Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona crea menos empleo y a menor ritmo que Catalunya y España

Hay 4.900 personas sin trabajo menos que en 2014. La industria es el único sector que destruye empleo y lastra la recuperación

Xavier Fernández

Whatsapp
Tarragona crea menos empleo y a menor ritmo que Catalunya y España

Tarragona crea menos empleo y a menor ritmo que Catalunya y España

Tarragona crea empleo, pero a un ritmo insuficiente y con una calidad deficiente ya que la temporalidad es excesiva, como el resto del Estado. La tasa de paro se situó en 2015 en el 21,86% de la población activa, es decir, que uno de cada cinco tarraconenses en disposición de trabajar no pueden hacerlo. Supone cinco puntos más que el conjunto de Catalunya (17,73%) y uno más que en el Estado (20,90%). Es la demarcación catalana con más paro. Girona tiene un 19,73%; Barcelona, un 17,15% y Lleida, un 14,26%, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) hechos públicos ayer.

El desempleo bajó en Tarragona en 4.900 personas respecto a 2014, una disminución que, porcentualmente, es menos de la mitad que las del conjunto de Catalunya y el Estado donde bajó un 11,62% y un 12,42%, respectivamente. Así, Tarragona entra en números positivos en el empleo pero no alcanza a seguir el ritmo catalán y estatal. El número de parados se situó en 87.400.

Según los expertos, la incapacidad de Tarragona para generar mayor ocupación se debe a que el turismo apenas puede ya tirar del carro de la ocupación mientras que la industria –un ejemplo son las recientes malas noticias en torno a la química– no sólo no crea sino que destruye empleo y lastra así la recuperación.

La EPA revela que, por sectores, la agricultura pasó de tener 11.900 ocupados a finales de 2014 a 16.600 el año pasado. Los servicios pasaron de 215.000 a 218.600 ocupados. La construcción se mantuvo (de 23.200 ocupados a 23.400). Pero la industria se desplomó. Las personas ocupadas bajaron de 57.000 a 53.700 en Tarragona, es decir, 3.300 menos. En total los ocupados pasaron de 307.100 a 312.500 (5.400 más).

El comportamiento en Catalunya y España fue mejor. En Catalunya el paro se redujo en 87.900 personas en 2015 respecto al año anterior, con un total de 668.600 parados. En el conjunto de España, bajó en 678.200 personas, registrando su tercer descenso anual consecutivo y la mayor caída de la serie histórica.

Rajoy ‘aprovecha’ los datos

Mientras el Gobierno aprovechaba ayer esas supuestas buenas cifras para colgarse la medallita y, de paso, presionar más al PSOE para que deje gobernar a Mariano Rajoy, socialistas y sindicatos ponían en duda que los datos sean tan buenos como los pintan.

El jefe del Ejecutivo apeló a la necesidad de mantener las reformas en la economía, así como a que permanezca en España la «estabilidad, seguridad y certidumbre» como receta para que siga reduciéndose el paro.

Rajoy hizo hincapié en que el gran objetivo para los próximos cuatro años en España debe ser la creación de empleo porque aún hay mucho recorrido. «Ya vamos a mejor», señaló antes de aludir a la EPA de ayer como «la mejor de la historia».

En la misma línea, el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, descartó que Rajoy sea «un obstáculo» para formar gobierno, ya que, a su juicio, ha sido el artífice de la política económica que ha permitido cerrar 2015 «con el mayor descenso del paro de la historia».

«Somos mucho más competitivos, ya no dependemos del ladrillo, dependemos de las exportaciones y por otro lado el sistema financiero está funcionando, hace cuatro años lo contraía a tasas del 20 % y ahora crece en tasas del 20 %», dijo De Guindos.

Para De Guindos, la EPA es «elemento de esperanza» que indica el camino a futuro, pero no obstante «queda muchísimo por hacer» ya que la economía española sigue teniendo vulnerabilidades, como la propia tasa de paro por encima del 20 % y una «enorme» dependencia financiera.

La visión de oposición y sindicatos fue radicalmente distinta. La secretaria de Empleo del PSOE, Luz Rodríguez, se alegró por la mejora de los datos de la EPA, pero aseguró que la caída del desempleo en 2015 se debe a la pérdida de población activa, en tanto que el aumento del empleo se corresponde con una mayor temporalidad y precariedad.

El secretario federal de Economía y Empleo de Izquierda Unida (IU), José Antonio García Rubio, consideró que las cifras de la (EPA) confirman una legislatura «caracterizada por el estancamiento del empleo y la absoluta degradación de las relaciones laborales».

CCOO subrayó que los datos positivos de desempleo y ocupación ocultan una reducción «muy preocupante» de más de medio millón de personas activas en los últimos cuatro años y añadió que el balance de la legislatura es «muy malo».

UGT advirtió de que el paro y especialmente el de larga duración «se ha enquistado en la economía», con tasas que difícilmente bajarán del 20 % en 2016.

Por parte de la patronal, el director de Relaciones Laborales de la CEOE, Jordi García Viña, atribuyó el incremento de ocupados en 2015 a la «presencia y esfuerzo» de las empresas, que son las que asumen «el motor de la recuperación».

Las organizaciones de autónomos pidieron que se forme un gobierno que facilite la creación de empleo por parte de este colectivo y que mejore la situación y las condiciones en las que los trabajadores por cuenta propia desarrollan su actividad.

La consellera de Treball de la Generalitat, Dolors Bassa, concluyó que «son datos positivos, pero nos indica que tenemos mucho trabajo por hacer y debemos trabajar mucho para conseguir lo que queremos, que es trabajo digno para todas las personas de nuestro país».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También