación puntual del Pla d’Ordenació Urbana Municipal (POUM) para regular la implantación de nuevos centros de culto. La medida permitirá instalar equipamientos religiosos en las zonas de actividad económica –de tipo industrial o comercial–, un supuesto que la actual normativa no contempla.

En cuanto a las zonas residenciales, los centros de culto deberán instalarse preferentemente en edificios exclusivos y requerirán de la tramitación de un plan especial que justifique la ubicación. El concejal de Territori, Josep Maria Milà, destaca que la propuesta permitirá implantar equipamientos en lugares que hasta ahora estaban «condicionados», al tiempo que conseguirá «racionalizar» y «dar facilidades» a las propuestas de las confesiones religiosas para que «no haya discriminación». La modificación del POUM requerirá de la aprobación definitiva de la Comissió d’Urbanisme.

La modificación del POUM que el equipo de gobierno (PSC-PP-UDC) llevará al pleno ya ha superado el trámite de la comisión informativa municipal, donde también recibió el apoyo de CDC. La nueva regulación se aprobó inicialmente en abril de 2013 –entonces con el apoyo de CiU, la oposición del PP y las reticencias de ICV-EUiA–, pero se mantenía parada desde marzo del año pasado con la voluntad de lograr un mayor consenso entre los grupos municipales.

El texto pretende regular las condiciones de implantación de nuevos centros de culto en la ciudad en el ámbito residencial y abrir la puerta a la ubicación en zonas de uso industrial y terciario, que el actual planeamiento urbanístico no prevé. En este segundo supuesto, el documento prevé que se puedan implantar centros de culto sin más limitación que la que ya establece la legislación sectorial en esta materia.

En cuanto a los nuevos centros de culto en zonas residenciales, requerirán de la tramitación y aprobación de un plan especial que justifique la idoneidad del emplazamiento, «a fin de que encajen en el tejido urbano y para evitar problemas innecesarios que afecten a la normal convivencia ciudadana», apunta Milà. En este caso, la actividad de los centros de culto se deberá implantar en un edificio exclusivo.

Excepcionalmente, se admitirá la instalación de nuevos centros de culto en edificios que no se destinen íntegramente al uso religioso, siempre que se justifique la imposibilidad de hacerlo en un edificio de este tipo dentro del área a la que debe dar servicio y se cumpla una serie de condiciones, entre ellas la de disponer de accesos independientes desde el exterior.

Según el concejal de Territori, el consistorio tiene varias demandas no formales de diversas confesiones religiosas para abrir nuevos centros de culto «a corto y medio plazo». La iglesia mormona tiene licencia de obras para edificar un nuevo centro en un solar de su propiedad, aunque está a la espera de tramitar el permiso ejecutivo. El consistorio prevé que testigos de Jehová, evangelistas y musulmanes también puedan concretar nuevos proyectos en la ciudad.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También