Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona evitará los números rojos al cobrar un millón más de lo previsto del Estado

El Consistorio preveía ingresar 37 millones por la participación en los tributos del Gobierno Central, pero recibirá 38

Octavi Saumell

Whatsapp
Carla Aguila-Cunill, el alcalde Pau Ricomà y Jordi Fortuny, ayer, escuchando a Laia Estrada durante el pleno municipal. FOTO: PERE FERRÉ

Carla Aguila-Cunill, el alcalde Pau Ricomà y Jordi Fortuny, ayer, escuchando a Laia Estrada durante el pleno municipal. FOTO: PERE FERRÉ

El Ayuntamiento de Tarragona cerrará 2019 con saldo positivo. Así lo aseguró ayer durante el pleno municipal el concejal de Serveis Centrals, Jordi Fortuny (ERC), quien recalcó que «el ahorro neto» y «la mayor participación de lo previsto en los tributos estatales» permitirán a la administración de la Plaça de la Font acabar el año con números positivos.

El pasado mes julio, el máximo responsable económico municipal alertó que el Consistorio se encontraba en una situación de «equilibrio inestable», al tener una previsión de acabar el año con un «inquietante» resultado positivo de «solo» 151.000 euros, lo que ponía en peligro las inversiones para el próximo año al estar cerca de los números rojos. En ese momento, el PSC –que había gobernado desde 2007– criticó la valoración «alarmista» que hacía el nuevo gobierno y reivindicó haber dejado un legado económico «solvente», «con veinte millones de euros en inversiones para poder gastar».

Ahora, 150 días después, Jordi Fortuny se muestra mucho más optimista y afirma que la contabilidad de la corporación local está en una posición de «equilibrio razonable», ya que la previsión a día de hoy es la de llegar al 31 de diciembre con un resultado favorable de 4,3 millones de euros, según se indica en el informe de cumplimiento del plan de ajuste que ayer pasó por el pleno, que remarca que la administración presenta «capacidad de financiación positiva».

«Acabaremos en positivo por la contención del gasto que hemos hecho y haber buscado formas para revertir la situación. Por primera vez se incrementan los ingresos y se bajan los gastos», afirmó Fortuny. Dos son los principales motivos de este cambio de escenario. El primero es que el Ministerio de Economía ya ha comunicado al Ayuntamiento tarraconense que este año percibirá un millón de euros más de lo previsto por la participación de los tributos del Estado, como el IVA, el IRPF, el IAE, el tabaco, el alcohol y los hidrocarburos. En total, el presupuesto local preveía 36,7 millones de euros por este concepto, pero finalmente el ejecutivo de Madrid pagará casi 38.

«Es indigno que sobre dinero»

Aparte del millón que se ingresará de más, el otro colchón con el que contarán las cuentas municipales –y que ayer centró la polémica en el Saló de Plens– será el hecho que, a la práctica, se destinará otro millón de euros que inicialmente era para el Institut Municipal de Serveis Socials (IMSS) para incrementar el ahorro y consolidar los números positivos. En este sentido, ayer se aprobó pasar esta cantidad que no está previsto gastar en Serveis Socials para otras cuestiones. En teoría, la modificación de crédito que se tiró ayer hacia adelante contempla destinar 400.000 euros para el fondo de contingencia (imprevistos), así como 600.000 euros para limpieza viaria, jardinería, alumbrado y consumo eléctrico, pero la realidad es que no hay tiempo material para encontrarle un uso, por lo que servirá para alejar el saldo negativo y pagar facturas de 2019 que lleguen en enero de 2020.

Este cambio en las previsiones municipales generó ayer malestar en varias formaciones de la oposición. Ciutadans y CUP votaron en contra de la medida, mientras que el PP se abstuvo. «Es indigno que sobre dinero en Serveis Socials con todas las necesidades que hay. Es triste y preocupante», lamento el portavoz de Ciutadans, Rubén Viñuales, quien denunció que «algunos tenemos la fama de trabajar por el Ibex35, pero otros lo practican. Esta modificación no habla muy bien del gobierno del cambio».

Por su parte, Laia Estrada (CUP) criticó duramente a la presidenta del Institut Municipal de Serveis Socials (IMSS). «Nos cuesta de creer que en cinco meses no hayan encontrado fórmulas para gastar el dinero», indicó la edil cupaire, quien considera que antes de pasar la partida al ahorro neto «podría haberse destinado a cuestiones como la vivienda social, las becas comedor o en realizar una campaña como se está haciendo en Barcelona para que la ciudadanía sepa cómo pedir las ayudas sociales». Asimismo, Estrada detalló que «en el Consell Rector preguntamos a la presidenta a qué se dedicaría el millón de euros, pero no nos supo contestar, y esto nos asustó».

La primera teniente de alcalde y presidenta del IMSS, Carla Aguilar-Cunill (En Comú Podem), destacó que «no quitamos dinero de Serveis Socials, sino que se usa una cantidad que no se iba a poder gastar para contribuir con el equilibrio financiero del Ayuntamiento». En esta linea, la edil de los Comuns resalta que el millón de euros «es un 8,4% del presupuesto», una cifra que, a su juicio, demuestra una óptima gestión económica.

De forma conciliadora con Aguilar-Cunill se expresó el exconcejal de Hisenda entre 2007 y 2019, Pau Pérez (PSC). «No pasa nada por gastarse un sobrante de Serveis Socials. Se trata de una modificación técnica, ya que no hay tiempo material para destinar este millón a nada, sino que servirá para pagar facturas de 2020 o ahorro neto. Es normal», resaltó.

Finalmente, el portavoz de Junts per Tarragona, Dídac Nadal, emplazó al nuevo ejecutivo «a realizar unas previsiones más rigurosas para 2020 que las que hizo el anterior gobierno»

Temas

Comentarios

Lea También