Tarragona dice 'no' a las pantallas acústicas de Adif

Todos los partidos, excepto Cs, votan a favor de una moción en la que se solicita al ente estatal que recapacite sobre las medidas propuestas para amortiguar el ruido del tren

NÚRIA RIU

Whatsapp
Uno de los tramos de pantallas se instalará a escasos metros del Amfiteatre.  FOTO: PERE FERRÉ

Uno de los tramos de pantallas se instalará a escasos metros del Amfiteatre. FOTO: PERE FERRÉ

La ciudad de Tarragona rechaza el proyecto de las pantallas acústicas que propone el ente gestor de infraestructuras Adif. Así se puso de manifiesto durante la sesión plenaria que se celebró ayer, en la que todos los partidos, a excepción de los dos concejales de Ciutadans, votaron a favor de una moción presentada por ERC, en la que se exige estudiar medidas alternativas para paliar el ruido de los convoyes de mercancías. En concreto, el texto que se votó proponía adherirse al manifiesto de municipios afectados por esta problemática, que incurre a más de una decena de poblaciones tanto de la demarcación de Tarragona como de Barcelona.

El portavoz de ERC, Xavier Puig, fue el encargado de defender el texto en el que se denunciaba que la instalación de estas pantallas, de entre cinco y ocho metros de altura, «multiplica aún más el efecto barrera» y «consolida la herida» que genera la vía del tren.

El conjunto de las formaciones políticas que intervinieron durante la fase de debate coincidieron en denunciar el impacto visual, paisajístico y medioambiental que representarían estos paneles. En el proyecto que se ha dado a conocer –a raíz de un mapa de ruidos que hizo Adif, a partir de una directriz europea de obligado cumplimiento– prevé la instalación de estas pantallas junto a las playas del Miracle, Arrabassada y Savinosa. «Protegen la zona con menos densidad de población, mientras en el Serrallo o el Port, que han habido quejas por el tren no ponen nada», lamentaba Puig.

Tanto ERC como En Comú Podem defendieron que hay medidas alternativas para paliar este ruido. «Lo que vemos es que se proponen medidas preventivas, en lugar de correctoras, cuando deberíamos avanzar hacia estas últimas, utilizando técnicas como la reducción del ruido en origen», afirmaba la concejal de los Comuns, Carla Aguilar.

Por su parte, el concejal no adscrito, José Luis Calderón, pedía «una actitud más activa» ya que «con mociones y manifiestos no vamos a conseguir muchas cosas».

Desde Junts per Tarragona, su portavoz, Dídac Nadal, lamentaba la «falta» de sensibilidad hacia el territorio y pedía «unanimidad» política para «hacer un pulso» y revertir las políticas ferroviarias que afectan tanto a la ciudad, como al conjunto del Camp de Tarragona. «Para hacer las bases de un acuerdo ferroviario tardaríamos cinco minutos», afirmaba.

Sandra Ramos (PSC) puso en valor la inversión prevista en el proyecto de presupuestos para el estudio de las mercancías por el interior, mientras lamentaba que «la Generalitat ha dejado bastante abandonados los municipios que son los que han tenido que espabilares en defender sus intereses».

La unanimidad en la aprobación de la moción no fue posible por la abstención de los dos concejales de Ciutadans. «No es que estemos en contra de lo que se decía, sino que no teníamos toda la información necesaria», afirmaba su portavoz, Lorena de la Fuente. Antes de dar por concluido el debate, Puig insistía en que «cada uno que utilice sus grupos parlamentarios, senadores, diputados y ministros para cambiarlo». Sin embargo, los concejales del salón de plenos eran conscientes de que esta tan solo es la primera batalla, antes de las mercancías por el interior.

Temas

Comentarios

Lea También