Más de Tarragona

Tarragona inicia septiembre con el doble de pacientes en las UCI que en 2020

La situación mejora mucho pero, con el curso y la vuelta al trabajo, un repunte tensaría otra vez al sistema. Àlex Arenas: «Nos espera un otoño complicado. La sexta ola es muy probable»

Raúl Cosano

Whatsapp
Vacunación en el Palau d’Esports de la Anella de Campclar. FOTO: Alba Mariné

Vacunación en el Palau d’Esports de la Anella de Campclar. FOTO: Alba Mariné

La quinta ola remite de forma definitiva, aliviando notablemente la situación hospitalaria pero con intrigas en el horizonte. «Ahora tenemos más incertidumbre por la variante Delta, en términos de transmisión, pero también es cierto que disponemos de una herramienta como la vacuna. La parte más complicada será este inicio escolar. Es muy probable que haya transmisión en los colegios y me preocupan esos menores de 12 años que no tienen acceso a la vacuna», explica Àlex Arenas, epidemiólogo y Catedrático de Ingeniería Informática y Matemáticas de la URV.

Septiembre, como ya pasó el año pasado, volverá a ser un momento crítico en clave epidemiológica, fundamentalmente por la vuelta al cole pero también por el regreso a los trabajos y la movilidad añadida que ello comporta. Por eso, después de un agosto de paulatino descenso tras el repunte de junio y julio, la situación sanitaria ha mejorado, pero en algunos casos no lo suficiente como para afrontar futuros rebrotes.

Es costoso desalojar intensivos

Un ejemplo son las UCI, más costosas de desalojar. Salut notificó ayer 27 pacientes en intensivos con Covid-19. Exactamente un año antes, a inicios de septiembre, había 13 enfermos críticos, justo antes de que se empezara a complicar la situación, con un empeoramiento que acabó con la irrupción de la segunda oleada, a mediados de octubre. Eso quiere decir que la situación es inestable, porque si la pandemia volviera a crecer se toparía con una ocupación hospitalaria demasiado elevada para poder afrontar el golpe.

«Estamos en un momento extraño, como de espera. Es muy probable que haya una sexta ola, la pregunta es cuánto de intensa, saber si la podremos controlar con más vacunación o habrá que tirar otra vez de restricciones», explica Arenas, que añade: «Nos adentramos en un otoño complicado. Estamos viendo en otros países que la vuelta al colegio no está yendo demasiado bien». Para evitar complicaciones, Arenas sugiere fomentar una vacunación que no ha cundido en agosto: «Tenemos una capacidad enorme de poner vacunas, todos los recursos para hacerlo, pero no se ve una movilización. La situación está estancada y veremos dentro de poco que cuando comience la movilidad los valores epidemiológicos van a subir».

Hay, sin embargo, algunos inputs muy esperanzadores. Los 64 ingresados que hay actualmente por el impacto del SARS-CoV-2 sí son una cifra más baja que los 79 que había hace un año. También varían las tendencias: en aquel momento, previo a iniciar el curso, la inercia iba al alza por los brotes de agosto, mientras que ahora la dinámica es de mitigación, después de un verano muy difícil, con los contagios disparados como nunca durante toda la emergencia sanitaria.

La Primaria, sin apuros

Otra nota halagüeña la pone la situación en la atención primaria. En la última semana hubo 3.462 visitas a CAP de Tarragona vinculadas a la Covid-19, un 24% menos que en la semana anterior (4.557), según las cifras de Salut. Hay que tener en cuenta que, a mediados de julio, la cifra se disparó más allá de las 19.000 visitas semanales, cinco veces más.

Por lo demás, la estadística epidemiológica continúa mejorando poco a poco, como viene haciendo desde hace semanas. El riesgo de rebrote, la velocidad de contagio o la incidencia acumulada siguen en retroceso, mientras que ayer únicamente se comunicaron 60 contagios en toda la provincia. Tampoco se notificaron fallecidos.

Tanto el Camp de Tarragona como las Terres de l’Ebre han bajado del 5% en la tasa de positividad (el tanto por ciento de pruebas positivas en relación con las que se hacen), lo que quiere decir que las cadenas de contagio se están controlando. En resumen, una evolución positiva de la pandemia, a la espera del impacto que pueda tener septiembre.

Temas

Comentarios

Lea También