"Tarragona es republicana e independentista"

Cifras históricas. La sede de ERC rebosaba felicidad tras conseguir dos diputados y tres senadores y haber casi duplicado los votos de 2016

Àngel Juanpere

Whatsapp
_M0A1895.jpg

_M0A1895.jpg


«Aquellos que decían que Tarragona era anómala, pues no. Tarragona es republicana, es independentista, de izquierdas, popular y democrática». Jordi Salvador, que volverá al Congreso de los Diputados en esta ocasión acompañado por Norma Pujol, se mostraba pletórico por los resultados obtenidos, unas cifras históricas de votos: 45.000 más que los comicios de 2016. 

La sede de Esquerra Republicana en la calle Reial respiraba un ambiente de fiesta tras el cierre de los colegios electorales. Las encuestas les eran muy favorables, como posteriormente se confirmó. A medida que iban llegando los apoderados de las diferentes mesas electorales, todo eran abrazos y gritos. Uno de ellos era el histórico Sergio de los Rios –quien llegó al partido hace 30 años a través de les Juventuts Republicanes–, el exconcejal que ya lleva muchos años apartado de la vida pública. Comentaba los excelentes resultados de su partido en el colegio que estaba –en la Plaça dels Carros–, a la vez que destacaba la caída de los populares. 

Pero los gritos más fuertes se escucharon cuando apareció por la puerta otro peso pesado de ERC local. Pau Ricomà no paró de repartir abrazos, pensando también en los próximos comicios municipales del 26 de mayo.

Pasadas las once de la noche,  Jordi Salvador, Laura Castel y Pau Ricomà comparecían ante la prensa. El primero –quien parecía perder la voz– dedicó la victoria «a la gente que está en la prisión, a nuestros exiliados, a nuestros represaliados». Para él, ayer fue un gran día, «estamos muy contentos, pero siempre hay un grado de insatisfacción porque hay gente en la prisión».

Las felicitaciones se extendieron a los trabajadores «de la casa, al equipo, a los centenares de personas que han trabajado de forma anónima» para que el triunfo republicano fuera posible.

Las críticas

«No se puede gobernar España en contra de Catalunya, de su gente», aseguraba. Pero su discurso subió de contundencia: «A pesar de su 155, de su podrido sistema judicial, de su monarquía, de sus porras, el suflé no baja. A pesar de sus injusticias, de encarcelar a gente pacífica, hemos sacado unos resultados históricos en la demarcación de Tarragona». 

Salvador avalaba el trabajo hecho en estos últimos años, «hemos demostrado que el catalanismo popular está más vivo que nunca, que no hay derechos sociales sin derechos nacionales». Pero también se mostró conciliador: «Desde Tarragona tendemos la mano al resto de pueblos del Estado, del mundo, porque no queremos ir en contra de nadie. Simplemente queremos hacer una sociedad mejor», dijo en medio de gritos de «visca la república catalana».

«Aquellos que nunca han querido dialogar, ni cuando hicimos la moción de censura, ni en los presupuestos, aquellos que no han tenido ningún gesto con nuestros presos ni nuestros represaliados, aquí estamos una vez más. Eso es una partida de ajedrez y hoy hemos hecho un movimiento muy importante», recordaba el diputado republicano.
Sobre si cree que ahora el PSOE se avendrá a negociar, dice «que tomarán nota. Hemos tumbado tres gobiernos. Y no nos temblará el pulso si tenemos que tumbar al cuarto. Nosotros somos un instrumento más de la sociedad catalana, que es muy madura».  Y añadía: «Creo que sólo hay una manera de resolver este conflicto, que es votando. El que quiera ser demócrata y entienda lo que dicen las urnas y la gente, la respuesta tiene que ser esta». 

Jordi Salvador cree que están por el buen camino, «que ellos sigan con su represión que nosotros seguiremos con lo que sabemos hacer, que es ganando las elecciones, convenciendo y sumando en este proyecto, que es hacer la república catalana».

La extrema derecha sigue

Salvador rechaza que haya habido un alza de la extrema derecha (VOX). Para él, siempre ha estado en el sistema, «es tan de ultraderecha Casado como Abascal o Rivera. De hecho, si miramos sus declaraciones y no escuchamos su tono de voz, no sabríamos adivinar quién es quién. Para mí no es ninguna novedad que exista este fenómeno. De hecho, Franco murió en la cama. El dictador promovió al Rey. Y el Rey no ha abdicado, no lo han echado, sigue sucediéndose por derecho de sangre».
El diputado dijo que durante la campaña tenían muy buenas vibraciones en cuanto a los resultados y que al final se han  cumplido. Entre sonrisas dejaba entrever que no se esperaban tantos votos. Y se alegraba porque 88 años después, un partido que lleva las palabras «Esquerra», «Republicana» y «Catalunya» haya ganado las elecciones. Y sentenciaba al afirmar que aquí, en Catalunya, la extrema derecha ha fracasado, «en Catalunya ni en la demarcación de Tarragona tiene espacio. Y esto es otro mensaje que enviamos al Estado español y a todo el mundo. Aquí somos demócratas. Y queremos solucionar las cosas democráticamente».

La nueva senadora

Laura Castel –que será senadora republicana junto con Miquel Aubà y Josep Rufà– señaló que Catalunya había dado una respuesta muy clara a la sociedad española y, sobre todo, a la internacional, «y también ha respondido de forma muy clara a lo que nos pedía Oriol Junqueras y Raül Romeva: ensanchar la base, ser más y hacer el camino más ancho. Y al final es lo que la gente ha votado y lo que quiere que se lleve a cabo».

También tendió la mano «para sentarnos a la mesa de negociación y dialogar. Es un mensaje que seguro que la sociedad internacional sabrá leer. Y también los partidos políticos españoles».

Temas

Comentarios

Lea También