Más de Tarragona

Tarragona Part Baixa

TGN pide 28 millones de euros a Europa para poner fin a las inundaciones

El proyecto que presenta el Ayuntamiento a través de los fondos europeos Next Generation contempla la construcción de galerías soterradas de gran tamaño para absorber más agua

CARLA POMEROL

Whatsapp
Así quedó uno de los puentes de acceso a El Serrallo en octubre de 2018.. FOTO: CEDIDACARRER BARCELONA, MUY CERCANO A LA ESTACIÓN DE TRENES. AQUÍ SE ENCUENTRAN LOS DOS EMISARIOS QUE VAN A PARAR AL MAR. FOTO: PERE FERRÉEL PROYECTO CONTEMPLA ELIMINAR LAS TUBERÍAS DE LA CALLE BARCELONA PARA ASÍ AUMENTAR EL ESPACIO Y MEJORAR LA CAPACIDAD. FOTO: PERE FERRÉ

Así quedó uno de los puentes de acceso a El Serrallo en octubre de 2018.. FOTO: CEDIDACARRER BARCELONA, MUY CERCANO A LA ESTACIÓN DE TRENES. AQUÍ SE ENCUENTRAN LOS DOS EMISARIOS QUE VAN A PARAR AL MAR. FOTO: PERE FERRÉEL PROYECTO CONTEMPLA ELIMINAR LAS TUBERÍAS DE LA CALLE BARCELONA PARA ASÍ AUMENTAR EL ESPACIO Y MEJORAR LA CAPACIDAD. FOTO: PERE FERRÉ

Todavía tenemos guardado en el recuerdo aquella riada del año 94 que marcó de por vida a los ciudadanos de la Part Baixa. O las inundaciones por fuertes lluvias más recientes, como la de octubre de 2018 o la del pasado mes de agosto, cuando algunas calles del Barri del Port se convertían en auténticos ríos de agua. Los distintos gobiernos municipales que han pasado por el Ayuntamiento saben que encontrar una solución a este problema es la eterna cuenta pendiente. El actual equipo de gobierno ha ido un poco más allá y, junto con Ematsa, ha redactado un proyecto un tanto ambicioso. Ahora, está pendiente de la financiación. Por eso, el Ayuntamiento de Tarragona pide a Europa 28 millones de euros para poder desarrollar el plan y poner fin, de una vez por todas, a las inundaciones de la Part Baixa.

Carrer Barcelona, muy cercano a la estación de trenes. Aquí se encuentran los dos emisarios que van a parar al mar. FOTO: pere ferré

La petición se hace a través de los fondos llamados Next Generation, un fondo de Recuperación Europeo que supone una inyección para España de 140.000 millones de euros. Esta dotación económica servirá para financiar proyectos que vayan en la línea de la transformación digital, la reindustrialización y el pacto verde a favor de energías limpias. El dinero deberá gastarse en un periodo de tres años. El plan que ha presentado Tarragona prevé una inversión de 28 millones de euros y contempla la construcción soterrada de galerías de tamaño considerable para que pueda absorberse más cantidad de agua. «Es un proyecto muy ambicioso, pero creemos que es viable que nos acepten la propuesta. La hemos enfocado como de resiliencia ante el cambio climático y el incremento de fuertes lluvias. 28 millones de euros es peccata minuta, teniendo en cuenta que se destinarán 140.000 para España», dice Xavi Puig, concejal de Territori del Ayuntamiento de Tarragona. Ahora, el proyecto debe pasar unos primeros cribados, el de la Generalitat y el del gobierno central. Está previsto que el Ayuntamiento sepa si el plan ha estado aprobado o no por la Unión Europea entre junio y julio del año que viene. «No pedimos nada extraño. Si no hay ningún criterio político que lo impida, no debería haber ningún inconveniente», añade Puig.

El Ayuntamiento descubre algunas pinceladas de este proyecto. «La idea es hacer los colectores más grandes y mejorar la capacidad de evacuación del agua. Se trata de ingenios tecnológicos que paliarán los efectos de las fuertes lluvias», explica Puig, quien añade que «nuestra idea es desarrollar en paralelo el plan de mejora subterráneo y el Plan Integral de la Part Baixa. De esta manera, solo levantaremos las calles una vez».

¿Y mientras tanto?

Lo cierto es que si finalmente Tarragona no consigue estos fondos, el Ayuntamiento deberá buscar la financiación por otro lado. Lo que está claro es que se debe actuar de manera inmediata, ya que cada vez son más habituales y seguidos los episodios de fuertes lluvias. Por eso, el Consistorio trabaja con otro plan a más corto plazo. Se trata de una actuación en la calle Barcelona, que consta de eliminar las dos tuberías por donde actualmente se evacua parte del agua de las lluvias de la ciudad. «La presencia de estas dos tuberías hace que no se aproveche bien el espacio de la galería. Si las sacamos, ganará capacidad para evacuar el agua hasta la Playa del Miracle. Esta actuación no pretende acabar con el problema de las inundaciones, pero sí que creemos que paliará los efectos de las aguas torrenciales», explica Puig.

El proyecto contempla eliminar las tuberías de la calle Barcelona para así aumentar el espacio y mejorar la capacidad. FOTO: pere ferré

Una vez conseguido el visto bueno de la Agència Catalana de l’Aigua –financia la obra–, Ematsa y el Ayuntamiento se encuentran inmersos en la fase de redacción del proyecto con el objetivo de poder solicitar la financiación durante el año que viene y poder licitar las obras de ejecución durante el 2022. Pese a que todavía es pronto para concretar el presupuesto de estos trabajos, estaríamos hablando de alrededor de un millón de euros.

«Es un tema que nos preocupa y nos ocupa a partes iguales. Gran parte de las aguas de toda la ciudad van a parar a la Part Baixa y, además, las lluvias torrenciales son cada vez más frecuentes, lo que nos obliga a pensar en soluciones rápidas», asegura el concejal Xavi Puig, quien añade que «somos conscientes de la ambición de nuestros proyectos, pero trabajaremos duro para conseguirlo».

Temas

Comentarios

Lea También