Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarántulas y pitones disputan el trono a perros y gatos

El auge de mascotas exóticas requiere propietarios comprometidos y capacitados para sus cuidados
Whatsapp
Una pitón de 140 cm es una de las mascotas de S.Romero. Foto: Lluís Milián

Una pitón de 140 cm es una de las mascotas de S.Romero. Foto: Lluís Milián

Hace aproximadamente un mes, una tarántula venenosa se paseó por la Part Alta de Tarragona durante unas horas, hasta que fue rescatada por los Mossos d’Esquadra. A su propietario se le rompió el terrario mientras corría por la zona de la Catedral y el arácnido se escapó.

El caso de la tarántula fugitiva no es aislado, ya que este mismo mes se recuperó una serpiente blanca de 140 centímetros en un aparcamiento privado de Vilallonga del Camp. El reptil también ha sido devuelto a su medio natural por los Agents Rurals. Y es que los animales exóticos, aquellos que vienen de fuera de la Península Ibérica, son cada vez más comunes como mascotas en los hogares de Tarragona.

 

Tendencia creciente

En efecto, el fenómeno de las mascotas exóticas es una realidad que va a más en Tarragona. Los jóvenes son de momento los que se muestran más interesados, pero también hay personas mayores que tienen magníficos terrarios con camaleones en casa, y se sienten muy acompañados. Así, pues, «el tópico del macarra tatuado que tiene una pitón en casa a veces se cumple, pero muchas otras no», afirma Jordi Dalmau, uno de los propietarios de la tienda Tarraco Exotics, un establecimiento dedicado a reptiles, anfibios y arácnidos que abrió hace menos de un año en la Avinguda Catalunya. Es la única tienda especializada en este tipo de animales de la ciudad. Sus dos propietarios, Jordi Dalmau y Joshua Pascual, amigos y aficionados de la materia, han convertido su pasión en su negocio.

El campo de las mascotas exóticas es un sector de mercado que no estaba cubierto en Tarragona y va al alza, aunque en el resto de Europa nos llevan una gran ventaja. «Aquí aún nos estamos familiarizando; en Alemania las tarántulas son una mascota común», manifiesta Dalmau. En la tienda, donde entran y salen niños curiosos por ver y tocar los reptiles, explican que «el reto consiste en socializar a las personas con los animales exóticos, y no al revés». Al contrario de lo que se pueda creer, «las iguanas son herbívoras y las tarántulas, insectívoras» explica Pascual, desmitificando la imagen que tienen algunos de estos animales como seres peligrosos.

 

Mitos y verdades

Otro de los aspectos en común entre mascotas exóticas y animales de compañía tradicionales es el precio. Comprar un reptil con su terrario, como quien compra un perro con su cuna, cuesta entre 350 y 700 euros; no es lo mismo alojarse en el Ritz que en un albergue. Así que si a un terrario estándar se le añade sistema de lluvia, de niebla y una instalación moderna de iluminación, el precio va subiendo.

Una mascota exótica requiere los mismos cuidados que un animal doméstico. Por lo tanto, se necesitan propietarios capacitados. Uno no puede desatender a su pitón. «Nosotros siempre informamos a los usuarios de los cuidados que necesita su mascota. Nos sentimos responsables de su bienestar y las personas que adquieren un animal de este tipo deben ser perfectamente capaces de cuidar de él», aclara Pascual, que define esta como una de las políticas de la tienda.

Desde este negocio se realizan diversas actividades de sensibilización, muy importantes para informar a la población sobre los mitos y las verdades de los animales exóticos.

En el aspecto sanitario, los animales exóticos son igual de propensos al contagio de enfermedades que los domésticos. «No hay mayor riesgo de contagio por parte de las especies exóticas, pero sí que las afecciones pueden ser más desconocidas», explica la Dra Mariona Martínez, responsable de la Clínica Veterinaria Les Corts. La profesional resalta la importancia de desparasitar a las mascotas exóticas, ya que el contagio principalmente se debe a este factor, por lo que los propietarios tienen que conocer cuáles son los parásitos más frecuentes en sus mascotas.

 

La otra cara de la moneda

Al mismo tiempo que se incrementa la tenencia de mascotas exóticas empiezan los problemas con los propietarios que abandonan a sus animales, ya sea porque no pueden hacerse cargo de ellos o porque no están capacitados para cuidarlos. La Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA) ha elaborado un informe que recoge el censo de los animales exóticos abandonados en Catalunya durante los últimos años. El número de mascotas encontradas ha disminuido de las 5.649 en el año 2012 a las 2.590 del pasado 2014, pero la cifra sigue siendo alarmante. Estos datos revelan que la especie más abandonada son los reptiles. En concreto, las tortugas exóticas son las que lideran el ranking.

La Presidenta de Asociación Protectora de Animales Exóticos de Catalunya (APAEC), Tere Rodríguez, manifiesta que «la situación actual es bastante crítica, ya que la mayoría de las personas no está preparada para adquirir este tipo de fauna en casa». Desde APAEC se denunció en la III Jornada Parlamentaria de Protección Animal que «la ayuda por parte de las administraciones es nula». Con este panorama esta asociación nació como resultado de la preocupación por parte de ciudadanos sensibilizados con la causa.

Y es que la APAEC califica la situación actual de «descontrol». Así, sin paliativos. Destaca el hecho de que a día de de hoy no existe ninguna obligación legal de identificar a los animales exóticos. Por lo tanto, si los propietarios los abandonan en el medio natural, permanecen impunes. Además, no hay refugios habilitados para fauna exótica, hecho que dificulta aún más la situación.

Como consecuencia, la ley del sacrificio cero es inviable, ya que existe un real decreto de fauna invasora que contempla el sacrificio de los animales catalogados como exóticos e invasores, porque no pueden devolverse a sus propietarios, debido a la falta de identificación, y tampoco pueden establecerse en ningún refugio, ya que estos no existen.

 

Costumbres centenarias

El fenómeno creciente de las mascotas exóticas no se trata de una moda pasajera. Hace cientos de años los indios que se toparon con la flota de Colón en las Américas ya llevaban loros en sus hombros. A día de hoy el incremento de la adquisición de fauna exótica requiere propietarios comprometidos con sus responsabilidades y más implicación por parte de las instituciones.

Exigir las mismas obligaciones a los propietarios de animales domésticos que a los de animales exóticos sería un primer paso hacia la mejora de la situación de los últimos, según los expertos. La meta pasa por encontrar un equilibrio entre ambos grupos y conseguir la misma sensibilización por parte de la ciudadanía hacia tortugas, arañas y pitones que hacia perros y gatos.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También