Más de Tarragona

Tarragona logra la inmunidad de rebaño en mayores de 80 y las muertes caen un 88%

El acelerón de estas semanas permite superar el 70% de la cobertura colectiva en una de las franjas de más riesgo. La provincia alcanza el 86% de primeras dosis y vacuna con regularidad al colectivo de 70 a 79

Raúl Cosano

Whatsapp
Vacunación a una persona mayor de 80 años en su domicilo, en La Sénia (Montsià).  FOTO: ICS EBRE

Vacunación a una persona mayor de 80 años en su domicilo, en La Sénia (Montsià). FOTO: ICS EBRE

No solo las residencias respiran. También lo hacen los mayores de 80 años, una de las franjas más vulnerables ante el virus y hasta hace poco la asignatura pendiente de Catalunya, que había relegado a este colectivo para dar prioridad no solo a geriátricos sino también a personal sanitario, a diferencia de otras comunidades. En apenas tres semanas, ha pasado de tener vacunado solo al 30% de los que contaban con más de 80 años –no se incluyen aquí los que están en geriátricos–, a alcanzar la ansiada inmunidad de rebaño, una protección que empieza a ofrecer sus primeros efectos en hospitalizaciones y defunciones. El pinchazo en los CAP, en los domicilios e incluso a través de vehículos en personas con problemas de movilidad ha proliferado. «Ahora estoy más tranquilo porque ya me han vacunado y me encuentro bien», explica José Arroyo, un vecino de Tarragona de 93 años, recién inoculado con la primera dosis de Pfizer-BioNTech.

Durante estos días, la provincia ha superado ese umbral del 70%. En concreto, según los últimos datos de salud, hay un 86,2% de mayores de 80 vacunados con una primera dosis. La cobertura completa se ubica en el 25,2%, por lo que hay todavía un largo camino por recorrer, pero hay que tener en cuenta que la primera dosis ya procura una protección efectiva frente al SARS-CoV-2. Ese esprint de los últimos días ha permitido adelantar unas jornadas incluso el inicio de la siguiente fase, los pinchazos a los que tienen entre 70 y 79 años. Esa etapa debía arrancar hoy lunes pero aquellos CAP que ya habían acabado la inoculación de los octogenarios han empezado a citar a los de ese siguiente segmento, en concreto, a los mayores, esto es, primero a los de 79 y luego a los de edades sucesivas. Por regiones sanitarias, el Camp de Tarragona ha alcanzado un porcentaje del 85,9 y las Terres de l’Ebre uno algo superior, del 87,1. La cobertura avanza si se amplía esa franja y se considera desde los 75 hacia adelante: el Barri Fortuny de Reus roza el 86% de cobertura y Cambrils el 84%. Los progresos permiten, pues, pinchar con una cierta regularidad a los 70-79 años. Un 17% de tarraconenses en ese horquilla han recibido la primera inyección. Es un porcentaje inferior al de Girona y Lleida (19%) pero superior al de Barcelona (14,5%).

Tarragona está a la cola en Catalunya de la vacunación al segmento de entre 60 y 65 años 

Pese al ritmo irregular de la inmunización, los efectos beneficiosos no se notan solo en las residencias. En el último mes, Tarragona ha registrado 20 fallecimientos de mayores de 80. En el mes anterior fueron 30 y, en los 30 días previos fueron 177, si bien hay que tener en cuenta que el balance coincide con los estragos de la tercera ola que tuvo lugar en enero tras las fiestas navideñas. En dos meses, pues, las muertes de personas de más de 80 han bajado un 88% en el Camp de Tarragona y el Ebre.

Los científicos responsables del Grupo de Biología Computacional y Sistemas Complejos de la Universitat Politècnica (BIOCOM-SC) valoran los últimos datos de vacunación como «excelentes», con una «primera dosis a más de dos tercios de la población de más de 75 años» y apuntan: «La reducción de mortalidad que representará a finales de abril y principios de mayo será enorme».

Sin embargo, no todos los inputs sobre los inmunógenos son tan positivos. Tarragona está a la cola en Catalunya en el segmento de entre 60 y 65 años. Los datos oficiales de Salut muestran una protección de primera dosis al 38,3% de la población, por debajo de la media en Barcelona (46,9%), en Lleida (48,2%) y Girona (42,4%). A la espera de observar el impacto que el caos con la marca de AstraZeneca puede generar en algunas de esas franjas y con la cuarta ola en ciernes aupada por los riesgos de la cepa británica, los estudios muestran escenarios positivos cuando las dosis hagan su efecto.

Los investigadores del BIOCOM-SC apuntan a que las inoculaciones puestas hasta el viernes empezarán a mostrar sus beneficios entre los días 20 y 30 de este mes. Los casos descenderán un 15%, las hospitalizaciones un 37%, las muertes un 60% y la ocupación de UCI un 20,5%, en comparación con un escenario en el que no hubiera vacunación, independientemente de si se transita por una ola más o menos virulenta.

Temas

Comentarios

Lea También