Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona exige una ambulancia pediátrica para no depender de Barcelona

Las dos unidades existentes en Cataluña tienen base en dos hospitales de la ciudad condal. En 2016 se solicitó una cada 33 horas para cubrir la demanda de la provincia

J.Cabré / F.Montoya

Whatsapp
Ambulancia pediátrica del SEM. Actualmente hay dos operativas y una tercera para puntas de mayor actividad. FOTO: DT

Ambulancia pediátrica del SEM. Actualmente hay dos operativas y una tercera para puntas de mayor actividad. FOTO: DT

En la cuarta planta del hospital Joan XXIII, el centro sanitario de referencia en Tarragona, llevan tres semanas conviviendo con las obras de la futura UCI pediátrica, un nuevo servicio asistencial que debe estar listo este 2017 para atender enfermedades graves de niños y de paso reducir traslados interhospitalarios de menores a Barcelona.

Cabe recordar que el jefe de Pediatría del Hospital Joan XXIII, Ricardo Closa, había manifestado públicamente en mayo de 2015 que Tarragona tendría UCI pediátrica y ambulancia adaptada para el transporte en 2016. Y nadie ha modificado la planificación para el hospital de referencia en la provincia.

Junto a estas nuevas dependencias en la cuarta planta, que llevan meses de retraso, el Govern también contempla una ambulancia medicalizada especializada, con base en el mismo Joan XXIII, para hacer estos traslados interhospitalarios –también llamados secundarios– y que acuerdan los pediatras del centro emisor y el receptor. La unidad que se implantaría se añadiría a las actuales.


Centralismo de las bases
Los dos vehículos que están operativos se encuentran en Barcelona, concretamente en el hospital de la Vall d’Hebron y en Sant Joan de Déu. El Sistema d’Emergències Mèdiqeus (SEM) ha activado una tercera ambulancia este invierno a raíz de un incremento de viajes interhospitalarios provocados por una epidemia de bronquitis. El cuarto vehículo de la flota, un helicóptero, tiene base en el Hospital de Sant Pau, también en Barcelona.

Aunque el sistema de transporte pediátrico es pionero y tiene 20 años de experiencia en Catalunya, las quejas en Tarragona siempre han ido dirigidas a la necesidad de repartir las bases de estas unidades especializadas por el territorio y poder cubrir cualquier emergencia de las cuatro provincias.

Tarragona, al igual que Lleida y Girona, tampoco tiene ninguna ambulancia y los servicios generados por carretera –ver tabla de los últimos tres años– reflejan que el volumen de viajes es importante más allá de la Ciudad Condal.

La denuncia de CCOO en el caso de la niña fallecida el lunes en Blanes y el posible retraso de la llegada de la ambulancia pediátrica procedente de Barcelona ha reabierto el debate de la urgente necesidad de tener una ambulancia en el territorio que complemente la UCI pediátrica que está en construcción y reducir los tiempos de llegada en caso de necesidad.

Ayer, el Diari intentó ponerse en contacto con el director de los Serveis Territorials de Salut en el Camp de Tarragona, Roger Pla, sobre la llegada de este vehículo al Joan XXIII y los plazos previstos por el Govern. El Departament declinó contestar a estas preguntas.

Aunque los orígenes del transporte interhospitalario en Catalunya se remontan a 1996 en colaboración con diferentes hospitales de Barcelona, es al año siguiente cuando se consolida el modelo con dos ambulancias y un helicóptero que luego se incrementaría con un tercero para casos de refuerzo.

En 2013, con la renovación de la flota se acordó que las dos ambulancias operativas tuvieran base física en los mismos hospitales con los que habían colaborado hasta entonces.

A pesar de las peticiones de descentralización e incremento de unidades, todavía no se ha llevado a cabo.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También