Más de Sociedad

Tarraconenses sin fronteras

Una joven que trabaja para Amazon en EEUU, un multipremiado científico y una exitosa instagramer, protagonistas

Diari de Tarragona

Whatsapp
Àngels Ratés, Eudald Carbonell y Marina Comes. DT

Àngels Ratés, Eudald Carbonell y Marina Comes. DT

Una joven que trabaja para Amazon en EEUU, un multipremiado científico y una exitosa instagramer, protagonistas

Àngels Ratés. Tarragona exporta talento

Àngels, natural de Montbrió, trabaja en Amazon en Seatlle. FOTO: Cedida

La de Àngels Ratés es la historia de una joven tarraconense que no dudó en pelear por sus sueños de llegar al país de las oportunidades, Estados Unidos. Àngels salió de Montbrió para estudiar la licenciatura de Ingeniería de Telecomunicaciones, justo después de pasar con nota la formación inicial académica en el instituto de la localidad y, luego, en el IES Joan Guinjoan de Riudoms. 

Cuando apareció la oportunidad de realizar el trabajo de final de carrera en Estados Unidos no dudó. Tomó otra determinación crucial. Cruzar el charco con apenas 22 años. En un viaje familiar a Nueva York, en plena adolescencia, se había enamorado de la ciudad de los rascacielos y de la cultura norteamericana. De ahí su intención de volver al país. Ratés no solo cumplió con el cometido del proyecto sino que completó el Doctorado en Inteligencia Artificial en Estados Unidos.

Eligió primero Boston como ciudad de acogida, aunque actualmente, su rutina diaria la realiza en Seattle, donde trabaja en la multinacional Amazon. Acceder a esta gran marca le costó esfuerzo extra. Se preparó durante nueve meses y doce horas diarias de estudio para poder superar todas las entrevistas por las que debía pasar. En septiembre de 2017 inició su primera etapa en Amazon web services. Gracias a la ayuda de Gabriel Blanco, un personaje clave en el ingreso final a la multinacional, obtuvo el contrato definitivo. Su cargo actual es de Científica Aplicada.

Eudald Carbonell. Prestigio mundial

Eudald Carbonell, con uno de sus libros de este año. FOTO: A. González

Eudald Carbonell es un científico de prestigio mundial, cuyas agudas reflexiones sobre la pandemia de la Covid han afianzado, si cabe, su renombre intelectual. Autor de publicaciones como ‘Planeta Humano’ y ‘La conciencia que quema’, este año ha añadido dos nuevas piezas a su amplia colección bibliográfica: ‘Hazte Humano’ y ‘Matèria vivent, vida pensant’, este último escrito junto a Jordi Agustí. 

Eudald es un referente mundial en arqueología. Catedrático de Prehistoria de la Universitat Rovira i Virgili, es también investigador del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES) y codirector del Proyecto Atapuerca. Destaca a nivel científico por crear un sistema de análisis de la tecnología prehistórica llamado ‘sistema logicoanalítico’ y por el estudio de la población antigua de la península Ibérica. 
Nacido en Ribes de Freser (Girona), llegó a Tarragona en 1988 con la idea crear un grupo científico sobre evolución humana que fuese referente mundial: es lo que conocemos hoy como IPHES.

Carbonell cree que antes del coronavirus había habido avisos que indicaban que estamos en el horizonte de los acontecimientos. En otras palabras, un conjunto de acciones humanas equivocadas están poniendo en peligro la cohesión de nuestra especie y, si no hay una redistribución de energía en el planeta, el colapso será irreversible. Por ello cree que detener la globalización es clave y que hay que empezar a mantener la diversidad de las conductas. 

Marina Comes. La influencer viajera

Marina Comes, en el Far del Fangar, en Delta de l’Ebre. FOTO: Cedida

Marina Comes ha sido una de las estrellas en las redes durante la pandemia. «Siempre he defendido explorar tu propio jardín antes de querer irte a la otra punta del mundo. Este año ha sido así y he podido demostrar que se pueden visitar  rincones increíbles tan próximos como L’Ametlla de Mar o el Delta», dice Marina, reconocida por la revista ‘Forbes’ como una de las mejores influencers entre los instagramers de viajes.

La relación de amor de Marina Comes (@marinacomes) con Instagram se inició en 2016 cuando decidió cambiar la profesión de abogada por la de influencer. Ahora, cuatro años después, con casi 300.000 seguidores y 57 países visitados, la cuenta de la joven tarraconense es de las más respetadas de la red social. Una ascensión imparable solo mitigada por la Covid-19. 

El confinamiento cogió a Marina en Madrid. Tras unos primeros días de contrariedad, la tarraconense decidió aplicar el optimismo. «Cambié de chip y aproveché para disfrutar de una especie de retiro en casa, ya que no lo hago nunca. Llevar una vida ordenada, dormir ocho horas, hacer ejercicio y cocinar para mí. Tengo que decir que incluso tuve pena cuando se acabó», recuerda. Sin embargo, no tardó en volver al trabajo promocionando, especialmente, el turismo más cercano. 

A través del feedback con sus followers, Marina ha abierto una nueva vía profesional a explorar. En estos momentos, una docena de seguidores arriba o abajo no le quitan el sueño, pero a los que tiene los cuida, los mima, les responde, les recomienda y les regala su tiempo. «Siempre contesto a todo el mundo. Al final, estás ahí por ellos y me gusta ser amable», concluye.

Temas

Comentarios

Lea También