Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona URBANISMO

Tarragona quiere que la A-7 se convierta en la Ronda de Dalt de la ciudad

El gobierno municipal propone que la vía tenga un carácter urbano, con más de una decena de accesos a los barrios

Octavi Saumell

Whatsapp
El Ayuntamiento quiere que, en el futuro, la A7 cuente con más de una decena de entradas y salidas al núcleo urbano de la ciudad. Foto: Lluís Milián

El Ayuntamiento quiere que, en el futuro, la A7 cuente con más de una decena de entradas y salidas al núcleo urbano de la ciudad. Foto: Lluís Milián

El Ayuntamiento de Tarragona quiere que el tramo de la autovía A7 que transcurre por el interior de la ciudad se convierta en la Ronda de Dalt del término municipal. De esta forma, la vía ejercería como de eje de conexión transversal, al estilo de lo que hace en el área metropolitana la vía de circunvalación que une –en 26 kilómetros– el Nus de la Trinitat con el del Llobregat.

Así lo asegura el concejal de Urbanisme, Josep Maria Milà (PSC), quien cree que «ahora es el momento» de poner sobre la mesa la cuestión, sobre todo a raíz del debate sobre la posible supresión de los peajes de la Ap7, cuya concesión finaliza en 2021. La administración municipal tarraconense propone que una vez La Móra y Torredembarra estén unidas mediante un doble carril por sentido en la A7, «la autopista sea gratuita entre Torredembarra y Vila-seca», según indica el edil socialista.

De esta forma, el tramo de la A7que discurre por la ciudad de Tarragona estaría «exenta de camiones y vehículos pesados» –ya que pasarían por la autopista AP7– y podría hacer posible que la carretera «tenga un carácter mucho más urbano de conexión con la ciudad consolidada, que es lo que se propone en el Pla Territorial Parcial del Camp de Tarragona» añade el concejal.

Ocho nuevos accesos

Milà realiza la propuesta a medio plazo, pensando en la urbanización futura de los barrios de la Budellera y la Vall del Llorito, que entre las dos zonas de crecimiento llevarán a más de 20.000 nuevos vecinos en Llevant.

Por todo ello, el Consistorio propone que en los 15 kilómetros de la actual autovía que pasan por el interior de Tarragona haya un mínimo de 12 entradas y salidas, «que permitan reducir el actual nivel de tráfico que tenemos», añade el responsable municipal.

En este sentido, los técnicos municipales ya han realizado un primer esbozo de los accesos que serían necesarios. Por ello, la liberación de buena parte del tráfico interurbano haría posible que las actuales entradas y salidas de la A7 que hay (en la carretera d’El Catllar, Nàstic, Cementiri, Avinguda Andorra y Les Gavarres) se vieran incrementadas de forma importante, sumando las de La Móra, Boscos de Tarragona, Cala Romana, Budellera, Vall del Llorito, Joan XXIII, Campclar y Bonavista.

‘OK’ de Estado y FEAT

La medida estaría bien vista por parte del Estado, que «estaría dispuesto» a negociar en el futuro el traspaso de la vía, según indica el subdelegado Jordi Sierra (PP). Por su parte, desde la Federació de l’Auto Transport aún lo ve «demasiado lejano». Pese a ello, el presidente de la entidad –Josep Lluís Aymat– considera que «si la autopista es gratuita –o mucho más barata que ahora– los camiones preferirán pasar por la vía rápida».

Temas

  • TARRAGONA

Lea También