Tarifa plana de autónomos, cheques guardería y menos IRPF contra la despoblación

Seis de cada diez municipios tarraconenses pierden habitantes. Los partidos proponen más banda ancha, generar más empleo o convertir Siurana en Patrimonio de la Humanidad 

Raúl Cosano

Whatsapp
Una calle de Caseres (Terra Alta). En 18 años el pueblo ha perdido el 20% de su población.  FOTO: Joan Revillas

Una calle de Caseres (Terra Alta). En 18 años el pueblo ha perdido el 20% de su población. FOTO: Joan Revillas

Nunca como hasta ahora la despoblación se había colado de forma tan notoria en la agenda pública y, en consecuencia, en una campaña electoral. La provincia, en especial las comarcas del interior y de las Terres de l’Ebre, no se escapa de la tendencia. En Tarragona ya hay más muertes que nacimientos, confirmándose así el vuelco demográfico, inédito en al menos las últimas dos décadas. Pero el drama atañe sobre todo a los municipios más pequeños. 

Seis de cada diez poblaciones tarraconenses pierden censo. De las 184 localidades de la provincia, 99 tienen menos de 1.000 habitantes. Un reciente informe de la Càtedra d’Economia Local i Regional de la URV cuantifica en 10.776 los habitantes que han perdido en conjunto las cuatro comarcas ebrenses en tan solo cinco años (entre 2011 y 2016).

En el diagnóstico coinciden todos los partidos. «Hay que destacar la alarmante situación demográfica de nuestro país y que se puede visualizar en Tarragona con comarcas con una media de edad por encima de los 65 años. Esto nos obliga a tomarnos el reto demográfico como uno de los grandes envites que tiene España», explica Jordi Roca, cabeza de lista por el PP en Tarragona. «Aquí en nuestro territorio afecta directamente a algunas zonas importantes, como las Terres de l’Ebre», añade Sergio del Campo, número uno de Ciudadanos. 

Iniciativa por el Priorat y Montsant

Actuar en el mundo rural es urgente y la batería de medidas ofertadas durante esta campaña es amplia y diversa. Algunas de ellas son bien concretas, como las que propone el PSC, que, además de garantizar los servicios en las comarcas de interior, cree primordial primar el turismo rural. «Apoyaremos el reconocimiento por la Unesco del paisaje Priorat-Montsant-Siurana como Patrimonio Mundial de la Humanidad», explica Joan Ruiz, candidato socialista por Tarragona. 

ERC apuesta, a través de su diputado y candidato Jordi Salvador, por un «equilibrio territorial» que pase por iniciativas como «una administración pública cercana y descentralizada», un «fortalecimiento del sector agrario» o algo compartido por otras fuerzas, como la «expansión de las infraestructuras digitales».  

En esa línea se muestra JuntsxCAT, que habla de «incrementar las inversiones» para crear puestos de trabajo y destinar recursos a comunicaciones, servicios y tecnología. «Es necesario que cualquier rincón del país esté conectado al mundo de forma fiable», explica Ferran Bel, número 2 del partido por Tarragona. 

Ciudadanos proponer un reguero de medidas específicas, fundamentalmente ligadas a los impuestos: deducciones fiscales para los contribuyentes en zonas de riesgo que llegan hasta el 60% en el IRPF o facilidades para emprender, como «tarifas planas de 30 euros en la cotización de mujeres autónomas y de jóvenes».

La banda ancha de internet también es vital para «eliminar la brecha digital», así como suprimir el impuesto de sucesiones en las explotaciones agrarias, como promete Sergio del Campo. 

Jordi Roca, desde el PP, ahonda en la necesidad de «tomar medidas para invertir la pirámide de población y volver a situarla en índices positivos». Más allá de la afectación en el ámbito rural, la baja natalidad es un problema global enquistado. De ahí que el PP apueste por aprobar la Ley de Apoyo a la Maternidad. «Extenderemos el complemento de maternidad con una subida del 2% a las mujeres con un hijo, aprobaremos un cheque guardería de 1.000 euros por niño al año y avanzaremos en la gratuidad progresiva de la educación 0-3», expone Roca. 

En Comú Podem, a través de su candidato en la provincia, Ismael Cortés, centra buena parte de sus propuestas en los jóvenes: desde un plan de retorno estatal al subsidio de paro para los que regresan del extranjero. Según Cortés, también hay que incidir en la conciliación familiar: «Creemos esencial que los permisos de paternidad y maternidad sean iguales e intransferibles, que se proteja a las familias monoparentales y monomarentales, reconocer la diversidad familiar y establecer una prestación para el cuidado de niñas, niños y adolescentes».  

Temas

Comentarios

Lea También