TGN retirará en septiembre la medalla de oro al rey emérito

ERC y JxTGN impulsarán resoluciones en el pleno de septiembre para dejar sin efecto los reconocimientos de 1996. La alcaldesa de Tortosa presentará una moción en el Baix Ebre

O.Saumell / M. Millan

Whatsapp
El exalcalde de Tarragona Joan Miquel Nadal (CiU), el 18 de junio de 1996 entregando la medalla a Juan Carlos I. FOTO: José Carlos Leon/DT

El exalcalde de Tarragona Joan Miquel Nadal (CiU), el 18 de junio de 1996 entregando la medalla a Juan Carlos I. FOTO: José Carlos Leon/DT

Los ayuntamientos de Tarragona y de Tortosa retirarán en pocas semanas las medallas de oro de la ciudad que concedieron al rey emérito en 1996. Solo dos días después de que la Zarzuela anunciara la marcha de España de Juan Carlos de Borbón –que aún se encuentra en paradero desconocido–, ayer el alcalde accidental de Tarragona, Jordi Fortuny (ERC), aseguró al Diari que el gobierno municipal (Esquerra-Comuns) impulsará la revocación del reconocimiento que la ciudad concedió al monarca el 18 de junio de 1996, y que fue la continuación de la otorgada veinte años antes. Por su parte, la alcaldesa de la capital del Baix Ebre –Meritxell Roigé (Junts)– anunció  también ayer que impulsará, mediante una moción, la retirada de la distinción otorgada hace casi un cuarto de siglo, el día después que en Tarragona. 

En Tarragona, la voluntad del ejecutivo liderado por Pau Ricomà es que «sea el pleno municipal» el órgano que vote la retirada de la medalla. A diferencia de Tortosa, sin embargo, la iniciativa podría no ser mediante una moción política, sino que la intención es que la propuesta forme parte del orden del día de la sesión, ya que «de esta forma se generarán efectos administrativos y jurídicos de inmediato», según indicó ayer el alcalde accidental hasta este domingo, Jordi Fortuny (ERC), quien avanzó que el pleno se convocará «antes de Santa Tecla». 

Dídac Nadal propone declarar a Juan Carlos I como «persona non 
grata en la ciudad»

El año pasado, el nuevo gobierno ya minimizó al máximo el cuadro de Felipe VI en el Saló de Plens. El retrato de grandes dimensiones que había hasta julio de 2019 se cambió por el escudo de la ciudad, dejando la imagen del actual monarca en un papel mucho más secundario. «La historia se está repitiendo. Es patético que, oficialmente, no se sepa aún dónde está el rey emérito, que se ha convertido en un fugado de la justicia», aseguró ayer Fortuny, quien recuerda que «a diferencia de Juan Carlos I, los exiliados políticos catalanes están en países en los que se puede ejercer la extradición.

No hay ninguna comparación posible», resaltó. De hecho, la voluntad de ERC es la de impulsar «mociones y acciones políticas por tierra, mar y aire en las próximas semanas» para «poner en evidencia el deep state» y «reivindicar los valores republicanos», según indicó ayer a este periódico el secretario general en el Camp de Tarragona, Jordi Salvador. 

Mayoría asegurada

La propuesta del gobierno municipal tiene todos los visos para poder aprobarse, ya que a los nueve votos que conforman Esquerra Republicana y Comuns se les sumarán los cinco que suman entre Junts y CUP, logrando los 14 necesarios para la mayoría absoluta.  

En la Plaça de la Font, ayer fue Junts per Tarragona la primera formación de la oposición que movió ficha. El grupo liderado por Dídac Nadal aseguró en declaraciones al Diari que tiene la firme intención de presentar una moción para retirar los honores concedidos hace 24 años, precisamente por su padre, Joan Miquel (CiU), cuando era alcalde. «Es una obligación moral retirarle cualquier distinción y declarar el rey emérito persona non grata en la ciudad. Este anacronismo no lo podemos entender, la monarquía hace siglos que se debería haber extinguido y nosotros trabajaremos para que así sea», indicó ayer el portavoz de Junts.

Las distinciones de 1996 las otorgaron los alcaldes de CiU Joan Miquel Nadal y Marià Curto

Desde la CUP, Eva Miguel confirmó que su formación también avalará la decisión. «Que se retire la medalla al rey emérito es lo mínimo que puede hacer. Sin embargo, emplazamos al gobierno de ERC y ECP a ir un paso más allá y actuar en consonancia con sus valores republicanos. Hay que retirar todas las medallas que fueron otorgadas durante el franquismo, así como el cuadro de Felipe VI, tal como proponen las entidades soberanistas de la ciudad», aseguró. 

Finalmente, Sandra Ramos (PSC) se mostró escéptica con las intenciones de las formaciones soberanistas. «La verdad es que ni sabía que tenía una medalla. No nos hemos planteado qué es lo que votaremos», indicó la portavoz de los socialistas, quien alerta que «sé que están de moda las mociones simbólicas, pero el debate sobre la forma del Estado y la idoneidad en la actualidad de la monarquía merece mucho más que otra declaración donde a uno le sacan una medalla para que otros se la cuelguen». Este periódico intentó también conocer la opinión de los grupos municipales Ciutadans, Comuns y PP, pero no fue posible lograr una declaración de sus representantes en la Plaça de la Font. 

¿Por unanimidad?

Asimismo, la alcaldesa de Tortosa, Meritxell Roigé (Junts per Tortosa), anunció ayer que llevará al próximo pleno la retirada de la medalla de oro de la ciudad al rey emérito Juan Carlos I, concedida en 1996 en el marco de una visita institucional que hizo a la ciudad. Roigé ha tomado esta decisión después de conocerse «su huida del Estado español» y espera que cuente con el apoyo de los grupos municipales.  

La alcaldesa remarca que la medalla de oro de la ciudad es uno de los máximos reconocimientos que puede otorgar el Ayuntamiento de Tortosa «y el rey emérito no es merecedor» de esta distinción. En esta misma línea, Roigé se muestra contundente a la hora de condenar el comportamiento del exmonarca y lamenta a su vez que «en el Estado español la justicia no es igual para todos», recordando a los presos del procés.   

«Todos hemos visto la beligerancia del Estado para poner y mantener en prisión los presos políticos catalanes, por haber convocado un referéndum. En cambio, ahora se ayuda a un exmonarca a huir del país», denuncia la alcaldesa.  

El 10 de junio de 1996 el pleno del Ayuntamiento de Tortosa, con Marià Curto (Convergència i Unió) como alcalde, aprobó por unanimidad otorgar a Juan Carlos I la medalla de oro de la ciudad, la cual le fue entregada personalmente el 19 de junio de ese mismo año, en el marco de una visita institucional a la capital del Baix Ebre y en la provincia de Tarragona.  

24 años después le será retirada esa distinción, aunque falta por ver si será o no por unanimidad del plenario, en el que están representados los grupos de Junts per Tortosa, Movem Tortosa, Esquerra-Tortosa Sí, PSC, CUP y Ciutadans.  

Temas

Comentarios

Lea También