Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona autoriza que mañana se peatonalicen 7 tramos de calles para poner terrazas

El Ayuntamiento cortará el tráfico en Arquitecte Rovira, Fortuny, Cartagena, Cós del Bou, Nou de Sant Oleguer, Governador González y Ferreres. Hoy, manifestación de los hosteleros

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
Imagen del tramo más cercano de la calle Fortuny a la Rambla Nova, que a partir de mañana podría cerrarse al tráfico rodado. FOTO: PERE FERRÉ

Imagen del tramo más cercano de la calle Fortuny a la Rambla Nova, que a partir de mañana podría cerrarse al tráfico rodado. FOTO: PERE FERRÉ

El Ayuntamiento de Tarragona ha autorizado que, a partir de mañana, puedan peatonalizarse siete tramos de calles de la ciudad para poner terrazas. Así lo aseguran al Diari fuentes municipales, las cuales indican que en los decretos firmados por la concejal de Domini Públic –Paula Varas– y el alcalde –Pau Ricomà–, se priorizará la instalación de mesas y sillas en la vía pública «siempre que se cumplan las condiciones de seguridad e higiene, y la señalización del corte de vehículos» que contemplan las resoluciones, que instan a los negocios a poner pilones.

Por ello, pese a que el documento permite iniciar las restricciones de tráfico a partir de mañana, no es seguro que las siete vías que lo han pedido empiecen este miércoles con la «nueva normalidad» que tendrán hasta el próximo 30 de septiembre. Así, si se cumple el decreto, desde mañana podrán peatonalizarse las calles Arquitecte Rovira, Cós del Bou, Nou de Sant Oleguer y Ferreres, así como otros tres tramos: en Governador González –entre las calles Unió y Fortuny–; en Fortuny –en su tramo más cercano a la Rambla Nova–; y en Cartagena –en el entorno de las escaleras de la calle Rebolledo–.

En estas vías solo se permitirá el acceso a los vehículos que cuenten con un vado o un aparcamiento privado. Fuentes municipales aseguran que el objetivo de la medida es «impulsar la actividad económica y comercial, y que se puedan mantener los máximos puestos de trabajo posibles», a raíz de la crisis sanitaria de la Covid-19.

Concentración a las 19 horas

Paralelamente, un grupo de restauradores de la ciudad –con el apoyo de la Associació d’Hostaleria– ha convocado para esta tarde, a partir de las 19 horas, un acto de protesta en la Plaça de la Font para exigir «acciones» al gobierno municipal (ERC-Comuns).

La concentración se realizará en las escaleras del Ayuntamiento, donde se leerá un manifiesto. Entre otras peticiones, los hosteleros piden al alcalde Ricomà que «reaccione», y reivindican una condonación de dos años de las tasas e impuestos municipales, así como «un mayor diálogo» con el sector para impulsar medidas que sirvan para salvar unos negocios que, a raíz del coronavirus, «están tocados y hundidos», según indican los organizadores, que para el acto de hoy han preparado unas camisetas reivindicativas.

La protesta llega tras la polémica que, a lo largo de los últimos meses, se ha vivido en el Consistorio por la nueva ordenanza de las terrazas. «Es un problema que se arrastra desde hace tiempo. La comisión debería ser más activa, por ejemplo, no puede ser que no se haya reunido para hablar de los horarios de las fases», indica Berni Álvarez (PSC), quien añade que «el sector debería formar parte» de este organismo.

Desde Ciutadans, todo el grupo municipal apoyará hoy a los restauradores. «Estaremos a su lado. Muchos de ellos no han recibido aún ninguna respuesta para la ampliación de sus terrazas», indica el portavoz, Rubén Viñuales, quien lamenta que «desde el gobierno municipal se están tomando medidas correctas en muchos ámbitos, pero la concejal Varas no hace lo mismo en sus áreas».

Dídac Nadal (Junts) reconoce que la hostelería «ha sufrido mucho durante las últimas semanas», por lo que «necesita urgentemente que la administración la escuche y le acompañe con medidas de reactivación, siempre respetando a los vecinos».

Laia Estrada (CUP) insta al ejecutivo local a elaborar un «plan global» de actuación. «Hay que hacer un análisis que permita determinar tanto las necesidades de los sectores como de los colectivos», ya que «no es positivo ir improvisando en base a las demandas que llegan», afirma.

Finalmente, José Luis Martín (PP) lamenta la «falta de apoyo del gobierno municipal hacia el sector», a la vez que asegura «no entender» que «todavía no se hayan respondido numerosas peticiones que se han hecho».

Temas

Comentarios

Lea También