Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona contrata a una empresa para capturar a los cerdos vietnamitas de Sant Pere i Sant Pau

En medio año el grupo ha pasado de dos a al menos 12 ejemplares –dos hembras ya están preñadas–. Y se prevé que con la llegada del calor se reproduzcan más rápidamente

Àngel Juanpere

Whatsapp

La procreación de forma vertiginosa de una colonia de cerdos vietnamitas en Sant Pere i Sant Pau ha hecho saltar las alarmas del Ayuntamiento, que ha comprobado como lo que antes era algo ‘curioso’ se ha convertido en un verdadero problema, y más si no se frena.

Para ello, y a la espera de una solución definitiva –que pasa por contratar a una empresa que capture los ejemplares, los esterilice y los de en adopción–, se intentará ir controlando la situación y también capturando miembros.

La aparición de este tipo de animales comenzó hace aproximadamente un año, cuando los vecinos del barrio observaron la presencia de estos animales, principalmente en una zona cercana a la avenida Països Catalans y de la Muntanyeta.

Los animales se acercan al barrio en busca de comida, tanto la que encuentran casualmente en contenedores como la que le puedan dar algunos vecinos. 

El cerdo vietnamita es una especie doméstica y que muchas personas la tienen como una mascota. En pocas ocasiones ataca, aunque lo puede hacer si se ve amenazado él o los pequeños del grupo. Es lo que le pasó hace un año a un vecino de Sant Pere i Sant Pau que iba con su perro y se encontró con un grupo de cerdos.

Inicialmente, la colonia estaba formada por una hembra –que fue bautizada como Julieta– y uno de sus hijos. La pareja crió. En mayo del año pasado, y tras diversas reuniones, se intentó capturar en varias ocasiones a los animales, con resultado negativo.

 

Al mes siguiente, y después de una petición realizada por un grupo de animalistas para intentar una nueva captura, se les concedió permiso. En este caso se logró capturar a las crías, pero no al macho y a la hembra. 

Han ido pasando los meses y la pareja no sólo se ha reproducido sino que las crías han alcanzado la edad fértil y también lo han hecho. Tanto es así que al menos dos de las hembras del grupo vuelven a estar preñadas, según han constatado los agentes de la Unitat de Medi Ambient (UMA) de la Guàrdia Urbana de Tarragona.

La última en parir

Precisamente, Julieta ha sido la última hembra en parir. Pero de las crías sólo ha sobrevivido –el resto fallecieron aplastadas– , según una animalista de Sant Pere i Sant Pau que se encarga de facilitar comida –con permiso municipal– a una colonia de gatos esterilizados que hay en la misma zona.

Precisamente, el hecho de haber parido la cerda vietnamita y encontrarse en un camino podría provocar enfrentamientos en el caso de encontrarse con algún perro.

El último alumbramiento habría dejado la colonia en un total de once ejemplares: la propia hembra, el macho, la cría y los ocho animales que ya había. Sin embargo, otras fuentes apuntan a que la colonia podría llegar a una quincena. Estos fueron vistos por los agentes de la UMA el pasado lunes.

El problema se agrava ahora, con la llegada del buen tiempo, en el que hay más comida, lo que podría conllevar que los periodos de celo fueran más seguidos. Además, la primavera hace que la gente salga más a pasear por las zonas boscosas cercanas, lo que aumenta el peligro que pueda haber algún altercado con las personas y especialmente con perros potencialmente peligrosos. 

La reunión

Para intentar atajar el problema, el pasado martes al mediodía hubo una reunión en la comisaría de la Guàrdia Urbana de Tarragona. A la misma asistieron, además de los agentes de la UMA, técnicos municipales –la veterinaria municipal y la jefa de los Serveis a la Ciutadania– y animalistas.

Los participantes acordaron realizar un tratamiento integral del problema, con un protocolo de actuación que incluya la captura, la esterilización, la colocación de un chip en los ejemplares –como tienen que llevar los animales domésticos– así como finalmente su destino, para que los cerdos puedan ser adoptados.

 

Para materializar este tratamiento, el Ayuntamiento redactará un pliego de condiciones para invitar a diferentes empresas, fundaciones y asociaciones para que presenten sus presupuestos. 

Pero hasta que no se realice la adjudicación del trabajo a la nueva empresa, se acordaron que se llevarían a cabo una serie de actuaciones.

Una de ellas pasa por la instalación de carteles donde se indique la prohibición de dar comida a estos animales, a excepción de las personas autorizadas.

Por otra parte, con la ayuda de los voluntarios animalistas, se intentará capturar algunas ejemplares mediante la instalación de jaulas. Los ejemplares serán trasladados provisionalmente a la perrera municipal, donde se habilitará un espacio pertinente a la espera de que puedan ser acogidos o adoptados.

Investigación sobre la procedencia

La Guàrdia Urbana tiene abierta una investigación para intentar localizar a los autores del abandono para que se hagan cargo de los gastos derivados del proceso de retirada. Los agentes tienen ya sospechas de quienes pueden ser los autores.

Temas

Comentarios

Lea También