Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona es la quinta capital española más sucia

Un estudio de la OCU la sitúa en el puesto 54 de 60 ciudades analizadas

N.Muñoz/O.Saumell

Whatsapp
Foto: Pere Ferré/DT

Foto: Pere Ferré/DT

Tarragona ocupa el lugar 54 de 60 en el estudio de limpieza de las ciudades españolas elaborado por la Organización de Consumidores y Usuarios, OCU. En el mismo se incluyen las capitales de provincia y otros municipios significativos por el número de habitantes. Oviedo, con una valoración de 79, se ha vuelto a convertir en la más limpia según los vecinos, mientras que la más sucia resultó ser Jaén, con 31.

Tarragona ha bajado 11 puntos porcentuales desde la anterior consulta, hecha en el 2015, cuando los vecinos consultados no le aprobaban pero le daban un 49 sobre 100. 

En esta ocasión la ciudad suspende en todos los aspectos analizados en el estudio. Pero el que, sin duda, sale peor parado es el relacionado con la recogida de excrementos de animales: un 26 sobre 100. El aspecto mejor valorado es el del estado de parques y jardines, pero tampoco llega al aprobado: saca un 44.

Empeorando año tras año

El estudio de la OCU, que en esta oportunidad ha encuestado a 5.260 vecinos, destaca que en los 24  años que se lleva realizando, «La Coruña, Palma de Mallorca y Tarragona son las ciudades con una evolución más negativa. Su caída en picado se salda con 19 puntos menos en este periodo».

El informe también revisó el gasto medio por habitante, que varía entre los 32 euros de Gijón y Valladolid, y los 106 de Barcelona (Tarragona no contestó a este ítem). La conclusión es que «las ciudades más limpias no son las que más gastan, ni las más sucias las que menos, por lo que este no es un factor decisivo». 

Apuntan que está claro que las condiciones climáticas influyen, «pero tampoco son determinantes. Sí lo son la educación cívica y la buena gestión de los recursos, imprescindibles para mantener un elevado índice de satisfacción». 

En este punto cabe destacar que otras ciudades mediterráneas con un número ligeramente superior de habitantes, como Castellón, consiguen mejor nota de sus vecinos: un 65.

«Claramente no se han hecho suficientes esfuerzos, o los que se han hecho no se han dejado sentir». Es tarea de todos hacer que esto cambie, concluyen. 

Más conciencia ciudadana

La concejal de Medi Ambient del Ayuntamiento de Tarragona, Ivana Martínez (PSC), recuerda que el Consistorio ha llevado a cabo una «intensa» campaña contra el «incivismo», y reivindica que la corporación local está «trabajando en la mejora del servicio, con las nuevas máquinas, un mayor control y el uso de más agua». 
A juicio de la representante municipal, uno de los factores que ha provocado el empeoramiento de la valoración de los ciudadanos es el hecho de que, a diferencia de hace cuatro años, ahora los tarraconenses son «mucho más conscientes del incivismo que hay en la ciudad». En este sentido, Martínez destaca que «las campañas de concienciación y la presión de las redes sociales» han derivado en «un cambio de chip» y en una «mayor exigencia» ciudadana. «Empezamos con la recogida de excrementos, seguimos con los muebles y en estos momentos estamos con los orines. Si se fija, ahora se ve a muchos más dueños de perros con botellas de agua», recalca la edil. 

Sobre la eficacia de las nuevas máquinas, Martínez valora que «ya se empieza a notar que se limpia más con agua». De hecho, el pasado mes de febrero se aprobó una modificación de las condiciones del servicio, que en el futuro deberá actualizarse por completo. «Uno de los mayores retos que el Ayuntamiento tiene por delante es la licitación del nuevo contrato», que deberá ser una realidad a mediados de 2023. «Ya estamos trabajando en ello. El actual contrato es muy poco flexible, debe actualizarse», recalca.

Temas

Comentarios

Lea También