Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

TGN tendrá la cuarta cámara hiperbárica de Catalunya

Los cuatro profesionales de la Xarxa Santa Tecla ya se han especializado para ponerse al frente de la nueva máquina que se prevé instalar en el CAP Llevant el año que viene

CARLA POMEROL

Whatsapp
Imagen del interior de una cámara hiperbárica, en la que caben hasta nueve pacientes. FOTO: GETTYIMAGES

Imagen del interior de una cámara hiperbárica, en la que caben hasta nueve pacientes. FOTO: GETTYIMAGES

El Hospital de Santa Tecla trabaja, desde hace meses, en la puesta en marcha de la primera cámara hiperbárica de la provincia. Será la cuarta en toda Catalunya, y estará situada en el CAP Llevant, en la Vall de l’Arrabassada. Se trata de un cilindro de acero sellado en el que las personas están expuestas a una presión superior a la atmosférica, aumentando así la oxigenación en los tejidos.

Esta máquina es muy útil para el tratamiento de personas que han sufrido una intoxicación por humo o por monóxido de carbono, como para los buceadores que han padecido un accidente de descompresión. Además, en los últimos años se ha descubierto que la cámara hiperbárica también puede servir para tratar lesiones provocadas por la radioterapia, los pies diabéticos, la fibriomialgia y la sordera súbita.

Actualmente, en Catalunya solo hay tres centros hospitalarios que dispongan de ella. Una está en el Moisès Broggi de Sant Joan Despí, otra en el Hospital de Palamós y la última, que se instaló el pasado mes de febrero, en el Hospital Universitari General de Catalunya. En España hay un total de 20 cámaras hiperbáricas, destacando las de Castellón, municipio que cuenta con un número de habitantes parecido al de Tarragona y, sin embargo, tiene dos máquinas.

Actualmente, cuando alguien sufre en la provincia un accidente mientras bucea, o bien se intoxica en un incendio, debe ser trasladado de inmediato hasta el Hospital Moisès Broggi, a una hora de Tarragona capital. No se puede perder ni un minuto. Es estos casos el tiempo es crucial para la recuperación del paciente. Por esto es tan importante la puesta en marcha de una cámara hiperbárica en la ciudad.

El Hospital de Santa Tecla se puso manos a la obra con el objetivo de que la máquina entrara en funcionamiento lo más rápido posible. El trámite aún se encuentra en un período embrionario, pero parece que llegará a buen puerto. Lo primero que ha hecho el hospital es formar a cuatro profesionales en esta especialidad. «Hay pocos médicos que tengan formación sobre medicina hiperbárica. Es normal, en Catalunya solo hay tres máquinas», explica Joan Maria Adserà, director general de la Xarxa Santa Tecla, quien añade que «teníamos claro que lo primero que queríamos hacer era formar al personal, a unos cuatro médicos, ya que la idea es que el servicio esté disponible las 24 horas del día y los 365 días al año. No solo puede haber una persona operativa. Debe haber más para activarse en caso de urgencia», indica Adserà.

Los profesionales acabaron el máster en septiembre y ya cuentan con la especialización. Estos se centrarán en la utilización de la cámara hiperbárica y, además, estarán directamente vinculados a la unidad de medicina del deporte y a la rehabilitación. También se especializarán en otros servicios complementarios, como es el caso del submarinismo.

En un primer momento, Santa Tecla presentó un proyecto que ubicaba la futura cámara hiperbárica en el edificio del hospital, en la Rambla Vella. Había pedido incluso el permiso de obra y la licencia. «Pero lo veíamos complicado, sobretodo por la accesibilidad», explica Adserà. Las urgencias que necesitan de cámara hiperbárica requieren de cierta rapidez e inmediatez, y la Rambla Vella es un punto de atracción para atascos de coches en las horas puntas. Así que la institución decidió empezar de nuevo y elaborar otro proyecto que, esta vez, convencía más.

La idea es instalar la máquina en un módulo ubicado en las inmediaciones del CAP Llevant, situado en la calle Joan Fuster, en la Vall de l’Arrabassada. De esta manera, el acceso será más fácil. Adserà insiste en que se trata de un anteproyecto que aún falta consensuarlo con administraciones y otros actores.

Retomar conversaciones

Santa Tecla ya ha planteado su idea a algunos de los principales interesados en la puesta en marcha del servicio, como por ejemplo el Port de Tarragona o las mutuas de accidentes de trabajo. La intención del director general de la Xarxa es retomar las conversaciones durante la segunda quincena de enero con otros actores como la industria, los ayuntamientos o los gobiernos, central y autonómico. La idea es que, a lo largo del año que viene, se consiga la financiación y se pueda ejecutar el plan. El precio de la máquina asciende a 700.000 euros.

«Tenemos claro que debe ser un proyecto de territorio, en el que encontrar la complicidad de diferentes administraciones, tanto del gobierno central, como de la Generalitat y de los ayuntamientos, y también de instituciones como el Port o las industrias», explica Adserà. La Xarxa pedirá la autorización a la Generalitat cuando el proyecto de obra esté cerrado. Este es el procedimiento habitual en cualquier dispositivo sanitario.

El ‘OK’ del COMT

Por su parte, Fernando Vizcarro, presidente del Col·legi de Metges de Tarragona (COMT), ha valorado de manera positiva el anuncio y asegura que «es importante tirar adelante este proyecto. Cabe tener en cuenta que en nuestra ciudad hay industria petroquímica y puerto. Además, la cámara puede curar también enfermedades crónicas». Parece que todos los actoers sanitarios de la demarcación sumarán esfuerzos para poder poner en marcha lo antes posible este servicio.

Temas

Comentarios

Lea También