Tarragona apuesta por siete baños públicos en la ciudad

La propuesta está destinada básicamente a ayudar a la gente mayor

NÚRIA RIU

Whatsapp
Tarragona instalará más servicios públicos. Pere Ferré

Tarragona instalará más servicios públicos. Pere Ferré

El Ayuntamiento de Tarragona prevé habilitar una red de baños públicos que quiere cubrir la necesidad de este servicio que ahora es inexistente, más allá de equipamientos concretos, como puede ser el Mercat Central, los centros cívicos o la estación de autobuses. Es una propuesta que, según el concejal de Territori, Xavier Puig, «está sobre todo pensada de cara a la gente mayor», además de los turistas, que tan solo tienen alternativas como la Antiga Audiència o los bares, que a menudo les obligan a consumir.

El proyecto forma parte de la nueva línea de actuaciones que quiere incluirse en los presupuestos del año que viene, que han empezado a hablarse en las últimas semanas. Puig avanza que estos «tendrán inversiones importantes en la mejora del espacio público». Y si el año pasado se apostó por la reforma de algunas calles y plazas, como Canyelles o la Plaça Catalunya, de cara a las cuentas de 2022 quiere seguirse esta misma línea, a partir de una nueva serie de actuaciones. «En la primera tongada hubo inversiones arreglando algunas plazas que ya teníamos, y otras que nos hemos inventado, apartando los coches y generando más zonas verdes y espacios para los viandantes, una línea en la que vamos a seguir con otro tipo de actuaciones en el espacio público, con el objetivo de facilitar que gente de todas las edades lo disfrute y que esté en la calle. Lo que queremos es que haya bullicio y vida en la calle», argumenta.

Uno de los déficits es el de cubrir la necesidad de ir al baño, un aspecto que, sobre todo de cara a los mayores, puede representar un handicap. Por esto motivo, se ha diseñado una red con siete espacios públicos, que estén distribuidos por el conjunto de la ciudad, de forma que prácticamente quede cubierto todo el radio. La propuesta inicial contempla que en el centro de la ciudad se habiliten tres de estos espacios, mientras que Sant Salvador y Sant Pere i Sant Pau tendrán uno cada uno y Ponent los otros dos. En cuanto a las urbanizaciones de Llevant, Puig asegura que «son más difíciles de cubrir y se piensa en los servicios de las playas o espacios vinculados con la Residencial y los centros cívicos».

Desde el Ayuntamiento se descarta recuperar alguno de los espacios que antiguamente había realizado esta función, en la Rambla Nova o la Part Alta, ya que son locales no accesibles. Asimismo, se descarta que sean instalaciones de quita y pon, tipo poly klyn. «Es una propuesta que debe ser para siempre», indica el tercer teniente de alcalde. Por este motivo, la administración comprará los locales. «Se ha hecho un primer estudio de precios para ver a cuántos podemos aspirar, ya que no tenemos ninguna pretensión de que sean locales caros», explica Puig. A partir de este primer estudio de los precios, acabarán de perfilarse las zonas estratégicas, para que queden distribuidos por toda la ciudad. A partir de ahí, se procederá a la compra, que probablemente no podrá hacerse de forma directa, sino que tendrá que abrirse un concurso, con unas condiciones, para que los propietarios de los locales puedan presentar una oferta.

El siguiente paso será que los técnicos puedan hacer una propuesta de espacio, adaptada a la normativa de baños públicos, para proceder a la reforma. En paralelo, empezará a trabajarse para definir el modelo de gestión, un aspecto que por el momento, no se ha abordado. Aquí deberá tenerse en cuenta si el acceso será gratuito o se establecerá un precio simbólico, que sirva para ayudar a sufragar los costes de limpieza y mantenimiento. Una de las posibilidades está que lo asuma el personal de limpieza o que sea una empresa del tercer sector. «Deberemos ver si se necesita algún tipo de vigilancia fija o rotacional y cómo se hace la gestión, unas aspectos que deben acabarse de pulir», indica el responsable de Espais Públics.

El consistorio tiene previsto incluir una partida de 400.000 euros en los presupuestos del año que viene para tirar adelante este proyecto. De momento, el Ejecutivo local está acabando de debatir a nivel interno las líneas estratégicas de las cuentas municipales, que deberán negociar con el resto de formaciones de la oposición, para obtener el apoyo necesario para que estos salgan adelante. Pese a ello, el Ejecutivo asegura que los técnicos ya están trabajando en este proyecto para que cuando haya el crédito disponible pueda procederse a la compra y que de cara al segundo semestre del año que viene los baños ya sean una realidad.

Temas

Comentarios

Lea También