Tarragona, la provincia con más multas por exceso de velocidad

El año pasado fue la más activa, con 182.790 sanciones, a pesar de que las denuncias cayeron un 33,5% debido al descenso de la movilidad que hubo por culpa de la pandemia

JOAN MORALES

Whatsapp
El radar más ‘multón’ está en la AP-7, entre Amposta y Ulldecona. FOTO: JOAN REVILLAS

El radar más ‘multón’ está en la AP-7, entre Amposta y Ulldecona. FOTO: JOAN REVILLAS

El 2020 fue un año atípico en todos los sentidos por culpa de la irrupción de la pandemia de la Covid-19. Las más de ocho semanas de estricto confinamiento domiciliario y las restricciones de movilidad que hubo durante todo el año desplomaron el tráfico rodado por nuestras carreteras, autovías y autopistas. 

Como era de esperar, esta circunstancia repercutió directamente en un drástico descenso de las multas por exceso de velocidad que registraron la treintena de radares que hay diseminados por la provincia de Tarragona. Así, durante el 2020, y según revela un estudio de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), los radares fijos de la provincia de Tarragona impusieron 182.790 sanciones, un 33,5% menos que en 2019. Este descenso también se produjo a nivel de toda Catalunya, donde se multaron a 569.026 conductores, un 37% menos que en 2019.

A pesar de este lógico descenso de las sanciones por parte de los radares, Tarragona sigue siendo un año más la provincia catalana que más multas registra por exceso de velocidad. Exactamente el 32,12% de las que se pusieron en toda la comunidad autónoma, ligeramente por encima del 32% de las de toda Catalunya.

Además, para acabar de liderar este particular ranking, el radar de toda Catalunya que más multas puso el año pasado volvió a ser el ubicado en el kilómetro 325 de la AP-7. Se trata del radar de tramo que hay entre los términos municipales de Amposta y Ulldecona y que en 2020 impuso 47.176 multas, lo que supone una media diaria de 129 sanciones.

Desde Automovilistas Europeos Asociados no encuentran cuál puede ser el motivo por el que Tarragona vuelva a ser la provincia con más multas por exceso de velocidad. El presidente de AEA, Mario Arnaldo, comenta al Diari que «no vemos qué explicación puede tener. Lo que sí nos preocupa es que se haga un uso de los radares con una finalidad recaudatoria. La comparativa entre 2019 y 2020 está condicionada por las restricciones de movilidad del año pasado, que provocaron menos trayectos y por eso descendieron las multas por exceso de velocidad. Pero nos tememos que este 2021 las sanciones volverán a recuperarse de manera importante».

Arnaldo cree que el hecho de que el radar del kilómetro 325 de la AP-7 sea el más productivo puede ser «porque la AP-7 tiene un gran volumen de tráfico y en una autopista suele ser donde los conductores tienden a correr más».

Menos sanciones

Para el presidente de AEA, «el éxito de un radar tiene que estar presente en que cada vez formule menos denuncias y no que ponga más. Porque si pone más está evidenciando que no está cumpliendo su función de evitar que se produzcan infracciones». Por eso no acaba de entender que la DGT haya anunciado más radares fijos y drones para el 2022. «Nos tememos que tanto la DGT como el Servei Català de Trànsit van a seguir con la misma política y no creemos que tenga que ser así. La idea no es poner más radares o elementos de control.

Porque son sistemas automatizados y se pierde la ejemplaridad en política de sanciones. Hay que actuar en el momento en que se produce la infracción, parando en el acto al conductor y explicándole qué es lo que ha hecho mal», sentencia Arnaldo.

Según este informe de Automovilistas Europeos Asociados, más de la mitad de las infracciones que se captaron el año pasado en Catalunya fueron en carreteras convencionales (306.732). En las autopistas libres y autovías se contabilizaron 154.222 infracciones y en las autopistas de peaje se formularon un total de 108.709 denuncias.

Temas

Comentarios

Lea También