Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona: ¿Qué ha votado mi barrio en las elecciones municipales del 26-M?

Los socialistas pierden 1.118 votos en estas elecciones municipales y tan solo consiguen subir en el Eixample de Tarragona. Los republicanos ganan en las zonas con el porcentaje de participación más elevado

Carla Pomerol - Núria Riu

Whatsapp
Tarragona: ¿Qué ha votado mi barrio en las elecciones municipales del 26-M?

Tarragona: ¿Qué ha votado mi barrio en las elecciones municipales del 26-M?

Tarragona: ¿Qué ha votado mi barrio en las elecciones municipales del 26-M?

Tarragona: ¿Qué ha votado mi barrio en las elecciones municipales del 26-M? Xavier de Gispert

Las elecciones del pasado domingo dibujan una Tarragona en dos colores. Por un lado, el rojo del Partit Socialista de Catalunya (PSC) en los barrios, que ganaron no tan solo en Ponent, sino también en Sant Salvador y Sant Pere i Sant Pau. Por el otro, el amarillo de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que fue la fuerza vencedora en todo el centro de la ciudad y Llevant. De esta forma, los de Pau Ricomà rompían la hegemonía socialista de Josep Fèlix Ballesteros, que en el año 2015 fue el candidato más votado en todos los distritos de la ciudad.

Ballesteros y Ricomà se quedaron a tan solo 330 votos de diferencia, y estos resultados se produjeron con un PSC que bajó su número de votos en todos los barrios, a excepción del Eixample, en donde registró un ligero incremento de menos de un centenar de apoyos. De los doce distritos en los que se divide la ciudad de Tarragona, los del puño y la rosa se impusieron en cinco, obteniendo sus mejores resultados en Bonavista y Campclar.

Por su parte, la formación republicana subió en el conjunto de los barrios, obteniendo su mejor resultado en la Part Alta, con más de un 31% de los apoyos. 

La formación de Oriol Junqueras habría movilizado el voto que apelaba al cambio de ciclo en la ciudad, después de doce años de hegemonía socialista. Así, en los barrios en los que ha ganado es en los que ha habido una mayor movilización, con una participación de entre un 60 y un 70%.

Por distritos, Llevant es el que ha registrado unos niveles más elevados de participación (71,25%) y los republicanos pasaron de 943 votos en 2015 a 2.054, lo que representa el 27,49% del total.

Bonavista dejaba el porcentaje más bajo obtenido por parte de los republicanos. Y, a pesar de que prácticamente cuadruplicaron sus votos, tan solo obtenían 151 apoyos, lo que representa un 5,53% del total.

Durante estos últimos meses, el Barri del Port ha cogido especial protagonismo en el día a día político de la ciudad. El malestar de los vecinos, que derivó en protestas en la calle y en el salón de plenos, ha tenido su castigo para los de Ballesteros en la urnas. El PSC ha perdido en los Barris Marítims un total de 158 votos, mientras que ERC ha ganado 615 y Junts per Tarragona, que en la anterior convocatoria se presentó bajo las siglas de la exigua Convergència i Unió (CiU), sumaba otros 126.

En cuanto a Ciudadanos, que se convertía en la tercera fuerza más votada en la ciudad, obtenía sus mejores resultados en Sant Pere i Sant Pau y Bonavista. Rubén Viñuales ha ganado en estas elecciones 1.156 votos respecto a 2015, cuando la formación naranja se presentaba por primera vez. Los naranjas no han obtenido los resultados esperados, a pesar de ser tercera fuerza en cuatro distritos.

Dídac Nadal era una de las grandes incógnitas de estas elecciones municipales. La novedad de la marca (Junts per Tarragona), el peso de ser el hijo del exalcalde Joan Miquel Nadal y el factor Puigdemont eran algunas de las grandes incógnitas que quedaron despejadas. Y lo que han demostrado los comicios es que Nadal ha mejorado resultados en el conjunto de la ciudad, excepto en los barrios de Ponent y Sant Salvador, en los que obtenía entre el 2,3 y el 8,4% de los votos. En cambio, en Llevant este porcentaje alcanzaba el 16,38%.

Por su parte, En Comú Podem es el partido más regular y en el conjunto de la ciudad obtuvo un porcentaje de votos que se mueve en una horquilla de entre el 6 y el 9%. Hay dos excepciones, Bonavista y Torreforta i Barris. Allí, los de Carla Aguilar Cunill superaron el 11% y podría explicarse por la presencia en la lista del exdirigente vecinal Toni Peco.

Una participación del 62,8% de media
Más de siete de cada diez vecinos de Llevant convocados a las urnas acudieron a votar. Fue el distrito con la cifra más elevada

La CUP, por su parte, conseguía mantener los dos concejales de este mandato y, a pesar de perder 479 votos, los de Laia Estrada conseguían ser la tercera fuerza más votada en la Part Alta. En cambio, los anticapitalistas prácticamente son una fuerza insignificante en Torreforta y Bonavista.

El Partido Popular de José Luis Martín obtenía sus mejores resultados en el Eixample de Tarragona. Pese a ello, los populares tan solo se quedaron en el 8,05% del total de los votos.

Finalmente, si se hace una lectura de los resultados en clave independentista, puede verse como en la Part Alta ERC, Junts per Tarragona y CUP suman más del 61% de los votos, seguido de Llevant, con diez puntos menos. Por el contrario, en Bonavista estas tres formaciones suman 246 votos, el 9,02% del total. La media en la ciudad es del 40,38%.

Temas

Comentarios

Lea También